eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¿Dónde está Santiago Maldonado? Historia, contexto y análisis político de una desaparición forzada

Marcha por la aparición de Santiago Maldonado (fuente: wikipedia)

"¿Dónde está Santiago Maldonado?" La pregunta se repite por toda Argentina y también fuera, en las redes y las calles. Una impresionante movilización pide la "aparición con vida" de este joven desaparecido en la Patagonia argentina, tras una operación policial contra el pueblo mapuche en lucha contra la expropiación de tierras.

Pero, ¿cuál es el contexto social y político de la desaparición de Maldonado? ¿Cómo se vincula esta desaparición con el momento presente del gobierno de Mauricio Macri, dos años después de llegar al poder? ¿Hay algún vínculo entre esta desaparición forzada y el "terrorismo de Estado" de la dictadura militar, de qué tipo sería? ¿Está respondiendo la sociedad argentina, cómo?

Hablamos de todo ello con Diego Sztulwark, intelectual atípico cuya formación tiene más que ver con el mundo de las militancias políticas y las maneras autodidactas de trabajar que con la academia. Diego Sztulwark es co-editor de  Tinta Limón Ediciones y del blog Lobo Suelto!, colaborador del programa de Clinamen de radio La Mar en Coche y ha producido varias intervenciones (en radio, escritas) al respecto de la coyuntura política argentina actual, atravesada por la desaparición de Maldonado.

Amador: ¿Quién es Santiago Maldonado? ¿En qué situación se da su desaparición? ¿Qué sabe de ella?

Seguir leyendo »

Si Miguel Ángel Blanco hubiera podido ver lo que ha pasado estos 20 años

Miguel Ángel Blanco se presentó en una lista electoral en una época en la que se jugaba la vida por el mero hecho de hacerlo. Y le asesinaron por ello de la manera más vil y cobarde.

Se presentó por el Partido Popular porque supongo que creía en sus ideas y quería defenderlas y construir una mejor sociedad para todos, no sólo para sus votantes. Era un demócrata. Y unos asesinos acabaron con todo ello en un segundo.

Se cumplen 20 años del crimen y no puedo ni imaginarme qué es lo que diría Miguel Ángel si pudiera ver lo que ha estado haciendo su partido a lo largo de estos años con el terrorismo y con sus víctimas. El cómo han instrumentalizado una y otra vez a las víctimas, las han utilizado para sus fines políticos y partidistas sin el más mínimo cuestionamiento moral.

Seguir leyendo »

¿Es política la generación millennial?

Seguidores de Bernie Sanders en un acto de la campaña del senador en Phoenix, Arizona, en 2016.

Dos artículos dedicados a los millennials salieron el mismo día en el New York Times y en El País. El artículo de  Sarah Leonard y el de  Antonio Navalón hablaban del mismo tema, pero de formas completamente distintas, incluso opuestas. Navalón tenía un tono arrogante y vagamente reaccionario: según él, los millennials no han producido ninguna idea que no sea relativa a una nueva aplicación para el smartphone y no tienen ninguna opinión política.

Sarah Leonard observa, por el contrario, que los más jóvenes han votado mayoritariamente por Sanders, Corbyn y Mélenchon, es decir, tres viejos políticos con un nivel cultural incomparablemente superior a sus oponentes, que reivindican los valores políticos del socialismo y encarnan la coherencia ética de quien no se ha plegado al conformismo de la izquierda neoliberal.

Antes de preguntarme quién de los dos tiene razón, me pregunto si es legítimo el uso de la noción de generación. ¿Se trata de un concepto sociológicamente fundado o políticamente homogéneo? Diría que no. No existe ninguna homogeneidad generacional sobre el plano de las expresiones culturales o políticas. Existe sin embargo una homogeneidad generacional que depende del contexto tecno-antropológico. Y esto cuenta muchísimo, naturalmente, sobre todo cuando estamos hablando del salto técnico gigantesco que representa hoy la transición digital.

Seguir leyendo »

Avalanchas de odio en redes y el papel de las 'personas aliadas'

49 Comentarios

Fotografía de Jama Abdirahman durante las manifestaciones de Black Live Matters en noviembre de 2015.

Vivimos en un momento político muy particular. Todo lo que parecía esbozarse durante 2010 y 2011 acerca de los procesos masivos de indignación ciudadana, en los que claramente se les atribuyeron nociones que podrían conectarse con la forma que tenemos de organizarnos y comunicarnos en entornos digitales, hoy se ha transformado de diversas maneras.

Por un lado, bastantes de las personas que participaron activamente en las protestas de 2011 ocupan hoy cargos institucionales. Los movimientos sociales se han visto desprovistos de gran parte del capital humano que generaron dichas protestas masivas, al tiempo que una nueva generación de activistas emerge demostrando un uso todavía más sofisticado de las redes digitales y un conocimiento teórico situado muy alto.

Por otro lado y exceptuando España, donde quizás el 15M actuó como parapeto de otro tipo de opciones, las propuestas políticas xenófobas, racistas y machistas han emergido con fuerza en algunos lugares. Trump es obviamente la quintaesencia pero Le Pen llegó a la fase final de las elecciones francesas y Theresa May se alzaba en el post Brexit con un discurso anti-inmigración que ahora parece congelarse a raíz de los resultados de las últimas elecciones británicas.

Seguir leyendo »

Una vida que se basta a sí misma: la revancha de los "valores del sur"

P.I.G.S: acción artística del colectivo Claire Fontaine (octubre, 2013)

En los años 70, el cineasta italiano Pier Paolo Pasolini propuso pensar el conflicto político como una disputa fundamentalmente antropológica: entre diferentes modos de ser, sensibilidades, ideas de felicidad. Una fuerza política no es nada (no tiene ninguna fuerza) si no arraiga en un "mundo" que rivalice con el dominante en términos de formas de vida deseables.

Mientras los "hombres políticos" de su tiempo (dirigentes de partido, militantes de vanguardia, teóricos críticos) miraban hacia el poder estatal como el lugar privilegiado para la transformación social (se toma el poder y desde arriba se cambia la sociedad), Pasolini advertía –con sensibilidad poética, esto es, sismográfica– que el capitalismo estaba avanzando mediante un proceso de "homologación cultural" que arruinaba los "mundos otros" (campesinos, proletarios, subproletarios) contagiando los valores y modelos del consumo "horizontalmente": a través de la moda, la publicidad, la información, la televisión, la cultura de masas, etc. El nuevo poder no emana, irradia o desciende desde un lugar central, sino que se propaga "indirectamente, en la vivencia, lo existencial, lo concreto", decía Pasolini.

En el vestir y en los andares, en la seriedad y las sonrisas, en la gesticulación y los comportamientos, el poeta descifraba los signos de una "mutación antropológica" en marcha: la revolución del consumo. Frenarla desde el poder político sería como tratar de contener una inundación con una manguera. No es posible imponer otros contenidos o finalidades a un mismo marco de acumulación y crecimiento. Es más bien al revés: el modo de producción-consumo será el que determine los márgenes del poder político. Una civilización sólo se para con otra. Son necesarios otros vestires y otros andares, otra seriedad y otras sonrisas, otra gesticulación y otros comportamientos.

Seguir leyendo »

"El imaginario del Estado-nación no es un imaginario alternativo al neoliberalismo"

Pierre Dardot (izda) y Christian Laval (dcha) en su última visita a Barcelona en octubre de 2105

La pesadilla que no acaba nunca  (Gedisa) es el último libro traducido al castellano de la pareja intelectual que forman los franceses Christian Laval (sociólogo) y Pierre Dardot (filósofo). El título hace referencia al hecho de que la crisis más grave en muchas décadas no ha traído consigo una transformación sustancial del capitalismo (como pasó en 1929), sino la radicalización de su forma neoliberal.

Esta intensificación de la lógica neoliberal –que coloniza las instituciones públicas, las relaciones entre los seres y el interior de nosotros mismos– amenaza ahora incluso las formas más light de la democracia (democracia electoral, liberal-representativa). La crisis es la ocasión perfecta para lanzar una auténtica "guerra política" contra todos los obstáculos que frenan la profundización de la lógica del beneficio.

Es urgente y vital esbozar un nuevo tipo de pensamiento y acción transformadora-revolucionaria capaz de estar a la altura del desafío que plantea el "devenir-mundo del capital". Según Laval y Dardot, la alternativa no pasa por renovar el soberanismo o la socialdemocracia, sino por las "políticas de lo común". Es decir, las prácticas de democracia radical que hacen de cada uno de nosotros un agente activo en la configuración de la realidad.

Seguir leyendo »

El 15M como mitología reconfortante

Manifestantes en la Puerta del Sol durante las protestas del 15-M en 2011

Amador, con quien tengo el gusto de compartir espacio en este medio, escribió el pasado 28 de Octubre de 2016 un texto que fue ampliamente comentado. Hasta el propio Pablo Iglesias lo compartió. Desde luego, aludiendo a la máxima general de que tenemos que darnos espacios para pensar, es un texto muy valioso atravesado, como él mismo siempre hace notar casi siempre, por múltiples conversaciones con diferentes personas. Un aviso: lo que viene a continuación no es más que otra reflexión más, hecha desde el afecto y el respeto, surgida con motivo de la celebración del aniversario del 15M. Y para no convertir esto en un debate tipo Sálvame Deluxe me gustaría empezar diciendo qué me gustó del texto de Amador. Citaré tres aspectos.

Para empezar, estoy de acuerdo sobre los peligros de la institucionalización de los movimientos sociales y el hecho de que como Amador dice,  “El eje vieja/nueva política deja fuera del campo de visión la necesidad de inventar formas de hacernos cargo de los asuntos comunes que no pasen necesariamente por la representación-delegación”. Creo que de hecho la situación actual de Podemos refleja un nuevo episodio de la crisis del modelo de representación y hay preguntas que siguen sin responder: ¿es posible un modelo de partido político copyleft en vez de una lucha de bandos tipo ‘este copyright es mío y aquí mando yo?”

También estoy de acuerdo con que “La cultura que marca de manera más intensa nuestra vida cotidiana es la "cultura neoliberal" que nos propone una relación de "gestión empresarial" con la realidad, con los otros y con nosotros mismos”, si bien es cierto que como Rubén Martínez comentaba en el muro de Amador, habría que ahondar que “la parte cultural del neoliberalismo tiene que ver con las regulaciones, reglamentos, intervenciones estatales puestas en marcha por una clase dominante que diseña el neoliberalismo como régimen institucional”. Es decir, que se produce desde arriba también, aunque sería injusto no incluir cómo se reproduce “desde abajo”.

Seguir leyendo »

Luis Moreno-Caballud: “No sólo una protesta, el 15M fue afirmativo y creador”

Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Campaña SambaPAHraBBVA

Seguramente no haya cambiado todo, pero estos últimos años hemos visto y vivido transformaciones políticas y culturales muy importantes en la sociedad española. Consensos que eran tabú se han deshecho, emergiendo fuerzas y posibilidades políticas impensables hasta hace muy poco. 

En Culturas de cualquiera. Estudios sobre democratización cultural en la crisis del neoliberalismo español (recién publicado por Acuarela & A. Machado, muy pronto en librerías), Luis Moreno-Caballud explica cómo los movimientos recientes (en las redes y en las plazas) han desafiado los dos pilares mayores en los que se asienta el poder en España desde hace décadas: la autoridad cultural que otorga el derecho a la palabra solo a los expertos, a “los que saben”; y el neoliberalismo que hace del dinero la medida de toda riqueza y valor social.

La autoridad cultural de intelectuales y expertos ha legitimado la historia española como una serie de etapas inevitables y positivas hacia la “modernización”. Pero cuando estalla la crisis y millones de personas perciben que los efectos de esta “modernización” conducen a la precariedad general de la vida, este paradigma colapsa. Esto impulsa a muchas personas a confiar en sus capacidades para construir colaborativamente saberes y respuestas eficaces a los problemas que les afectan. Son las “culturas de cualquiera”.

Seguir leyendo »

La Escalera: el cuidado como bien común

Imagen usada en la cartelería de el proyecto La Escalera

Elisa cuenta cómo una noche, ya tarde, escuchó a la vecina de enfrente hablando por teléfono en el descansillo; al parecer no tenía llaves para entrar en casa. La vecina era mayor, así que Elisa y Antonio –su pareja– pensaron en invitarla a pasar, sentarse en el sofá y hacer las llamadas necesarias para poder entrar en su casa. Como acababan de tener una hija y aún dormían con ella, pensaron que hasta podían invitarla a pasar la noche en la futura habitación de la niña, ofrecerle que solucionara la situación a la mañana siguiente. Dudaban de cómo se sentiría la vecina si de repente salían al descansillo dejando claro que habían escuchado su conversación. "¿Le resultará incómodo?", "vamos a dejarnos la peli a medias, pero bueno, podemos seguir mañana", "¿nos cambiamos o salimos en pijama?", "¿estás segura de que se llama Luisa?". Cuando se decidieron a salir, en pijama, la vecina ya había conseguido entrar en su casa.

Nati lleva viviendo unos 22 años en Lavapiés. Cuenta que el primer edificio en el que vivió tenía un montón de problemas y que los vecinos se ayudaban unos a otros. "La comunidad no son amigos, son como la familia, viene dada. Pero sirve para socorrerte". Con el paso de los años la situación ha cambiado y ahora afirma un poco resignada que "a veces la comunidad es de todo menos comunidad".

Julio vive en Madrid. Es miembro de una comunidad de vecinos donde durante años uno de los inquilinos había acumulado una deuda muy importante con respecto a los recibos comunales. En un momento dado, lo que podría haber terminado en la típica y desagradable riña legal en los tribunales, decide solucionarse de forma imaginativa y asumiendo colectivamente una vía que satisface a todas las partes: el inquilino en cuestión va a ser contratado para saldar su deuda con trabajo realizando labores de reparación en el edificio.

Seguir leyendo »

Cuando la caca no forma parte del currículo educativo

Imagen perteneciente a "How to Potty Train" de WikiHow

Durante la presentación del curso 2016/2017 destinada a padres y madres que iban a ingresar a sus hijos de 3 años por primera vez en un colegio público de Sevilla, dos eran las maestras de infantil presentes en la sala. Una de ellas tenía una camiseta verde de la marea verde y no habló. La otra iba elegantemente vestida e intervino para decir "tenemos que dejaros claro que no estamos aquí para limpiarle el culo a sus hijos".

La frase inquietó a muchas de las madres y padres allí presentes. Muchos de ellos se habían afanado durante el verano en que sus hijas e hijos aprendieran a ir a solas al baño. Pero todo el mundo que tenga o haya tenido que criar a una personita de tres años sabe que incluso por una cuestión puramente física es algo prácticamente imposible: sus bracitos y manos apenas llegan al ano. La destreza que requiere limpiar un lugar tan recóndito es algo que lleva mucho tiempo y una pericia que no es nada sencilla de incorporar.

Lo cierto es que la primera reacción clientelar pero al mismo tiempo plenamente justificada por parte de padres o madres que aún no conocen la existencia de herramientas como los AMPAS, es desconfiar. Desconfiar de lo público. Muchas personas no tienen elección y simplemente no tienen dinero para siquiera plantearse una alternativa. Otros más afortunados sí tienen opción pero cuentan con la convicción ideológica de que un colegio público garantizará unos valores que otros quizás no. Pero la mayoría de padres y madres presentes sentimos lo mismo: temor por nuestros pequeños.

Seguir leyendo »