eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La mano en el fuego

Un repaso a las hazañas y milagros de la mano más ignífuga de la política, la del presidente Mariano Rajoy.

86 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Rajoy afirma que seguirá impulsando la conexión de gas con Europa a través de Midcat

Mariano Rajoy en el Congreso junto a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáénz de Santamaría.

"Baltar es el PP"

 Mariano Rajoy, 2009.

El juez lo resume bien: "La Diputación era una empresa privada". El "cacique bueno" –él mismo se llamaba así– José Luis Baltar, el hombre que presidió durante 22 años la Diputación de Ourense, ha sido condenado por prevaricación continuada. Por enchufismo sistemático. Por contratar por el morro a 104 personas en un par de meses, la mayoría militantes del PP o sus familiares, en una institución pública que gestionó durante más de dos décadas como si fuese de su propiedad. La sentencia es, en la práctica, poco más que una condena moral. La pena no se cumplirá: son 9 años de inhabilitación, pero el cacique está jubilado ya. Su hijo heredó el cargo y es el nuevo presidente de la Diputación. Baltar sigue siendo el PP y, en Ourense, todo sigue igual.

"Fabra es un ciudadano y un político ejemplar para el PP".

Mariano Rajoy, julio de 2008.

Cuando Rajoy defendió la ejemplaridad del cacique de Castellón, Carlos Fabra ya llevaba cinco años imputado en el juzgado de Nules. Cinco años llenos de zancadillas que después fueron a más. Nueve jueces y cuatro fiscales pasaron por un puesto donde, casualmente, todos pedían el traslado sin terminar la instrucción del caso Fabra. Todos menos uno, el décimo, que lo que pidió fue el amparo del Poder Judicial ante las presiones de la Audiencia de Castellón. Ha sido este juez valiente, Jacobo Pin, quien ha logrado que Carlos Fabra haya sido condenado a prisión.

Fabra V irá a la cárcel: es el quinto de la dinastía porque su padre, su abuelo, su bisabuelo y su tío-tatarabuelo ya fueron antes presidentes de la Diputación de Castellón. Pero su hija, Fabra VI, seguirá en el Congreso, donde la puso su papá. Andrea Fabra, no parece tener intención de dimitir, a pesar de que la sentencia que ha condenado a Carlos Fabra documenta que ella misma ingresó altas cantidades de dinero en efectivo "de origen no justificado" en las cuentas de su padre. La diputada "que se jodan" sigue siendo ejemplar para el PP.

"Yo quiero un Gobierno como el que preside Jaume Matas en Baleares".

Mariano Rajoy, febrero de 2004.

En la cárcel de Segovia, Jaume Matas probablemente no encontrará una escobilla de retrete lo bastante sofisticada para él, pero al menos le reconfortará saber que en su partido aún hay quien lo defiende. Como su amigo Vicente Martínez Pujalte –también amigo de Fabra– al que le produce "pena" que Matas vaya a prisión por un "tráfico de influencias muy liviano".

Nadie con mando en el partido ha desmentido a Martínez Pujalte, portavoz de economía del PP en el Congreso, así que habrá que suponer que esta versión tan liviana es la oficial de este partido incompatible con la corrupción. No solo Pujalte es amigo de Matas. También lo fue durante años Marino Rajoy, que llegó a irse de vacaciones a navegar con él. Hace cuatro años que Rajoy no ha dicho una sola palabra sobre Matas, a pesar de su amistad y de la defensa cerrada que hizo de su gestión autonómica, que quería llevar al Gobierno de la nación.

Durante más de un año, después de dejar la política tras perder las elecciones autonómicas, el livianamente corrupto Jaume Matas siguió cobrando un sueldo de 5.000 euros mensuales del PP. ¿A cambio de qué? A saber. El PP nunca dio una explicación. Sería otra indemnización en diferido, en régimen de simulación.

 "Nadie podrá probar que Luis Bárcenas no es inocente"

Mariano Rajoy, abril de 2009.

No sabemos si Rajoy habló con Jaume Matas en privado después de que se destapase su pastel. Sí sabemos qué le dijo el presidente del Gobierno a su extesorero cuando toda España descubrió que el inocente Luis Bárcenas escondía varios millones de euros en Suiza. Es un SMS que pasará a la historia: "Luis. Lo entiendo. Sé fuerte. Mañana te llamaré. Un abrazo."

Hoy se cumple un año desde que Mariano Rajoy acudió al Congreso para explicar el caso Bárcenas. No pudo mentir más en menos tiempo y en este año sus falsedades han quedado aún más contrastadas por la investigación judicial de Pablo Ruz.

La Audiencia Nacional ha validado esa contabilidad B que el presidente calificó hace un año como "un renglón escrito al vuelo en un papel arrugado", y que demuestra que el Partido Popular se financió de forma ilegal, con donaciones anónimas de muy conocidos empresarios que fueron beneficiados después por los contratos del Gobierno. La Gürtel –esa "cacería contra el PP", como la definió también Rajoy– va a juicio y sentará en el banquillo a todos los tesoreros del partido durante las últimas dos décadas. El PP aparece como beneficiado directo de esa enorme trama de corrupción, según el juez Ruz: el partido se lucró a costa de todos los demás. Casualmente, algunos de los "donantes" que aparecen en esta investigación son los mismos que también "donaron" a los Pujol. El dinero no tiene ideología; intereses, a lo más.

En unas semanas, un exministro y expresidente autonómico, un extesorero y un expresidente de Diputación estarán en la prisión. Todos ellos fueron avalados y protegidos por el Partido Popular. Todos ellos fueron apoyados en público y en privado por el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, que empeño su palabra y defendió su inocencia hasta el final.

Poner la mano en el fuego es una expresión de origen medieval. Era una forma supersticiosa y brutal de demostrar la verdad, una ordalía.

Poner la mano en el fuego por alguien implica hoy una fe ciega en su inocencia, su prestigio y su honorabilidad. Es un crédito de confianza en la que alguien presta su credibilidad a quien carece de ella. Si sale mal, es una hipoteca que hay que pagar.

Como cualquier apuesta, poner la mano en el fuego implica un riesgo: quemarse. Salvo que tengas una mano ignífuga y la cara más petrea de la política nacional.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha