eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Obama promete un año "decisivo" contra la desigualdad con medidas al margen del Congreso

Reclama al Congreso en el discurso sobre el estado de la Unión un incremento del salario mínimo tras aumentar los sueldos de algunos empleados federales

Vuelve a prometer que cerrará Guantánamo

- PUBLICIDAD -
Obama promete un año "decisivo" para EEUU con medidas al margen del Congreso

Obama promete un año "decisivo" para EEUU con medidas al margen del Congreso

El presidente de EE.UU., Barack Obama, prometió hoy que 2014 será "decisivo" para apuntalar la economía y reducir la desigualdad al anunciar un paquete de decretos, fundamentalmente sobre empleo y educación, al tiempo que reiteró que cerrará Guantánamo y su rechazo a nuevas sanciones contra Irán.

"Estados Unidos no se detiene. Y yo tampoco lo haré", afirmó Obama en su discurso sobre el Estado de la Unión en el Capitolio, donde adelantó que "está ansioso" por trabajar con el Congreso, pero que también tomará medidas ejecutivas, sin él, siempre que pueda, "para ampliar las oportunidades para más familias estadounidenses".

El presidente resaltó que 2014 "puede ser un año decisivo" para el país, ya que "por primera vez en más de una década" es el lugar "número uno del mundo" para invertir, por delante de China.

Incluso en un momento de recuperación económica, "demasiados estadounidenses están trabajando más que nunca solo para sobrevivir y salir adelante", lamentó Obama. "Los salarios promedio apenas se han movido, la desigualdad se ha profundizado y la movilidad ascendente se ha estancado", advirtió.

Por ello, tal como había adelantado la Casa Blanca los últimos días, Obama anunció varios decretos, aunque de alcance bastante limitado, para que 2014 sea "un año de acción", y a la vez volvió a pedir el apoyo del Congreso para sacar adelante los principales retos de su agenda, entre ellos la reforma migratoria.

El presidente detalló que elevará por decreto, a 10,10 dólares la hora, el salario mínimo de algunos trabajadores federales, pero para aumentar el de todos los trabajadores, actualmente en 7,25 dólares, necesita que el Congreso actúe al respecto.

Entre el resto de medidas que presentó y no necesitan el visto bueno del Congreso destacan un acuerdo con grandes compañías de EE.UU. para que promuevan la contratación de personas que llevan mucho tiempo fuera del mercado laboral y un plan para conectar "con la mejor tecnología" a 20 millones de estudiantes de 15.000 escuelas.

También la puesta en marcha de un programa para ayudar a los estadounidenses a ahorrar para la jubilación, la creación de cuatro nuevos institutos de innovación manufacturera durante este año e incentivos para que camiones de capacidad mediana y pesada funcionen con gas natural u otros combustibles alternativos.

Obama insistió al Congreso en la urgencia de renovar los subsidios a los desempleados de larga duración, que expiraron en diciembre, y propuso extender un beneficio fiscal del que disfrutan las familias de bajos ingresos a las personas que no tienen hijos, una idea bien vista por algunos republicanos y economistas conservadores.

Asimismo, urgió al Congreso a aprobar este año la reforma migratoria, una promesa pendiente desde que llegó a la Casa Blanca, en 2009.

"Los republicanos y demócratas del Senado han actuado. Sé que los miembros de ambos partidos en la Cámara de Representantes quieren hacer lo mismo (...) Procedamos a aprobar la reforma este año", apremió el presidente.

Sobre otra de sus promesas pendientes, la de cerrar Guantánamo, Obama dijo que 2014 debe ser el año de su clausura, y pidió al Congreso que actúe para facilitar el traslado de los detenidos que aún quedan en la prisión, ubicada en una base en Cuba y abierta en 2002.

La mención al tema migratorio y la defensa que hizo de su reforma sanitaria, cuya aplicación ha sufrido numerosos problemas y críticas, estuvo entre lo más aplaudido de su intervención.

Obama fue ovacionado, además, cuando dijo que es una "vergüenza" que en el año 2014 las mujeres sigan ganando 77 centavos por cada dólar que recibe un hombre, e insistió en que merecen cobrar "lo mismo" por realizar el mismo trabajo.

La política exterior dominó la segunda parte del discurso y no hubo novedades.

Obama repitió que vetará cualquier proyecto de ley que incluya nuevas sanciones a Irán durante el plazo de negociaciones entre el Grupo 5+1 y Teherán, y urgió a "darle una oportunidad de éxito a la diplomacia".

"Si los líderes de Irán no aprovechan esta oportunidad, yo seré el primero en requerir la aplicación de más sanciones y estaré preparado para ejercer todas las opciones necesarias para asegurar que Irán no fabrique un arma nuclear", advirtió.

Por otro lado, Obama afirmó que, si se allanan las diferencias con el Gobierno de Afganistán, un número reducido de tropas estadounidenses podría permanecer en ese país en 2015, aunque eso no evitará que se declare el fin de la guerra a finales de este año, como está previsto.

El joven militar Cory Remsburg, que ha sobrevivido a fuerza de tesón a sus gravísimas heridas en Afganistán, protagonizó precisamente el momento más emotivo del discurso, en el que todos los asistentes, incluido Obama, le aplaudieron puestos en pie durante minutos.

Obama también reiteró en su intervención su promesa de reformar los programas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), sin mencionar a Edward Snowden, quien los sacó a la luz, y destacó el comercio y los intercambios educativos como claves en las relaciones de EE.UU. con Latinoamérica.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha