Opinión y blogs

eldiario.es

El dibujo viral de Nico y el paternalismo educativo

Nico, el muñeco viral para concienciar sobre el uso de las redes sociales.

Esta semana se ha viralizado un meme que propuso Esmeralda Reviriego, una profesora de Geografía e Historia del Instituto Las Veredillas de Torrejón de Ardoz. En sus propias palabras la intención era "que los alumnos tomen conciencia de la importancia de tener el control sobre lo que publican en las redes sociales, de que sus actos tienen consecuencias". El éxito de su acción es tal que la profesora ha declarado que "muchas organizaciones nos han pedido que demos ahora otro uso a Nico, más reivindicativo". Y no es para menos, porque el mensaje de fondo contiene una forma de abordar la educación en medios que habría que replantearse seriamente.

Cualquier herramienta puede tener muchos usos y no está demás recordar lo que NO debe hacerse con ella. Pensemos en unas tijeras: es muy importante hacer ver al niño que pueden usarse para hacer daño. Pero en esta obsesión por enseñar lo que no debe hacerse con ellas, ¿no estamos perdiendo la oportunidad de enseñar usos no dañinos? Por otra parte, ¿creemos que mostrando lo que NO debe hacerse vamos a evitar que se haga? ¿Debemos celebrar que la principal enseñanza que podamos dar a unos estudiantes es primero, algo que ya saben y segundo, el miedo y el control sobre la producción de mensajes virales? Internet es como unas tijeras: por supuesto que pueden cortar, pero hay miles de usos para conseguir cosas maravillosas.

Marc Augé dijo en una entrevista La Nación sobre las nuevas tecnologías que “sólo intensificando la relación con los medios y con las imágenes se podrá controlarla (...) si se les enseña a los niños a hacer películas, estarán menos alienados con la imagen, porque comprenderán que es algo que se fabrica. Hay que formarlos no como consumidores, sino como creadores. El nuevo humanismo es eso: formar a la gente para que controle los instrumentos. Formarlos para crear”. Pero además de esta puntualización, ¿de verdad creemos que los estudiantes no son conscientes de cómo funcionan las imágenes en red?

Seguir leyendo »

Piratear la filosofía: cuatro calas para el abordaje

La célebre bandera pirata de Henry Avery

"Pensar es aprender de nuevo a ver y a dirigir la atención" (Albert Camus)

Se siente lejana la filosofía. Como algo que incumbe a otros: los "especialistas" que la escriben y la disfrutan. Que se hace en lugares separados de la vida cotidiana: facultades, academia. Que se enseña con largas peroratas y se aprende memorizando muchas citas. ¿Podemos piratear la filosofía? Mancharla de las preguntas que nos pone la vida día a día. Llevarla a otros lugares, habitados. Reapropiarnos de la capacidad de plantear problemas e inventar respuestas.

En el colegio aprendí muy poca filosofía (y tampoco mucha más en la Universidad). En todo caso, algo de Historia de la Filosofía. Pero no es lo mismo. ¿Qué quiero decir? Pues que allí no se enseñaban los "procesos de pensamiento" propios de tal o cual autor (es decir, su manera singular de plantear un problema e inventar respuestas), sino más bien los "resultados" o las "conclusiones" a las que había podido llegar. La filosofía se convertía de ese modo en un especie de archivo o de armario en el que se distribuían por cajones las distintas ideas filosóficas. Tal antiguo pensador griego afirmaba que "todo era agua", otro que "todo era fuego", Platón dividía la realidad en un mundo sensible y un mundo ideal, etc. Se nos mostraba algo inmóvil e inmovilizado. Y así ni siquiera nos quedaban ganas de husmear en los cajones.

Seguir leyendo »

Una fuerza vulnerable: el malestar como energía de transformación social

Marcha de mujeres, 21 de enero, Ann Arbor (Michigan). Autor: Matt Weigand

Hay historias que parecen resumir épocas o momentos históricos. Willy Pelletier cuenta una de ellas en el último número de Le Monde Diplomatique que lleva por título: "Mi vecino vota al Frente Nacional".

Pelletier es un militante de largo recorrido en organizaciones antirracistas de extrema izquierda y narra en el artículo distintas acciones desarrolladas contra el Frente Nacional. Pero todo su relato está punteado por la duda y la autocrítica: al fin y al cabo, esas movilizaciones no han logrado frenar el ascenso del FN. Entre líneas nos ofrece una explicación: sucede que ninguna de esas acciones tocaba jamás a un simpatizante del FN, porque se desarrollaban siempre en circuitos muy cerrados (entre militantes políticos que habitan determinados barrios, hablan de determinada forma, tienen determinados valores, etc.).

Pelletier conoce (¿por primera vez?) a un simpatizante del FN cuando, medio "jubilado" del activismo, se va a vivir con su pareja al campo en la zona de Aisne (Picardía). Se trata de Éric, un obrero especializado en embalaje industrial. Se hacen muy amigos y un día, algo borrachos, Éric le confiesa que vota por Marine Le Pen: "Se me eriza el vello cuando la escucho, la manera en que habla de los franceses te hace sentir orgulloso. Además, en esta zona el FN ha ayudado a mucha gente".

Seguir leyendo »

¡Plagiad, malditos!

Meme de Dolors Boatella

Lo que ha hecho el rector de la Universidad Rey Juan Carlos está feo. Es importante decir esto para mitigar cualquier opinión tipo “Sálvame Deluxe Trump” de antemano. Aprovecharse del trabajo de otros en beneficio propio no está bien.

Pero a pesar de lo que pudiera parecer, en muchas ocasiones el contexto académico no dista tanto del de un DJ: se trata de hacer una composición a partir de piezas de terceras personas. Lo que suele determinar un uso saludable de las ideas de terceros es la noción de cita. La diferencia en este caso entre el DJ y el profe de universidad es que en el caso del primero es culturalmente aceptable no citar la fuente. En el caso del segundo no. Por último, en España el derecho a cita está regulado por la Ley de Propiedad Intelectual y determina claramente en qué casos y cómo puede hacerse uso de una cita proveniente de una obra escrita, sonora, visual o audiovisual.

Pero más allá de lo legal, el debate que es interesante plantear es en torno a lo cultural. La crítica a las restricciones que impone “la cultura del copyright” ha sido ampliamente criticada por muchos colectivos, especialmente los artísticos o culturales. Durante los finales de los años 90 e inicio de los 2000, proliferaron iniciativas que se adscriben al denominado Movimiento Copyleft”. Dicho movimiento promovía una gestión de la propiedad intelectual adaptada a la cultura digital: no se trataba de disolver la autoría (como muchas personas piensan erróneamente) sino de regular en qué casos sería aceptable que se produjera un ejercicio del derecho de autor que permitiera  la libre distribución de copias y versiones modificadas de una obra u otro trabajo, exigiendo que los mismos derechos sean preservados en las versiones modificadas. Un gran documental (al que el título de este post hace honor) es “ ¡Copiad, Malditos!” de Stéphane M. Grueso, contribuyente de este blog).

Seguir leyendo »

De Syriza a Nuit Debout: ¿se acabó la primavera de los pueblos europeos?

Protestas en Grecia: "No somos una colonia de Angela Merkel"

Hace ahora más de año y medio publicamos en 'Interferencias'  un debate entre el filósofo Alain Badiou, una de las figuras de referencia del pensamiento de emancipación en todo el mundo, y Statis Kouvelakis, también filósofo, miembro del comité central de Syriza entonces y hoy militante del nuevo partido Unidad Popular (escindido de Syriza).

Ese debate, de altísima intensidad, se celebró al mismo tiempo que se desarrollaban las negociaciones entre el recién elegido Gobierno de Syriza y las instituciones europeas. Toda la izquierda dentro y fuera del país heleno estaba en vilo: ¿podría Grecia desafiar a la Troika y salir bien parada? Desde luego Syriza parecía decidida a abrir una grieta en las políticas de austeridad. Tendría alguna posibilidad de hacerlo, venía a decirse en aquel debate entre Badiou y Kouvelakis, si se inventaban nuevas relaciones entre movimientos populares y procesos estatales.

Badiou y Kouvelakis se volvieron a reunir el pasado noviembre para hacer balance sobre las posibilidades actuales de cambio en Europa, año y medio después de la capitulación de Syriza ante la Troika. En un encuentro moderado nuevamente por la periodista Aude Lancelin, se plantean las siguientes preguntas: ¿cuál es la situación actual en Grecia? ¿Tiene alguna opción hoy de cambio la socialdemocracia, aún la renovada que podrían representar Syriza o Podemos? ¿Qué podemos esperar de los procesos estatales, de los nuevos gobiernos, de los asaltos institucionales? ¿Debe ser la Unión Europea el escenario de la lucha política? ¿En qué deseo podemos apoyarnos para crear nueva realidad, es decir, qué deseo puede disputar hoy con el "deseo de Occidente" (la modernidad capitalista) que hoy impera en Europa?

Seguir leyendo »

Jacques Rancière: "La denuncia del populismo quiere consagrar la idea de que no hay alternativa"

23 Comentarios

Jacques Rancière (Argel, 1940)

Están de acuerdo desde Juan Luis Cebrián hasta Federico Jiménez Losantos, el nuevo demonio se llama "populismo". Trump, Grillo, Le Pen, Pablo Iglesias... El término "populista" amalgama a todos ellos, los asimila al totalitarismo y nos presenta la política oficial como única salvación.

Según el siguiente artículo del filósofo Jacques Rancière, con el término "populismo" se quiere fabricar una cierta imagen del pueblo: bruto, desesperado, ignorante y racista. Una jauría humana habitada por rechazos irracionales tanto de los gobernantes como de "los otros" en general.

Pero el racismo a día de hoy, por ejemplo, es sobre todo una "política de arriba" que precariza a una parte de la población en cuanto a sus derechos como trabajadores y ciudadanos (con mil formas de discriminación y exclusión). Una política de las élites, apoyada y legitimada por la cultura oficial y los intelectuales mediáticos.

Seguir leyendo »

Juan Gutiérrez: "El poder de la violencia es un mito, la paz de vida es más fuerte"

Juan Gutiérrez vive actualmente en Donostia/San Sebastián.

¿Cómo pensar la violencia de este mundo de un modo no victimizante y despotenciador? El primer paso es no totalizarla. Es decir, no verla como completa y omnipotente, victoriosa y absoluta. ¿Y cómo? Haciéndonos sensibles a las prácticas de vida que deconstruyen la lógica de bandos incluso en la peor situación de guerra, poniendo en ellas el foco, dándoles visibilidad e importancia.

Es la propuesta de Juan Gutiérrez, tras una reflexión de largo aliento sobre la paz entrelazada con su trabajo de años como mediador. Una propuesta que hoy se concreta en el proyecto “Hebras de paz de vida”, que pone en valor los gestos de humanidad rebelde que subyacen siempre a las situaciones de conflicto.

Juan Gutiérrez fue invitado a México DF para explicar el proyecto por el Tecnológico de Monterrey en noviembre-diciembre de 2015 y allí coincidimos. Junto a mi amiga Amarela Varela Huerta, activista, profesora en la Universidad UACM e investigadora de las migraciones y los movimientos sociales, pensamos que podía ser muy útil compartir en el contexto mexicano, tan atravesado hoy por la violencia, las reflexiones sobre el concepto fuerte de paz que Juan trabaja y elabora. Esta es la entrevista que le hicimos entonces, con preguntas desde "los dos lados del charco"

Seguir leyendo »

Occupy Cuñao

"Somos el 99%". Manifestación de Occupy London, octubre 2011. | Foto: Ilias Bartolini. Licencia Creative Commons: https://www.flickr.com/photos/iliasbartolini/6247188828/sizes/l

Hace unos años se popularizó el término 'lo cuñao'. Irene G. Rubio y Diego Sanz Paratcha escribieron un artículo donde recogían algunas definiciones muy orientativas. Por ejemplo, la escritora Grace Morales definía al cuñao "un arquetipo y una figura antropológica vieja como el tiempo, presente en todas las culturas. En nuestros usos y costumbres lo del cuñado es tan celtibérico como el palillo o leer el Marca en el bar". En palabras de Raúl Minchinela, autor de la videoserie Reflexiones de Repronto, consiste en "juzgar, aconsejar y socializar usando como parámetros el saber popular –entendido como una mezcla de a) refranes y b) lo que dice la tele– y el humor de sal gorda". Para el periodista Noel Ceballos el fenómeno consiste en una mezcla de "sabiduría popular, cero humildad, una visión del mundo y la política basada en lugares comunes, trucos y atajos que el cuñao cree que sólo conoce él, necesidad de compartir sus conocimientos con todo el mundo como si fuera el único que los poseyera".

El hype pasó y ya no oímos tanto aquello de 'lo cuñao' (aunque Pablo Iglesias diga que Albert Rivera practica el cuñadismo). Pero haciendo una definición cuñada de lo cuñao (cuidado ahí) no sería demasiado arriesgado afirmar que como toda construcción social podría vincularse al concepto de la  Cultura de la Transición que expuso Guillem Martínez o incluso el bipartidismo. Quienes se han sabido ganadores, quienes pudieron comprarse dos pisos antes de que la crisis empezara, quienes ostentaron con orgullo la bandera de la clase media y del estado del bienestar en el estado español y que de alguna forma mantuvieron su estatus social, tienen más facilidad para dirigirse a los demás haciendo gala de una superioridad moral de bolsillo.

Pero la historia está llena de paradójicos giros. Analizándolo no desde un punto de vista electoral, Podemos (o incluso el auge de Ciudadanos) se explica a través de un cambio cultural. El sentido común está cambiando. Las generaciones que no hemos vivido la dictadura pero que sí estamos sufriendo la crisis, hemos ido construyendo poco a poco un statu quo que ya se está reflejando en las instituciones. Esa construcción ha conllevado el divorcio paulatino con toda esa cultura en la que en muchos casos, 'lo cuñao' formaba parte de ella.

Seguir leyendo »

Mame, mantero: "A la alcaldesa le diría que no se hace una ciudad mejor persiguiendo a los pobres"

22 Comentarios

Ante la llegada de la Policía, varios manteros recogen su mercancía y se marchan de donde estaban vendiendo | FOTO: P.R.

Mame lleva diez años en España, pero piensa volver a Senegal cuando pueda. De los diez años que ha vivido aquí, lleva siete trabajando en la manta, a falta de algo mejor. En Senegal ha adquirido un terreno, se ha construido una casa y ha comprado algunos animales con la idea de tener una pequeña granja. Ahora va y viene. Está ya muy harto del maltrato cotidiano que sufren los manteros en Madrid y la situación sólo parece empeorar, a pesar del cambio de gobierno en la ciudad.

Mi primera idea era acompañarle a la manta durante un día y conversar con él ahí mismo, pero según cuenta "la cosa está muy dura ahora y prefiero no ir". En todo caso, Mame tiene muchas ganas de hablar. Para explicar la realidad de la manta, desmentir los estereotipos criminalizadores y mandarle un mensaje a la alcaldesa Manuela Carmena. Me acompaña en la entrevista mi amigo Javier Olmos, que es también amigo de Mame.

Amador: Hay mucho movimiento en torno a la manta últimamente, con el plan policial y la polémica en el Ayuntamiento (1). ¿Qué está pasando, cómo se nota todo esto en el día a día de la manta?

Seguir leyendo »

Trump, el trol que no esperábamos

Ilustración fotográfica por Emil Lendof

Cuando Obama ganó las elecciones, los comentaristas políticos especializados en comunicación se apresuraron a analizar las características de la campaña. Se hablaba de que las personas que la habían diseñado eran jóvenes, habían entendido el cambio de paradigma y apelaban a la figura del prosumidor, confiando en que la generación de contenidos (tales como videoclips) provocarían un efecto viral que terminaría expandiendo su mensaje. Y así fue.

Pero, parezca mentira o no, hace 8 años de aquello. Y aunque aún hoy hay quien se entusiasma hablando de la sociedad red o de las nuevas tecnologías de la comunicación (mejor no mencionar a aquellos que siguen hablando de TIC), lo cierto es que Internet ha mutado muchísimo. En 2008 Twitter comenzaba a despegar como red social. En 2016 desfallece y sus propietarios no pueden venderla a causa de los trols.

Para los no iniciados en el concepto, trol y su verbo asociado trolear, están vinculados con una discusión en Internet y se usan para etiquetar acciones intencionalmente provocativas y acosos de diferente grado. El troleo puede ser no ofensivo y entre amigos o incluso entre desconocidos que tienen un desencuentro y uno de ellos trata de reírse del otro a través de una acción que realiza ‘en frente’ de sus seguidores. El troleo, sin embargo, también se ha considerado en los últimos años una herramienta política, por ejemplo en España.

Seguir leyendo »