eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cae una red que logró 300.000 euros amenazando a locales con cortarles la luz

- PUBLICIDAD -
Cae una red que logró 300.000 euros amenazando a locales con cortarles la luz

Cae una red que logró 300.000 euros amenazando a locales con cortarles la luz

Los Mossos d'Esquadra han detenido a 38 supuestos miembros de una red acusada de estafar 300.000 euros a establecimientos de ocio y restauración, ante los que se hacían pasar por trabajadores de compañías eléctricas y amenazaban con cortarles la luz por impago si no les abonaban sumas de dinero.

Según ha informado hoy la Policía catalana, los tres supuestos líderes de la red han ingresado en prisión provisional por orden judicial mientras que los demás 35 -entre ellos 32 testaferros- han quedado en libertad con cargos.

Las operación, que sigue abierta, se inició en febrero de 2014, al detectarse varias denuncias de empresas de restauración y ocio de Barcelona, como restaurantes, hoteles, establecimientos lúdico-recreativos y teatros, víctimas de una estafa muy parecida, ya que en todos los casos se les amenazaba con cortarles la luz si no pagaban entre 2.000 y 15.000 euros.

En el marco de la investigación, los Mossos d'Esquadra han podido resolver 70 denuncias por estafa, que reportaron a los miembros de la organización más de 300.000 euros en beneficio.

En todos los casos, los acusados utilizaban un mismo método: se hacían pasar por trabajadores de una compañía eléctrica, llamaban al local desde un número oculto en hora punta y utilizaban un tono agresivo y convincente, propio de las empresas de cobro de morosos, para reclamar el pago de una cantidad económica a cambio de no cortar la luz en el establecimiento.

En las llamadas, los acusados se aprovechaban de la situación de estrés de las víctimas, ya que se encontraban en hora punta con el local lleno, y utilizaban información de la facturación de su propia compañía, para dar credibilidad a sus amenazas.

Algunas de las víctimas potenciales picaron el anzuelo ante la imposibilidad de hacer las comprobaciones oportunas, debido al volumen de trabajo que tenían, por lo que acababan realizando transferencias bancarias a los estafadores, por cantidades que oscilaban entre los 2.000 y los 15.000 euros.

Cuando los responsables del local se daban cuenta de que habían sido estafados ya era demasiado tarde porque el dinero ya había sido sacado de la cuenta bancaria por testaferros.

Los pagos se hacían a numerosas cuentas corrientes que pertenecían a los testaferros, personas de nacionalidad española y de República Dominicana.

Según los Mossos, los testaferros, acompañados por un miembro de la organización, reintegraban el dinero a la banda y a cambio se quedaban con una comisión, que oscilaba entre los 100 y los 300 euros por operación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha