eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Juegoreviews Juegoreviews

Análisis Never Alone, una cautivadora leyenda nativa

Analizamos este pequeño título, que ahonda en la cultura y folclore de los nativos de Alaska, consiguiendo un resultado estéticamente muy atractivo y un sistema de juego sencillo pero desafiante.

- PUBLICIDAD -
Never Alone

La industria del videojuego siempre está buscando nuevas ideas para sus títulos. Han experimentado con la Historia y la Mitología, se han inspirado en obras literarias, novelas gráficas y películas, han utilizado hasta el último recurso a su alcance. Por lo tanto no era de extrañar que en algún momento encontraran una fuente de ideas en las antiguas leyendas de los pueblos más remotos.

Con Never Alone la desarrolladora Upper One Game ha encontrado la forma de convertir una de esas antiguas leyendas en un producto para el entretenimiento. Never Alone es un título lleno de riqueza cultural que hace llegar el fascinante mundo de los Iñupiat, los nativos de Alaska, al gran público. Ha sido creado en colaboración con más de 40 ancianos y cuentacuentos nativos, consiguiendo un resultado fascinante que incide en esta cultura desconocida para crear una experiencia pocas veces vista en un videojuego.

Una niña y su zorro ártico

La historia de Never Alone está basada en un antiguo relato de los Iñupiat, transmitido por vía oral de generación en generación. La protagonista es Nuna, una pequeña niña nativa que, tras una larga temporada de tormentas y heladas atormentando su poblado, decide buscar el origen de este mal tiempo. Sola, la pequeña Nuna acaba perdida en medio de la tormenta y es atacada por un oso polar. Cuando todo parece perdido, un misterioso zorro ártico la salva del peligro y se une a ella en su viaje. Poco después, cuando Nuna y su zorro regresan al poblado, descubren que éste ha sido arrasado por un hombre malvado que busca un misterioso objeto. A partir de ese momento, Nuna y su zorro tendrán que enfrentarse a multitud de peligros mientras intentan escapar de ese peligroso enemigo y reencontrarse con su tribu.

Never Alone

A lo largo del juego tenemos que controlar a Nuna y al zorro ártico a través de varias plataformas. Hay dos modos de juego: el de un solo jugador, que tendrá que ir alternando entre un personaje y otro, y el de dos jugadores, siendo uno Nunca y el otro el zorro. Los dos personajes siempre van juntos, y no pueden separarse mucho el uno del otro. Si uno avanza, el otro le seguirá, exceptuando algunos casos puntuales.

El sistema de juego es sencillo. Nuna tiene unas habilidades, mientras que el zorro tiene otras. La pequeña puede lanzar bolas de nieve con las que destruir obstáculos de hielo, así como arrastrar objetos pesados y trepar por cuerdas y escaleras. El zorro puede escalar muros de hielo y atraer espíritus que los lleven a un punto inalcanzable de forma normal. Para poder avanzar deben colaborar y ayudarse mutuamente. Por ejemplo, para llegar a una altura del mapa, el zorro deberá escalar el muro de hielo y tirar una cuerda por la que Nunca pueda trepar.

El inicio del juego es bastante sencillo, pero a medida que vayamos avanzando los obstáculos que nos encontraremos serán más complicados de sortear. En algunos momentos tendremos que pensar seriamente qué hacer para poder avanzar. Normalmente podemos dedicar el tiempo que necesitemos a encontrar la solución, explorando el escenario y sus posibilidades, pero otras tendremos que actuar por impulsos, como cuando nos persigue un oso o el malvado hombre que ha arrasado nuestra aldea.

Un entorno que hechiza

La ambientación del juego toma elementos del folclore de los nativos de Alaska. Cada personaje procede de una leyenda tradicional, como la pequeña Nuna o los numerosos espíritus que vamos encontrándonos en la aventura, desde los que surcan el cielo hasta los que se encuentran bajo el agua. Además, toda la historia es relatada en el lenguaje de los Iñupiat, lo que confiere un gran atractivo al título.

Los escenarios de Never Alone, aunque sencillos en su desarrollo gráfico, son muy bonitos. Tendremos que avanzar por desiertos de nieve, en los que tendremos que protegernos de las fuertes ventiscas que pueden arrastrarnos, o atravesar trampas de hielo que pueden jugarnos una mala pasada. También nos encontraremos pueblos abandonados, iluminados por auroras boreales, así como tendremos que sumergirnos bajo el agua y bucear por grutas submarinas envueltas en hielo.

Entre nivel y nivel se nos muestran pequeñas cinemáticas con las que avanza la historia. Estas cinemáticas no son más que sencillos dibujos en movimiento, siguiendo la estética y simbología de los Iñupiat, pero que con el resto del juego consigue un resultado redondo.

Never Alone

Un aspecto técnico sencillo, con algunos fallos

 La metodología de juego es sencilla, y por tanto también lo es su aspecto técnico. Los movimientos y animaciones de Nuna y el zorro son limitados, y tan solo podemos hacer un puñado de acciones con los controles. La mayoría de las veces tan solo tenemos que limitarnos a andar y saltar.

Un problema del título es la falta de sensibilidad de los controles. Muchas veces, para que los personajes desciendan de un saliente hay que apretar a fondo el joystick, por lo que a veces no podemos controlar la distancia y tenemos que repetir varias veces hasta conseguirlo.

Otro problema surge en las partidas de un jugador, a raíz de la inteligencia artificial del título. Pongamos de ejemplo que hemos tenido que tomar un camino complicado y lleno de obstáculos con el zorro, para llegar a una plataforma elevada y tirarle una cuerda a Nuna. Cuando pasamos a controlarla a ella y empezamos a trepar, la inteligencia artificial del juego (que intenta que los dos personajes avancen juntos) provoca que el zorro salte de la plataforma y tengamos que volver a repetir todo el proceso de subida para que se reencuentren. Esto puede provocar que juguemos en círculos, ya que nada nos garantiza que cuando el zorro empiece a subir por otro lado Nuna no salte para reunirse con él. En las ocasiones que esto ocurre podemos sentirnos muy frustrados.

Never Alone

Conclusiones

En definitiva, Never Alone es sencillo pero entretenido, ideal para los fans de los juegos de plataformas a los que les gusta un buen reto. Sin embargo, la metodología de juego es bastante simple y no presenta innovaciones atractivas en el ámbito técnico.

Los puntos fuertes de Never Alone se encuentran en su ambientación y en las referencias al folclore de los Iñupiat, así como en los escenarios y entornos. El juego es muy atractivo visualmente, a pesar de la sencillez de las formas y los personajes, lo cual confirma que el apartado artístico es mucho más importante de lo que algunos desarrolladores y jugadores creen.

Never Alone es un juego sin grandes aspiraciones, pero que intenta introducir novedades en la industria del videojuego a nivel narrativo. Algo que consigue de forma sobresaliente.

Nota Never Alone

Lo mejor:

  • La ambientación en leyendas de los nativos de Alaska.
  • El apartado artístico, con esos paisajes de nieve y hielo, auroras boreales y espíritus.
  • El nivel dificultad, progresivo, que en algunos puntos de la aventura nos obligará a parar y pensar como continuar.

Lo peor:

  • La escasa sensibilidad de los controles.
  • La inteligencia artificial del juego en las partidas de un jugador.
- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha