eldiario.es

Menú

GALICIA

El alcalde de A Coruña reta a Pedro Sánchez a "avalar el obstruccionismo" del PSOE en la ciudad

El PSOE echa abajo el modificativo de crédito que había pactado con la Marea Atlántica al añadirse una partida para Igualdad a petición del BNG, una decisión que sorprendió al Gobierno local pero también a parte de la dirección del PSdeG

El portavoz socialista asume el discurso del PP para atacar a las plataformas ciudadanas y el regidor, Xulio Ferreiro, reta al líder del PSOE a que "avale la postura obstruccionista" de los socialistas en el Ayuntamiento tras apoyar su investidura

- PUBLICIDAD -
A Coruña ya tiene 25 plazas para refugiados y busca más opciones

El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro

En un pleno histórico por la intervención de ocho vecinos desde el novedoso "escaño ciudadano", el enfrentamiento entre el PSOE y el Gobierno de la Marea Atlántica trajo la polémica a A Coruña. La marcha atrás del Grupo socialista, que echó abajo a última hora una modificación de crédito que había pactado con la plataforma ciudadana, sorprendió a casi todos, también a miembros de la dirección socialista gallega. Y no solo por el fondo, sino por las formas utilizadas por el nuevo portavoz del PSdeG, José Manuel Dapena, que empleó -y sigue empleando- un tono muy semejante con el que el PP ataca a los nuevos gobiernos de candidaturas populares.

"Si esa va a ser su actitud, podrían haber investido a Carlos Negreira [candidato popular y anterior regidor en la ciudad]", llegó a decir en el pleno Xulio Ferreiro, alcalde de A Coruña por la Marea tras los apoyos en la investidura de los seis concejales del PSOE y la única del BNG. Un día después, hizo un "llamamiento a la Dirección provincial, gallega e incluso al secretario general socialista, Pedro Sánchez" preguntándose "si esta es la postura con la que el PSOE pretende presentarse como oposición al PP en todo el Estado". Y fue más allá, reclamando a los líderes socialistas en Galicia y en España que aclaren "si avalan la postura obstruccionista que el PSdeG tiene en el Concello". 

El enfado llegó después de ese voto sorpresa de los concejales socialistas en el pleno. Tras meses de negociaciones, PSOE y Marea pactaron un modificativo de crédito de 4,5 millones de euros, la mayoría para pagar facturas que aun debía el anterior gobierno popular y paliar la escasez de recursos presupuestarios que, por ejemplo, impedían obras urgentes en colegios. Antes de votar, la concejala del BNG propuso que se añadiesen 30.000 euros para Igualdad y políticas contra la violencia de género que se habían recortado, algo que aceptaron todos los grupos, que se abstuvieron para que el voto del Bloque saliese adelante. Al momento, los seis ediles del PSOE anunciaron el voto en contra al cambio de presupuesto acusando al alcalde de "faltar a la palabra dada" y "no ser de fiar", tras hacer incluso alusiones a sus "viajes a Barcelona" para participar en el acto convocado por Barcelona en Comú. 

El cambio sorprendió en la Marea Atlántica pero también en la dirección del PSdeG. Fuentes de ésta aluden a la "autonomía municipal" y a un intento por "marcar posiciones en la batalla política local", pero reconocen también los más que posibles intentos de la ex portavoz municipal y candidata, Mar Barcón, para "presionar" tanto por su situación como por la de los suyos de cara a la composición de las listas para el Congreso. Las diferencias del PSOE coruñés con sus dirigentes gallegos vienen de lejos, pero estos últimos intentan relajar la tensión y recordar que la relación con la plataforma ciudadana en la Diputación y otros organismos es buena. 

La lista socialista perdió más de 10.000 votos el 24M con respecto a cuatro años antes y tanto desde el PSdeG como desde la Marea hay quien recomienda que se "asuman los resultados", aunque en el PSOE recuerdan también que Xulio Ferreiro "gobierna en minoría y debe llegar a acuerdos". 

Las "fuerzas vivas" y el "establishment" coruñés

Fuentes de la Marea van más allá y ven en este "obstruccionismo" del PSOE la mano de las "fuerzas vivas" y el "establishment" coruñés, ese que tan vinculado estuvo al ex alcalde y ex embajador en el Vaticano, Francisco Vázquez, que atrajo durante años a una buena parte de lado más conservador de la ciudad. "Nos siguen viendo como intrusos y sabíamos que podía pasar", dicen desde la plataforma ciudadana, que cree que lo visto en el anterior pleno es una metáfora perfecta "de la lucha entre la vieja y la nueva política". "Hay quien apostó por seguir en la vieja", advierten. 

Pero lejos de retractarse, el nuevo portavoz socialista en el Ayuntamiento, José Manuel Dapena, insistió en sus duras críticas al gobierno local en Radio Coruña y aseguró que una moción de censura no estaba encima de la mesa "en este momento" Desde la Marea, aseguran que optar por esa opción "sería la tumba del PSOE". 

Dapena llegó a aludir al supuesto apoyo que tiene de Ferraz y aseguró que "hay compañeros en otros lados de España que también ven como hay determinados gobiernos que apoyaron en la investidura que no respetan la palabra dada". "El alcalde tiene la cabeza más en invocar al primo de Zumosol de Madrid o en la confluencia que en apoyar lo que tiene que apoyar", insistió, tras volver a criticar los "viajes a Madrid y Barcelona" que, según dice, hacen que Ferreiro "tenga la cabeza en otro lado y no en la ciudad". La beligerancia mostrada no es compartida por muchos miembros de su partido, que ven al PP como único beneficiario de esta estrategia que vuelve a situar al PSOE de A Coruña en la polémica por su peculiaridad. Tanta, que el alcalde ya ha retado a Pedro Sánchez a que avale esta posición. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha