eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Aguirre, castiza entre castizos

- PUBLICIDAD -
Aguirre, castiza entre castizos

Aguirre, castiza entre castizos

Tras varios años sin acudir a la famosa pradera, Esperanza Aguirre se ha acercado hoy a la orilla del Manzanares para visitar la famosa ermita de San Isidro ataviada con un traje popular a más no poder, por tradicional y por tener combinar el color blanco y azul de los colores de su formación.

Última en llegar de entre los candidatos a la Alcaldía que se han acercado a la zona de mañana, Aguirre ha pedido al santo "unidad" entre los madrileños en una festividad con mucho tinte electoral y en la que ha ejercido de castiza entre castizos.

A su llegada en el bus electoral, ya la esperaban decenas de personas en el inicio de la cuesta hacia la ermita, en la que fiel a su estilo ha reclamado orden a los fotógrafos, cámaras de televisión y redactores que la aguardaban en un caluroso quince de mayo.

"Ahora foto. Los fotógrafos tienen que... Que os quitéis de aquí, que no voy a hablar. Si van a tardar cinco minutos, pero quitaros...", ha indicado tras cantar durante unos segundos un clásico: "Es un tipo que tiene vergüenza, dolor y lo que hay que tener...".

A continuación, la presidenta del PP de Madrid ha recordado al santo patrón de Madrid, un agricultor que "debía ser tan bueno" que conseguía que los ángeles hicieran sus tareas agrícolas mientras él rezaba, ha recordado Aguirre.

La candidata a la Alcaldía ha celebrado las encuestas electorales publicadas hoy, porque dan "una victoria clara" al PP, y ha reconocido, a diferencia de otros de sus rivales, que ha acudido a la pradera "para pedirles (a los ciudadanos) que voten al Partido Popular".

Irónicamente, la única candidata que se ha atrevido a enfundarse el traje tradicional y a marcarse un chotis en San Isidro ha sido la que ha recalcado que en estas elecciones es la "única" que se presenta, ideológicamente hablando, "sin disfraz".

Aguirre ha despejado también las críticas por lo bajo a su decisión de no acudir a los actos oficiales de este mediodía en el Palacio de Cibeles, donde la alcaldesa Ana Botella ha presidido su último gran acto como regidora de la ciudad.

"Nunca en mi vida he acudido a esos actos; no sé por qué les choca a ustedes. Siempre voy a la misa y vengo a la pradera. La excepción habría sido haber acudido", ha zanjado la presidenta del PP de Madrid, que ha confesado que este año se ha puesto un traje del 2011, que escogió frente a otro de 2007 que le hicieron las afiliados de Alcobendas.

La candidata del PP ha subido hasta la ermita, pero no ha podido entrar por el montón de gente en la zona: por ello, ha bebido agua del santo que le han sacado en un botella.

Ha comido y comprado rosquillas y, como suele suceder, ha encendido los ánimos de ambos bandos: los que le han increpado, y los que le han vitoreado al son de "Esa esa esa, espe alcaldesa".

División de opiniones, como en los toros, a los que esta tarde acudirá para celebra que es San Isidro.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha