eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Patriarcado en catorce minutos

La ecovía de Quito en hora punta

Catorce minutos en ecovía (autobuses públicos y supuestamente ecológicos que circulan por carriles exclusivos a lo largo de la Avenida 6 de Diciembre en Quito, Ecuador)separan mi casa de la Casa de la Cultura Ecuatorina, trayecto que recorro habitualmente. Aunque corto, es un viaje al patriarcado en estado puro. Suele ser hora punta y la gente se agolpa en las puertas y en los pasillos del autobús. En cuanto entran, mujeres y hombres se acomodan y se preparan para los frenazos bajo este patrón general: ellas, como pueden; ellos, como quieren.

Muchos hombres se cuelgan de una barra horizontal, con los brazos bien estirados, o de dos barras horizontales (y quedan así cruzados en el pasillo; ver foto). Los he visto que incluso ocupan dos asideros con una sola mano. Separan las piernas y adoptan una postura cómoda y adecuada para mantener mejor el equilibrio. Eso está bien. Sin embargo, si todo el mundo hiciera lo mismo, cabría en la ecovía la mitad de gente. Casi todas las mujeres, por su parte, se agarran a la barra vertical, con el brazo pegado al tronco, para ocupar lo menos posible y tal vez pensando, como yo, en que más gente pueda entrar en el autobús —con el cuidado y el bien común 'debidamente' interiorizados...—

A la ocupación abusiva del espacio público por parte de los varones se suman los arrebatos de 'pánico homófobo', que contribuyen a reducir el hueco para las mujeres; muchos hombres se arriman lo máximo a ellas para tener que arrimarse lo mínimo a otros hombres. Cuando la ecovía no va petada del todo, les dejan entrar o salir antes en un ejercicio de 'caballerosidad'. Si va a rebosar, en cambio, no tienen ningún problema en saltarles por encima.

Seguir leyendo »

Sumisas en busca de estatus

24 Comentarios

Querida Teresa Baró,

Me dejaron conmocionada tus teorías sobre seducción y atracción. Cavernarias, diría yo, pero graciosas de todas formas.

Seguir leyendo »

Shakira y las putas

50 Comentarios

Estos días se ha hecho público un vídeo en el que miles de personas gritan en el campo del Espanyol que Shakira es una puta. Esta es la joyita:

Una frase de tan sólo cuatro palabras, que contiene muchas de las ideas que sustentan el sistema heteropatriarcal.

Seguir leyendo »

¿No se puede hacer nada si las víctimas de violencia machista no denuncian?

La Última Gota (trailer) from Las Tejedoras on Vimeo.

La frase de la ministra Ana Mato en 2012 fue lapidaria: "No podemos ayudarlas si no denuncian. No podemos ayudarlas, no podemos apostar, y no digo el Gobierno, digo toda la sociedad, si esas mujeres no denuncian". Lo contó Ana Requena en una noticia en la que denunciaba que la violencia machista había salido de la agenda política y que se registraba un aumento de sobreseimiento de denuncias por violencia de género sin que las instituciones reaccionasen para detectar qué estaba fallado.

Seguir leyendo »

Una red que atrapa

En la imagen, Lydia Cacho (Fuente: Fundación Lydia Cacho)

El principio fue Morelia y 2005. La Red Internacional de Periodistas con Visión de Género tomó forma en noviembre en un encuentro celebrado en aquella ciudad mexicana. Se reunieron periodistas de 14 países y la veintena de objetivos que se plantearon giraban en torno a la participación de las periodistas en los órganos de decisión, la incorporación de la perspectiva de género en la selección y enfoque de las noticias, el impulso a las mujeres como fuentes y protagonistas de la información y el establecimiento de redes de colaboración para lograrlo. El azar, que responde casi siempre a una búsqueda, hizo que diera con la noticia del evento y con la persona que podía facilitarme la incorporación, Tona Gusi.

Unas semanas después, en junio de 2006, la Trobada de las Dones, que se celebraba en Barcelona, era la coartada perfecta para reunirnos y empezar a trabajar. O continuar haciéndolo. Cuando decidimos que el segundo encuentro sería 2007/Oviedo, creo que aún no éramos conscientes del torrente de cambios que esa cita produciría en nuestra trayectoria profesional y en nuestras vidas.

Seguir leyendo »

¿Por qué nos enfada tanto debatir sobre maternidad?

Collage de Señora Milton que ilustra el artículo de Beatriz Gimeno 'Construyendo un discurso antimaternal'

Cuando empezamos con Pikara Magazine, imaginaba que el tema que más alboroto iba a provocar, el que iba a suscitar una avalancha de comentarios encendidos y los debates más enconizados, sería la prostitución. Me equivoqué. Y me sorprendí. En los tres años largos que llevamos publicando contenidos, el tema más controvertido ha sido la maternidad.

El primer año, Beatriz Gimeno encendió la llama con su 'Estoy en contra de la lactancia materna'. Utilizó a propósito un título provocador, porque en realidad no es que esté en contra de que las madres que así lo decidan den pecho a sus criaturas, sino que planteaba que se ejerce presión hacia quienes, como ella en su día, deciden optar por el biberón:

La presión a favor de la lactancia se encuadra en la cada vez mayor naturalización de las mujeres. Ser madre lactante no es una obligación, sino una opción; se puede ser buena madre y dar biberón; que además permita compartir la crianza a partes iguales con el otro progenitor o progenitor.

Seguir leyendo »

¿Hoy tampoco van a reconocer a las feministas?

Mónica Arana

Porque yo me pregunto, ¿habrá personas negras, de izquierda, con conciencia social, que se desmarquen del antirracismo, que renieguen de él? ¿Habra personas negras que digan "yo no soy ni racista ni antirracista"? El feminismo ha enfrentado tal demonización que no sólo cuenta con escaso reconocimiento y apoyo social en general, sino que incluso he asistido a infinidad de jornadas y congresos sobre "género" en los que no se ha empleado ni una vez la palabra "feminismo". Preferían de hablar de "teoría de género", como si esta no hubiera sido desarrollada por las pensadoras feministas, o de "lucha por la igualdad de género", como si esta lucha no la protagonizasen las activistas feministas.

Y claro, es que una pierde puntos cuando se declara feminista. De hecho, es agotador declararse feminista. Implica tener que responder automáticamente a frases como "¿y a los hombres quién nos defiende?", "en algunas cosas puedo estar de acuerdo, pero sois unas exageradas...", "tú eres maja, pero la mayoría son unas radicales" o (en un contexto profesional) "te parecerá muy machista que te diga esto, pero eres muy guapa" (efectivamente, si crees que me va a parecer machista, ahórrate el comentario, ¿no?).

A estas alturas a una le da entre pudor y hastío tener que recordar que el movimiento feminista es el que nos permite hacer cosas como firmar reportajes con nuestro nombre real, realizar movimientos bancarios sin la autorización de un marido, decidir no tener marido sin que la única alternativa sea meterme a monja, votar y ser elegida como representante política, disfrutar del sexo sin culpa... Sin ir más lejos, el feminismo es el que ha logrado que la violencia machista pase de ser considerada como un conflicto de pareja en el que no hay que entrar a un problema social que exige la implicación de toda la ciudadanía. Son las feministas las que se están dejando la piel para que las mujeres puedan seguir interrumpiendo un embarazo sin que ejercer ese derecho sea considerado un delito. ¿En serio hay que estar recordando estas cosas?

Seguir leyendo »

¿Es transgresor el carnaval?

Ahora parad de llorar. Si, efectivamente, los disfraces para mujeres parece haberlos diseñado Hugh Hefner (el legendario creador de PlayBoy, conocida revista  cuyos valores impulsan la igualdad entre mujeres y hombres, ...Ja, ja, ja!) 

Seguir leyendo »

Lesbianismo a media voz

Andrea Momoitio

Elena Anaya ganó en 2012 el Goya a la mejor actriz revelación por su interpretación en La piel que habito. Recogió su premio emocionada y generó una gran polémica por cómo nombró a su pareja: “Se lo dedico a mi amor porque eres lo más fascinante que me he encontrado nunca y soy profundamente feliz a tu lado”. Ese "amor" era entonces Beatriz Sanchís.

Elena Anaya es el paradigma de la postura que hemos tomado como sociedad ante el lesbianismo: disfrazar de respeto a la intimidad lo que no es más que una forma de ocultar, armarizar y negar el lesbianismo como opción pública y política. Pero no hay posible postura apolítica ni privada del lesbianismo.

Seguir leyendo »

¿Por qué +Pikara?

No elegimos el nombre Pikara en honor al Fary, sino a una perra caniche, pero esa es otra historia. Si bien ya no abundan discursos machistas tan zafios como el del Fary en los medios de comunicación, la prensa sigue siendo androcéntrica: según el Monitoreo Global de Medios (2010), en España las mujeres representan el 23% de las personas que aparecen citadas en las informaciones, y sólo el 9% de las fuentes expertas consultadas.

En 2010, cuatro periodistas vascas (Itziar Abad, Maite Asensio, Lucía Martínez Odriozola y yo) decidimos lanzarnos a la aventura de poner en marcha nuestro propio medio, a modo de habitación propia, de laboratorio en el que hacer el periodismo que nos gusta leer y escribir. Estábamos organizadas en una red de periodistas con visión de género, Kazetarion Berdinsarea, en la que compartíamos experiencias y estrategias con otras 30 comunicadoras (y algún comunicador) para incorporar el enfoque de género a nuestro quehacer periodístico.

Seguir leyendo »