eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Chabolismo en Galicia, los últimos reductos

- PUBLICIDAD -
Chabolismo en Galicia, los últimos reductos

Chabolismo en Galicia, los últimos reductos

Algunos asentamientos gallegos están preñados de intrigas surrealistas y en otros no hay oposición vecinal ni riesgo de conflictividad. Galicia ha reducido la cifra de vecinos que reside en estas precarias condiciones pero todavía hoy es A Coruña la provincia con mayor población chabolista.

La Fundación Secretariado Gitano aporta este dato a EFE y apuesta por avanzar para erradicar del mapa gallego "estas infraviviendas".

La ciudad de A Coruña tiene una larga tradición de asentamientos chabolistas: Orillamar, el Oleoducto, Roel, A Cubela, As Conchiñas, Veramar y o Remanso son algunos de ellos, ya desaparecidos.

Sobre todos, destacaba Penamoa, considerado durante décadas el supermercado de la droga del noroeste peninsular. Creado en 1984, cuando medio centenar de familias de etnia gitana se desplazaron a esta zona boscosa próxima a la refinería al ser desalojadas del solar que ocupaban en A Cubela por la construcción de unos grandes almacenes, Penamoa desapareció con la llegada de la Tercera Ronda.

En agosto de 2007, el Ayuntamiento puso a disposición de la Xunta los terrenos para construir el tramo de la circunvalación que atravesaba el campamento, y ahí empezó el desalojo.

En enero de 2008, se perfiló el Plan Especial para la integración de chabolistas.

Un año más tarde, fueron derribadas doscientas infraviviendas.

Las dos decenas de familias que no se acogieron al mencionado programa fueron desalojadas por orden judicial entre 2011 y 2012. El consistorio activó, asimismo, un completo diseño de regeneración para recuperar la zona.

Mientras, algunos habitantes de Penamoa ocuparon un edificio en la zona cerca de A Moura, de donde fueron desalojados por orden judicial. La mayoría se desplazaron entonces al poblado de Freixeiro, en Narón.

Actualmente, en A Coruña existen tres poblados, 'Conservera Celta', el mayor núcleo que se asienta en la antigua Conservera Celta, en las proximidades del Puente Pasaje; 'O Portiño', el más antiguo, con más de tres décadas, sin conflictos ni vinculación con la droga; y 'As Rañas', con veinte años de trayectoria.

'O Portiño' lo conforman bloques de pisos, con doce viviendas construidas por Cáritas, y un grupo de chabolas de madera, algunas de ellas afectadas por un incendio en julio de 2001. En 'As Rañas' el terreno es de las familias y no hay conflicto con el entorno.

Ferrol y Narón suman cinco importantes núcleos chabolistas habitados mayoritariamente por familias de etnia gitana organizadas en distintos clanes relacionados, la mayoría, con el tráfico de drogas.

Desde 2008, la brigada de estupefacientes de la comisaría de la Policía Nacional de Ferrol-Narón realiza redadas, registros y detenciones en cada uno de ellos, en algunos incluso más de una vez en varios operativos en los que han decomisado estupefacientes -cocaína, heroína y hachís-, armas y munición ilegal, grandes sumas en metálico, balanzas de precisión, móviles y coches de gama alta.

El más importante está en el barrio naronés de Freixeiro, en Amenadás. Es un poblado de chabolas destartaladas en terrenos cedidos hace décadas por Cáritas y, según fuentes policiales, es ahora el mayor punto negro de tráfico de drogas, tras la desaparecida Penamoa.

Los otros cuatro están radicados en tres áreas del extrarradio rural de Ferrol, dos de ellos en el polígono de San Pedro de Leixa, cerca del hospital público Arquitecto Marcide; otro en Seixo Branco (Catabois) y el tercero en la zona de Serantes.

En Catabois las viviendas se parecen más a un chalé que a una chabola, y en Serantes los pobladores llegaron a construir un mausoleo de cristal donde guardan el primer coche de su patriarca.

En Poio, en Pontevedra, está O Vao, donde el pasado marzo una redada antidroga derivó en una batalla campal entre la Policía Nacional y los chabolistas.

En Santiago de Compostela, el Ayuntamiento ha informado de que no existen, mientras que en Ourense en este mapa únicamente salía Maceda, un asentamiento reducido de menos de veinte familias que nunca ha ocasionado un problema.

En Lugo, a cinco metros de la Muralla Romana, construcción Patrimonio de la Humanidad, está O Carqueixo, uno de los poblados más grandes de Galicia. Las viviendas nacieron como casas prefabricadas en los años ochenta, pero el paso del tiempo, la dejadez y el abandono las ha convertido en chabolas. Es una de las imágenes más curiosas de los últimos reductos de este fenómeno en Galicia.

Teresa Santos

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha