eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

"El imaginario del Estado-nación no es un imaginario alternativo al neoliberalismo"

Pierre Dardot (izda) y Christian Laval (dcha) en su última visita a Barcelona en octubre de 2105

La pesadilla que no acaba nunca  (Gedisa) es el último libro traducido al castellano de la pareja intelectual que forman los franceses Christian Laval (sociólogo) y Pierre Dardot (filósofo). El título hace referencia al hecho de que la crisis más grave en muchas décadas no ha traído consigo una transformación sustancial del capitalismo (como pasó en 1929), sino la radicalización de su forma neoliberal.

Esta intensificación de la lógica neoliberal –que coloniza las instituciones públicas, las relaciones entre los seres y el interior de nosotros mismos– amenaza ahora incluso las formas más light de la democracia (democracia electoral, liberal-representativa). La crisis es la ocasión perfecta para lanzar una auténtica "guerra política" contra todos los obstáculos que frenan la profundización de la lógica del beneficio.

Es urgente y vital esbozar un nuevo tipo de pensamiento y acción transformadora-revolucionaria capaz de estar a la altura del desafío que plantea el "devenir-mundo del capital". Según Laval y Dardot, la alternativa no pasa por renovar el soberanismo o la socialdemocracia, sino por las "políticas de lo común". Es decir, las prácticas de democracia radical que hacen de cada uno de nosotros un agente activo en la configuración de la realidad.

Seguir leyendo »

El 15M como mitología reconfortante

Manifestantes en la Puerta del Sol durante las protestas del 15-M en 2011

Amador, con quien tengo el gusto de compartir espacio en este medio, escribió el pasado 28 de Octubre de 2016 un texto que fue ampliamente comentado. Hasta el propio Pablo Iglesias lo compartió. Desde luego, aludiendo a la máxima general de que tenemos que darnos espacios para pensar, es un texto muy valioso atravesado, como él mismo siempre hace notar casi siempre, por múltiples conversaciones con diferentes personas. Un aviso: lo que viene a continuación no es más que otra reflexión más, hecha desde el afecto y el respeto, surgida con motivo de la celebración del aniversario del 15M. Y para no convertir esto en un debate tipo Sálvame Deluxe me gustaría empezar diciendo qué me gustó del texto de Amador. Citaré tres aspectos.

Para empezar, estoy de acuerdo sobre los peligros de la institucionalización de los movimientos sociales y el hecho de que como Amador dice,  “El eje vieja/nueva política deja fuera del campo de visión la necesidad de inventar formas de hacernos cargo de los asuntos comunes que no pasen necesariamente por la representación-delegación”. Creo que de hecho la situación actual de Podemos refleja un nuevo episodio de la crisis del modelo de representación y hay preguntas que siguen sin responder: ¿es posible un modelo de partido político copyleft en vez de una lucha de bandos tipo ‘este copyright es mío y aquí mando yo?”

También estoy de acuerdo con que “La cultura que marca de manera más intensa nuestra vida cotidiana es la "cultura neoliberal" que nos propone una relación de "gestión empresarial" con la realidad, con los otros y con nosotros mismos”, si bien es cierto que como Rubén Martínez comentaba en el muro de Amador, habría que ahondar que “la parte cultural del neoliberalismo tiene que ver con las regulaciones, reglamentos, intervenciones estatales puestas en marcha por una clase dominante que diseña el neoliberalismo como régimen institucional”. Es decir, que se produce desde arriba también, aunque sería injusto no incluir cómo se reproduce “desde abajo”.

Seguir leyendo »

Luis Moreno-Caballud: “No sólo una protesta, el 15M fue afirmativo y creador”

Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Campaña SambaPAHraBBVA

Seguramente no haya cambiado todo, pero estos últimos años hemos visto y vivido transformaciones políticas y culturales muy importantes en la sociedad española. Consensos que eran tabú se han deshecho, emergiendo fuerzas y posibilidades políticas impensables hasta hace muy poco. 

En Culturas de cualquiera. Estudios sobre democratización cultural en la crisis del neoliberalismo español (recién publicado por Acuarela & A. Machado, muy pronto en librerías), Luis Moreno-Caballud explica cómo los movimientos recientes (en las redes y en las plazas) han desafiado los dos pilares mayores en los que se asienta el poder en España desde hace décadas: la autoridad cultural que otorga el derecho a la palabra solo a los expertos, a “los que saben”; y el neoliberalismo que hace del dinero la medida de toda riqueza y valor social.

La autoridad cultural de intelectuales y expertos ha legitimado la historia española como una serie de etapas inevitables y positivas hacia la “modernización”. Pero cuando estalla la crisis y millones de personas perciben que los efectos de esta “modernización” conducen a la precariedad general de la vida, este paradigma colapsa. Esto impulsa a muchas personas a confiar en sus capacidades para construir colaborativamente saberes y respuestas eficaces a los problemas que les afectan. Son las “culturas de cualquiera”.

Seguir leyendo »

La Escalera: el cuidado como bien común

Imagen usada en la cartelería de el proyecto La Escalera

Elisa cuenta cómo una noche, ya tarde, escuchó a la vecina de enfrente hablando por teléfono en el descansillo; al parecer no tenía llaves para entrar en casa. La vecina era mayor, así que Elisa y Antonio –su pareja– pensaron en invitarla a pasar, sentarse en el sofá y hacer las llamadas necesarias para poder entrar en su casa. Como acababan de tener una hija y aún dormían con ella, pensaron que hasta podían invitarla a pasar la noche en la futura habitación de la niña, ofrecerle que solucionara la situación a la mañana siguiente. Dudaban de cómo se sentiría la vecina si de repente salían al descansillo dejando claro que habían escuchado su conversación. "¿Le resultará incómodo?", "vamos a dejarnos la peli a medias, pero bueno, podemos seguir mañana", "¿nos cambiamos o salimos en pijama?", "¿estás segura de que se llama Luisa?". Cuando se decidieron a salir, en pijama, la vecina ya había conseguido entrar en su casa.

Nati lleva viviendo unos 22 años en Lavapiés. Cuenta que el primer edificio en el que vivió tenía un montón de problemas y que los vecinos se ayudaban unos a otros. "La comunidad no son amigos, son como la familia, viene dada. Pero sirve para socorrerte". Con el paso de los años la situación ha cambiado y ahora afirma un poco resignada que "a veces la comunidad es de todo menos comunidad".

Julio vive en Madrid. Es miembro de una comunidad de vecinos donde durante años uno de los inquilinos había acumulado una deuda muy importante con respecto a los recibos comunales. En un momento dado, lo que podría haber terminado en la típica y desagradable riña legal en los tribunales, decide solucionarse de forma imaginativa y asumiendo colectivamente una vía que satisface a todas las partes: el inquilino en cuestión va a ser contratado para saldar su deuda con trabajo realizando labores de reparación en el edificio.

Seguir leyendo »

Cuando la caca no forma parte del currículo educativo

Imagen perteneciente a "How to Potty Train" de WikiHow

Durante la presentación del curso 2016/2017 destinada a padres y madres que iban a ingresar a sus hijos de 3 años por primera vez en un colegio público de Sevilla, dos eran las maestras de infantil presentes en la sala. Una de ellas tenía una camiseta verde de la marea verde y no habló. La otra iba elegantemente vestida e intervino para decir "tenemos que dejaros claro que no estamos aquí para limpiarle el culo a sus hijos".

La frase inquietó a muchas de las madres y padres allí presentes. Muchos de ellos se habían afanado durante el verano en que sus hijas e hijos aprendieran a ir a solas al baño. Pero todo el mundo que tenga o haya tenido que criar a una personita de tres años sabe que incluso por una cuestión puramente física es algo prácticamente imposible: sus bracitos y manos apenas llegan al ano. La destreza que requiere limpiar un lugar tan recóndito es algo que lleva mucho tiempo y una pericia que no es nada sencilla de incorporar.

Lo cierto es que la primera reacción clientelar pero al mismo tiempo plenamente justificada por parte de padres o madres que aún no conocen la existencia de herramientas como los AMPAS, es desconfiar. Desconfiar de lo público. Muchas personas no tienen elección y simplemente no tienen dinero para siquiera plantearse una alternativa. Otros más afortunados sí tienen opción pero cuentan con la convicción ideológica de que un colegio público garantizará unos valores que otros quizás no. Pero la mayoría de padres y madres presentes sentimos lo mismo: temor por nuestros pequeños.

Seguir leyendo »

El dibujo viral de Nico y el paternalismo educativo

Nico, el muñeco viral para concienciar sobre el uso de las redes sociales.

Esta semana se ha viralizado un meme que propuso Esmeralda Reviriego, una profesora de Geografía e Historia del Instituto Las Veredillas de Torrejón de Ardoz. En sus propias palabras la intención era "que los alumnos tomen conciencia de la importancia de tener el control sobre lo que publican en las redes sociales, de que sus actos tienen consecuencias". El éxito de su acción es tal que la profesora ha declarado que "muchas organizaciones nos han pedido que demos ahora otro uso a Nico, más reivindicativo". Y no es para menos, porque el mensaje de fondo contiene una forma de abordar la educación en medios que habría que replantearse seriamente.

Cualquier herramienta puede tener muchos usos y no está demás recordar lo que NO debe hacerse con ella. Pensemos en unas tijeras: es muy importante hacer ver al niño que pueden usarse para hacer daño. Pero en esta obsesión por enseñar lo que no debe hacerse con ellas, ¿no estamos perdiendo la oportunidad de enseñar usos no dañinos? Por otra parte, ¿creemos que mostrando lo que NO debe hacerse vamos a evitar que se haga? ¿Debemos celebrar que la principal enseñanza que podamos dar a unos estudiantes es primero, algo que ya saben y segundo, el miedo y el control sobre la producción de mensajes virales? Internet es como unas tijeras: por supuesto que pueden cortar, pero hay miles de usos para conseguir cosas maravillosas.

Marc Augé dijo en una entrevista La Nación sobre las nuevas tecnologías que “sólo intensificando la relación con los medios y con las imágenes se podrá controlarla (...) si se les enseña a los niños a hacer películas, estarán menos alienados con la imagen, porque comprenderán que es algo que se fabrica. Hay que formarlos no como consumidores, sino como creadores. El nuevo humanismo es eso: formar a la gente para que controle los instrumentos. Formarlos para crear”. Pero además de esta puntualización, ¿de verdad creemos que los estudiantes no son conscientes de cómo funcionan las imágenes en red?

Seguir leyendo »

Piratear la filosofía: cuatro calas para el abordaje

La célebre bandera pirata de Henry Avery

"Pensar es aprender de nuevo a ver y a dirigir la atención" (Albert Camus)

Se siente lejana la filosofía. Como algo que incumbe a otros: los "especialistas" que la escriben y la disfrutan. Que se hace en lugares separados de la vida cotidiana: facultades, academia. Que se enseña con largas peroratas y se aprende memorizando muchas citas. ¿Podemos piratear la filosofía? Mancharla de las preguntas que nos pone la vida día a día. Llevarla a otros lugares, habitados. Reapropiarnos de la capacidad de plantear problemas e inventar respuestas.

En el colegio aprendí muy poca filosofía (y tampoco mucha más en la Universidad). En todo caso, algo de Historia de la Filosofía. Pero no es lo mismo. ¿Qué quiero decir? Pues que allí no se enseñaban los "procesos de pensamiento" propios de tal o cual autor (es decir, su manera singular de plantear un problema e inventar respuestas), sino más bien los "resultados" o las "conclusiones" a las que había podido llegar. La filosofía se convertía de ese modo en un especie de archivo o de armario en el que se distribuían por cajones las distintas ideas filosóficas. Tal antiguo pensador griego afirmaba que "todo era agua", otro que "todo era fuego", Platón dividía la realidad en un mundo sensible y un mundo ideal, etc. Se nos mostraba algo inmóvil e inmovilizado. Y así ni siquiera nos quedaban ganas de husmear en los cajones.

Seguir leyendo »

Una fuerza vulnerable: el malestar como energía de transformación social

Marcha de mujeres, 21 de enero, Ann Arbor (Michigan). Autor: Matt Weigand

Hay historias que parecen resumir épocas o momentos históricos. Willy Pelletier cuenta una de ellas en el último número de Le Monde Diplomatique que lleva por título: "Mi vecino vota al Frente Nacional".

Pelletier es un militante de largo recorrido en organizaciones antirracistas de extrema izquierda y narra en el artículo distintas acciones desarrolladas contra el Frente Nacional. Pero todo su relato está punteado por la duda y la autocrítica: al fin y al cabo, esas movilizaciones no han logrado frenar el ascenso del FN. Entre líneas nos ofrece una explicación: sucede que ninguna de esas acciones tocaba jamás a un simpatizante del FN, porque se desarrollaban siempre en circuitos muy cerrados (entre militantes políticos que habitan determinados barrios, hablan de determinada forma, tienen determinados valores, etc.).

Pelletier conoce (¿por primera vez?) a un simpatizante del FN cuando, medio "jubilado" del activismo, se va a vivir con su pareja al campo en la zona de Aisne (Picardía). Se trata de Éric, un obrero especializado en embalaje industrial. Se hacen muy amigos y un día, algo borrachos, Éric le confiesa que vota por Marine Le Pen: "Se me eriza el vello cuando la escucho, la manera en que habla de los franceses te hace sentir orgulloso. Además, en esta zona el FN ha ayudado a mucha gente".

Seguir leyendo »

¡Plagiad, malditos!

Meme de Dolors Boatella

Lo que ha hecho el rector de la Universidad Rey Juan Carlos está feo. Es importante decir esto para mitigar cualquier opinión tipo “Sálvame Deluxe Trump” de antemano. Aprovecharse del trabajo de otros en beneficio propio no está bien.

Pero a pesar de lo que pudiera parecer, en muchas ocasiones el contexto académico no dista tanto del de un DJ: se trata de hacer una composición a partir de piezas de terceras personas. Lo que suele determinar un uso saludable de las ideas de terceros es la noción de cita. La diferencia en este caso entre el DJ y el profe de universidad es que en el caso del primero es culturalmente aceptable no citar la fuente. En el caso del segundo no. Por último, en España el derecho a cita está regulado por la Ley de Propiedad Intelectual y determina claramente en qué casos y cómo puede hacerse uso de una cita proveniente de una obra escrita, sonora, visual o audiovisual.

Pero más allá de lo legal, el debate que es interesante plantear es en torno a lo cultural. La crítica a las restricciones que impone “la cultura del copyright” ha sido ampliamente criticada por muchos colectivos, especialmente los artísticos o culturales. Durante los finales de los años 90 e inicio de los 2000, proliferaron iniciativas que se adscriben al denominado Movimiento Copyleft”. Dicho movimiento promovía una gestión de la propiedad intelectual adaptada a la cultura digital: no se trataba de disolver la autoría (como muchas personas piensan erróneamente) sino de regular en qué casos sería aceptable que se produjera un ejercicio del derecho de autor que permitiera  la libre distribución de copias y versiones modificadas de una obra u otro trabajo, exigiendo que los mismos derechos sean preservados en las versiones modificadas. Un gran documental (al que el título de este post hace honor) es “ ¡Copiad, Malditos!” de Stéphane M. Grueso, contribuyente de este blog).

Seguir leyendo »

De Syriza a Nuit Debout: ¿se acabó la primavera de los pueblos europeos?

Protestas en Grecia: "No somos una colonia de Angela Merkel"

Hace ahora más de año y medio publicamos en 'Interferencias'  un debate entre el filósofo Alain Badiou, una de las figuras de referencia del pensamiento de emancipación en todo el mundo, y Statis Kouvelakis, también filósofo, miembro del comité central de Syriza entonces y hoy militante del nuevo partido Unidad Popular (escindido de Syriza).

Ese debate, de altísima intensidad, se celebró al mismo tiempo que se desarrollaban las negociaciones entre el recién elegido Gobierno de Syriza y las instituciones europeas. Toda la izquierda dentro y fuera del país heleno estaba en vilo: ¿podría Grecia desafiar a la Troika y salir bien parada? Desde luego Syriza parecía decidida a abrir una grieta en las políticas de austeridad. Tendría alguna posibilidad de hacerlo, venía a decirse en aquel debate entre Badiou y Kouvelakis, si se inventaban nuevas relaciones entre movimientos populares y procesos estatales.

Badiou y Kouvelakis se volvieron a reunir el pasado noviembre para hacer balance sobre las posibilidades actuales de cambio en Europa, año y medio después de la capitulación de Syriza ante la Troika. En un encuentro moderado nuevamente por la periodista Aude Lancelin, se plantean las siguientes preguntas: ¿cuál es la situación actual en Grecia? ¿Tiene alguna opción hoy de cambio la socialdemocracia, aún la renovada que podrían representar Syriza o Podemos? ¿Qué podemos esperar de los procesos estatales, de los nuevos gobiernos, de los asaltos institucionales? ¿Debe ser la Unión Europea el escenario de la lucha política? ¿En qué deseo podemos apoyarnos para crear nueva realidad, es decir, qué deseo puede disputar hoy con el "deseo de Occidente" (la modernidad capitalista) que hoy impera en Europa?

Seguir leyendo »