eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La banca rechaza la nueva propuesta de la inmobiliaria Martinsa, abocada a la liquidación

Llegó a ser una de las inmobiliarias más importantes de España y protagonizó la mayor suspensión de pagos de la historia

Con un pasivo superior a los 6.000 millones, sus acreedores creen que dejarla caer introducirá más control judicial y transparencia sobre la compañía

- PUBLICIDAD -
Martinsa presenta al juez su propuesta de convenio, que debe recabar el apoyo del 75% de acreedores

El presidente de Martinsa, Fernando Martín

La gran banca acreedora ha decidido no adherirse al nuevo convenio de acreedores que presentó Fernando Martín para salvar a la inmobiliaria Martinsa Fadesa, que tras este rechazo entraría formalmente en causa de liquidación.

Según han señalado hoy a Efe fuentes financieras, la banca acreedora considera que la liquidación ordenada de la compañía es la mejor opción dada la falta de liquidez por la que atraviesa Martinsa, condenada además al pago de más de 60 millones de euros en costas tras la reciente sentencia del Tribunal Supremo. La compañía arrastra un pasivo de más de 6.000 millones de euros y sus principales acreedores son el denominado 'Banco Malo', CaixaBank, Banco Popular y Abanca. 

La banca acreedora de Martinsa entiende que la liquidación de la compañía, que llegó a ser una de las inmobiliarias más importantes de España, introducirá control judicial sobre ella y más transparencia, y permitirá conocer el valor real de sus activos y emplear los fondos obtenidos en resarcir a los acreedores.

El titular del juzgado de lo Mercantil número uno de La Coruña, Pablo González-Carreró, dio de plazo hasta hoy para que los acreedores de Martinsa Fadesa pudieran adherirse al nuevo convenio de acreedores que la compañía presentó "in extremis" a finales de 2014 en un intento por ganar tiempo ante una más que probable liquidación. El plan preveía una quita del 70% sobre la deuda y el pago del resto con activos inmobiliarios.

La banca ha optado finalmente por dejar caer a la compañía -con 70 empleados- apelando a la responsabilidad que tienen con sus accionistas y evitando así un planteamiento que lo único que buscaba era que la banca entregase a Martinsa Fadesa 6.000 millones de euros, apuntan las mismas fuentes.

En este sentido, aseguran que la propuesta presentada por Fernando Martín, presidente de la compañía, no tenía apoyos y no era ni creíble ni viable, y critican que entre las exigencias que planteaba estuviera mantener su sueldo millonario a pesar de las pérdidas que registraba la compañía y su falta de liquidez. El que fuera presidente del Real Madrid y propietario de Martinsa se hizo con Fadesa, fundada por Manuel Jove, mediante una oferta pública de adquisición (opa) lanzada a finales de 2006 que valoraba la compañía en más de 4.000 millones de euros. La compañía entró en concurso de acreedores en julio de 2008, protagonizando la mayor suspensión de pagos registrada hasta ese momento en España.

Martinsa ni siquiera tiene suficiente liquidez para poder hacer frente al pago de las costas del proceso judicial que enfrentó a la compañía y a los antiguos responsables de Fadesa, a los que acusaba de haber sobrevalorado activos en el marco de la fusión. Este pago supone más que un escollo para la compañía, que anunció hace un año el impago de una anualidad del convenio de acreedores, que representaba el 1% y equivalía a cerca de 35 millones. Además, a finales de 2014 debía de hacer frente a un nuevo pago del 12,5% de la deuda concursal.

El 11 de marzo de 2011, el juzgado gallego aprobó el plan de Martinsa Fadesa para pagar sus 7.200 millones de euros de deuda en un plazo de hasta 10 años y levantar uno de los mayores concursos de España.

Ante la posibilidad de incurrir en un nuevo impago, Martín presentó una modificación del convenio con el que buscaba quedarse con 883 millones en activos (frente a los 1.100 millones recogidos en la anterior propuesta) y con 489 millones de pasivo (frente a los 507 millones anteriores), lo que arroja un déficit patrimonial de 394 millones (desde los 593 millones iniciales).

Sin embargo, dos terceras partes del pasivo que estaría dispuesto a asumir el empresario son contingentes, es decir, sólo se transformarían en deuda en determinadas situaciones.

Además Martín proponía hacer daciones en pago con la banca por 1.525 millones. No obstante, en ese importe se incluyen también los préstamos bilaterales por 314 millones que en caso de impago serían ejecutados por las entidades financieras.

El resto, 1.211 millones, iría al sindicato de bancos. Sin embargo, preocupan 990 millones que corresponden a propiedades de Martinsa Fadesa en Hungría y Marruecos, con los que la inmobiliaria gallega superó oficialmente el concurso de acreedores al que se acogió el 15 de julio de 2008.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha