eldiario.es

Menú

Toña recurrirá su inhabilitación e insiste en que no ha hecho "nada ilegal"

El consejero vasco de Empleo y Asuntos Sociales, Ángel Toña, ha anunciado que recurrirá ante el Tribunal Supremo su inhabilitación como administrador concursal y ha insistido en que no ha hecho "nada ilegal" con su actuación como miembro de la Administración Concursal de las empresas Fundifes, Otsaila XXI y Bator Gestión 2004.

- PUBLICIDAD -
Toña recurrirá su inhabilitación e insiste en que no ha hecho "nada ilegal"

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, ha explicado que, en su día, decidió que "no merecía la pena recurrir" esta inhabilitación porque, "con criterios profesionales, recurrir al Tribunal Supremo solemos hacerlo pocas veces", pero "como político" considera que "tengo que defenderme".

El consejero vasco ha insistido en que, "en licitud y en legalidad", considera que no ha hecho "nada ilegal" y no se "saltó la ley".

En esta línea, ha incidido en que, con las reformas de la ley concursal posteriores, "en los casos en que se produzcan insuficiencia de masa activa para atender a todos los créditos que hayan vencido con posterioridad a la declaración del concurso, la administración concursal solo tiene que comunicar al juzgado que va a alterar el orden de los pagos aplicando un nuevo artículo, el 166 bis, y solo con esa comunicación se produce que los que salen mejor parados son los trabajadores".

"Que es lo que hicimos en aquel momento a la espera de poder pagar todos los créditos que luego no pudieron satisfacerse", ha manifestado. Toña ha recordado que las actuaciones se produjeron en 2007 "con la primera redacción de la ley concursal de 2003", en la que había "dudas interpretativas" en la aplicación del artículo 84, relativo al pago de los créditos que se generan con posterioridad a la declaración del concurso.

De este modo, ha señalado que "había una doctrina y una jurisprudencia que decía que, si teníamos razonabilidad suficiente de que después íbamos a poder satisfacer esos créditos, podíamos saltarnos en un primer momento los vencimientos para atender necesidades más perentorias como el pago de proveedores y de los trabajadores".

"Obviamente, con los datos que manejábamos en 2007, preveíamos que efectivamente nosotros podríamos continuar con la actividad de la empresa. Y, aunque dejamos de hacer algún pago a la Seguridad Social, entendíamos que en una nueva unidad productiva a través del procedimiento de la liquidación podíamos obtener dinero suficiente del nuevo empresario para hacer esos pagos. Luego vino toda la crisis y no pudimos hacerlo", ha relatado.

"DERECHO A EQUIVOCARNOS"

En cualquier caso, ha señalado que "la profesión de admistrador concursal se ejerce asumiendo riesgos y responsabilidades", que nunca le ha dado "miedo" asumir. "Las persona que actuamos así podemos equivocarnos, tenemos derecho a equivocarnos", ha opinado.

En este sentido, ha indicado que, "si nos equivocamos, si lo henos hecho en favor de terceros necesitados y no en beneficio propio, en todo caso se podrá decir que hay una equivocación". "La ley tiene que proteger al más débil", ha insistido el consejero, que cree que el lehendakari se enfadó "nada" con él.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha