eldiario.es

Menú

Encender, de nuevo, la ilusión en Podemos Euskadi

En realidad, unas primarias constructivas versarían sobre proyectos políticos para la gente de Euskadi que pedía gritos una alternativa. Y sobre ese eje, sólo detecto dos modelos bien definidos: el proyecto saliente con Martínez y la alternativa (re)ilusionante y radical de Zurekin con Neskutz Rodriguez

- PUBLICIDAD -
Nagua Alba abandonará la dirección de Podemos Euskadi, que se renueva este año

Nagua Alba abandonará la dirección de Podemos Euskadi EFE

Otra vez, y ya van tres, Podemos Euskadi se enfrenta a unas primarias para elegir sus órganos de dirección. Otra vez, y ya van dos, tras la dimisión precipitada e inoportuna de la dirección. En ambos casos, eran direcciones fuertemente influenciadas (¿dirigidas?) desde Madrid. Tal vez, esta vez, podamos debatir desde Euskadi y para Euskadi. Los problemas de Iglesias, Monedero o Errejón para entender qué supone ser un país (y un partido) plurinacional los observamos desde Euskadi (diría que de manera general), con preocupación pero convencidas que nos toca dejar claro cuáles son los límites de relación entre lo denominado como Madrid y los pueblos que forma parte del Estado. De la mano sí, claro, pero libre y voluntariamente.

Si las primarias son, en teoría, un avance en la necesaria democratización de los partidos, la convocatoria permanente de procesos internos aleja a las organizaciones de las necesidades ciudadanas y de su función como vigilantes de los desmanes de los gobiernos y de proposición de alternativas. Son estas unas primarias atípicas pues los procedimientos se han modificado (aún se está haciendo) sin que quede claro si serán más o menos garantistas.  

En unas primarias pueden primar dos cuestiones, la interna y orgánica por un lado, o las programáticas y de proyecto de país. En Podemos Euskadi se presentan diferentes listas, muchas asociadas a nombres: errejonistas, pablistas, mauristas, sotistas, uriartistas... Nótese que son todos ellos hombres en un partido que se dice feminista (nunca he entendido la razón de que nadie use albistas…, bueno sí, y se llama patriarcado). Sólo una corriente es citada con un criterio político (para piropear o insultar), los anticapitalistas. Y seguramente no es una cuestión casual. No quiere esto decir que los grupos que se ordenan detrás de “hombres blancos brillantes” sean capitalistas acérrimos pero sí insinúa que las razones de sus coaliciones y corrientes son antes personales que políticas.

En realidad, unas primarias constructivas versarían sobre proyectos políticos para la gente de Euskadi que pedía gritos una alternativa. Y sobre ese eje, sólo detecto dos modelos bien definidos: el proyecto saliente con Martínez y la alternativa (re)ilusionante y radical de Zurekin con Neskutz Rodriguez.

La candidatura de la dirección, la de Martínez, es una candidatura de aparato y por tanto su oferta es conocida. Es la estrategia de la moderación, no concretar mucho para no pillarse los dedos. Pretende, además, que las demás candidaturas no analicen los cumplimientos e incumplimientos de sus dos años de gestión (elecciones autonómicas, discurso político, relación con PNV...), que no se haga balance y se hable sólo de futuro. Es imposible. Hechos son amores… Una campaña democrática versa sobre una rendición de cuentas del gobierno saliente (con el objetivo de detectar errores y aciertos) y el estudio de propuestas a futuro de éste y las demás. Recordemos que es el equipo que ganó por la mínima la anterior asamblea y se ha negado a colaborar con nadie más. Esperábamos de Nagua Alba que mediara y construyera puentes. Nunca lo intentó. Política y orgánicamente, es una dirección marcada por romper la organización en Araba al forzar una colaboración con el PNV contraria al programa y a los acuerdos en los demás territorios. Con éxitos como la defensa de la RGI o la renta básica, no ha sabido proponer un modelo de cambio para las personas ignoradas por el sistema clientelar del PNV. Tiene tanto miedo a molestar que ha perdido la oportunidad de diseñar un marco alternativo de gobierno, de relaciones económicas, de género o territoriales. Como se ve en la propia campaña, no ofrecen un proyecto sólido ni ilusionante sino una cierta resignación de ser un partido más.

Si las primarias son, en teoría, un avance en la necesaria democratización de los partidos, la convocatoria permanente de procesos internos aleja a las organizaciones de las necesidades ciudadanas

La segunda candidatura con opciones de victoria se fundamenta en lo opuesto a la resignación y la melancolía, y la encabeza la juntera Neskutz Rodríguez al frente de Zurekin Martxan. No les voy a mentir. Tiene mi voto. Es la única candidatura que no ha sido invitada a los sanedrines de reparto de puestos pues nunca negocia sillas sino políticas. Me dirán que eso no es muy inteligente, y es posible, pero es bastante edificante. No son perfectas tampoco en Zurekin Martxan y, a menudo, han tenido dificultades para hacer ver sus propuestas como tales en lugar de críticas permanentes, globales y a menudo feroces.

Presenta un modelo de organización interna radicalmente democrático (las listas de Zurekin se eligen internamente también primarias, nunca a dedo) sobre la base de la realidad social e institucional en Euskadi. En lo que importa a quien lee esto, su modelo para Euskadi es sustancialmente más atrevido e ilusionante que otras candidaturas: no pretenden ir a la calle dado que los miembros de la candidatura están ya en los movimientos sociales, feministas, vecinales y sindicales. Ofrecen Podemos a estos como herramienta de impacto institucional. Proponen un modelo político feminista como eje de todas sus políticas, revisando los criterios económicos, sociales, legales y culturales de Euskadi. Una Euskadi feminista es una Euskadi de las personas que sufren. Y lo hacen al mando mujeres feministas (nunca verán en Zurekin mujeres para la foto mientras el hombre que manda se esconde entre bambalinas). Organizan su eje de acción política en el municipalismo y lo local. Una organización que se dice “de los de bajo” debe anclarse en las demandas, relaciones político-sociales locales y al margen del espacio político de Podemos. Por último, es la candidatura más soberanista. Defienden la soberanía de las mujeres sobre sus cuerpos, la soberanía alimentaria, la soberanía ecológica y el derecho a decidir de los pueblos sobre cómo estructurase políticamente. Se vislumbran como el opuesto a un PNV viejo, clientelar, machuno, ineficaz y profundamente injusto. Una propuesta vibrante para una Euskadi libre de patriarcado, de corrupción y con la igualdad y los derechos democráticos como bandera, esta sí, de todas y todos.

En tercer lugar, difuminado esta vez, estaba el sector del anterior secretario general, Roberto Uriarte, que parece ahora muy dividido entre quienes se suman a Martínez, quienes van por libre como Merinero y quienes presentan una candidatura netamente gipuzkoana como la de la juntera María Valiente. Desconozco las razones políticas de dichas rupturas si bien, son movimientos que debilitan seriamente las opciones de todas ellas. Y es una lástima pues es necesario que las diferentes corrientes estructuren políticamente su oferta. Han sido capaces de llegar a acuerdos con diferentes (con Zurekin en algunos municipios, por ejemplo) y su propuesta de acercarse a la calle desde el partido suena poco definido pero marca tendencia.  La cercanía a gente como Monedero aleja mucho su discurso de las preocupaciones, y la forma de entender el país, de las vascas, minimizando sus opciones en primarias.

Las primarias pasarán, espero, y habrá una nueva dirección en Podemos Euskadi. Habremos elegido si ilusionarnos o no. En cualquier caso, seguirá siendo necesario el diálogo, el debate y la crítica política, porque sólo así Podemos Euskadi podrá hacer aquéllo para lo que nació: dar la vuelta a la podredumbre en Euskadi y priorizar las necesidades de las personas olvidadas del sistema. Euskadi nos está mirando, de reojo, pero atenta. No les decepcionemos y ofrezcamos ilusión y alternativa.

*Ander G-Solana Journoud es profesor UPV/EHU y miembro de Podemos – Ahal Dugu

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha