eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

El 22% de los navarros han tenido problemas cambiando de compañía telefónica

El 22% de los navarros que ha cambiado de compañía telefónica ha tenido algún problema al hacerlo, según revela una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache.

- PUBLICIDAD -
El 22% de los navarros han tenido problemas cambiando de compañía telefónica

La asociación ha indicado que la portabilidad (el cambio de compañía con conservación del número) es uno de los temas más habituales con respecto a las reclamaciones sobre el sector de la telefonía. En este sentido, ha llamado a comprobar que no se cuenta con un compromiso de permanencia vigente así como las cláusulas del contrato antes de de solicitar el cambio de compañía de un número de teléfono.

Irache ha recordado en un comunicado que "cualquier consumidor tiene derecho a cambiar de compañía telefónica, sin perder por ello el número que tenía hasta entonces" de una forma "ágil y sencilla".

La Carta de Derechos del Usuario de los Servicios de Comunicaciones Electrónicas dice que el consumidor tiene derecho a "cambiar de operador de forma segura y rápida, con conservación del número telefónico".

La Ley General de Telecomunicaciones ya indica la obligación de los operadores de garantizar que los abonados puedan conservar su número con independencia de la compañía que preste el servicio. Asimismo, establece que los costes derivados de la portabilidad deben ser sufragados por cada operador sin poder recibir indemnización alguna por ello.

Entre las cuestiones que genera más problemas es la "aplicación irregular de las cláusulas de permanencia" que "debe ser proporcional al tiempo que quede por cumplir y debe haber sido aceptado por el consumidor al suscribir el contrato". Otras veces la operadora "utiliza el plazo de permanencia como excusa para impedir que el cliente se vaya a otra compañía", ha criticado la asociación que ha señalado que la legislación establece que "las condiciones y procedimientos para la resolución de los contratos no deberán constituir un factor disuasorio para cambiar de operador".

Otro de los conflictos más habituales es que la compañía que ha abandonado el consumidor le sigue facturando el servicio. En otras ocasiones, el usuario, tras recibir una contraoferta de su primera compañía y anular la portabilidad antes de que ésta se haya efectuado, ha recibido cargos de hasta 180 euros por parte de la operadora aludiendo a la permanencia o a gastos de gestión.

En otros casos se produce la "apropiación del número por parte de la compañía que supuestamente ha abandonado" el consumidor que, al solicitar la portabilidad, la nueva operadora dice que la anterior no ha liberado el número y, por ello, le asigna un número nuevo de forma "provisional". Cuando el consumidor llama a la compañía que había dejado, ésta dice que ya ha transcurrido el plazo legal y que si quiere tener su número de siempre tendrá que volver con ella.

Ante esto, Irache ha indicado que "la normativa ampara el derecho del consumidor a portar su número", un proceso que es "dirigido por el operador receptor". Por tanto, "será éste quien deba solucionar los problemas que le ponga la compañía saliente y no puede trasladar esta responsabilidad al consumidor".

Muchas de las portabilidades se realizan por teléfono, tras contestar la llamada de un agente comercial de una operadora. Si el consumidor quiere cambiar de compañía, deberán pasarle con una tercera empresa que debe realizar la llamada verificadora y que es la que certifica, mediante un cuestionario, que el consumidor quiere portar su número. Sin embargo, "las promesas del agente comercial no se reflejan siempre en la llamada verificadora y posteriormente las condiciones del nuevo servicio telefónico no son tan favorables como las que había garantizado el agente comercial, con tarifas más caras o sin los servicios o promociones prometidas", ha censurado Irache.

Por todo ello, la asociación de consumidores ha recomendado a la hora de cambiar de compañía revisar el contrato y, especialmente, comprobar si hay algún tipo de permanencia, por qué importe y cuánto tiempo queda por cumplir; hacer constar la solicitud de portabilidad y las condiciones pactadas con el nuevo operador por escrito; y comprobar en los meses siguientes que la compañía anterior no pasa cargos bancarios y que los de la actual operadora responden a las condiciones acordadas.

Asimismo, en los casos en que se porta un paquete combinado y se debe devolver a la compañía anterior un router o cualquier otro aparato, Irache aconseja hacer cuanto antes y pedir un documento que lo certifique.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha