eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bachelet descarta que las reformas se hayan hecho de forma improvisada

- PUBLICIDAD -
Bachelet descarta que las reformas se hayan hecho de forma improvisada

Bachelet descarta que las reformas se hayan hecho de forma improvisada

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, descartó hoy que las reformas que impulsa su gobierno en materia tributaria, educativa, laboral y constitucional se hayan llevado a cabo de forma "improvisada" y asegura que este es un argumento político para desgastar a su gobierno.

"No es cierto que haya improvisación, porque nunca jamás en la vida, un proyecto ha sido perfecto y siempre se mejora en el Parlamento (...) creo que esa es una argumentación política para debilitar al gobierno", afirmó la mandataria en una entrevista con El Mercurio publicada este sábado.

Asimismo, Bachelet descartó que la causa de la brusca desaceleración del país austral esté directamente relacionada con dichas reformas.

"Siempre he dicho que todo cambio puede generar incertidumbre (...) No desconozco -y nunca lo he hecho- de que el factor incertidumbre es importante, pero llegar a decir que es la causa creo que es un despropósito y una distorsión", afirmó.

"Porque si fuera Chile el único país, pero estamos en un contexto regional y mundial donde todos los países están creciendo a menor velocidad", recalcó.

No obstante, señaló que hubo algunas cosas que se pudieron haber mejorado como el "trabajo prelegislativo", para que los parlamentarios tuvieran más información y pudieran discutir con más conocimiento de causa.

Bachelet también manifestó su deseo de que la economía "creciera más rápido", motivo por el señaló que su gobierno está llevando a cabo otros cambios relativos al costo de la energía, la judicialización de algunos procesos y reducción de trámites burocráticos.

En cuanto a lo personal, la presidenta afirmó que el 2015 fue un año "duro" y "difícil" que ha tenido "efectos importantes para la familia".

Además de los desastres naturales, Bachelet, quien fue presidenta también de 2006 a 2010, ha tenido que lidiar este año con las consecuencias del llamado "caso Caval", un millonario negocio inmobiliario en el está implicado su hijo, Sebastián Dávalos, que es investigado por la Justicia por presunto uso de información privilegiada y tráfico de influencias.

"Me parece que es evidente que el ser hijo o hija (de)- y al margen de que se trate de un Presidente de la República-, da pábulo para que pueda haber un trato distinto", afirmó.

El caso de la financiación irregular de campañas electorales por parte de grandes empresas alcanzó este año a recaudadores de su propia campaña presidencial y a Rodrigo Peñailillo, su ministro del Interior, considerado su delfín político, a quien debió sacar del cargo el pasado mayo.

La mandataria socialista ha debido afrontar un desplome de su popularidad hasta niveles cercanos al 20 % a causa de esos episodios

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha