eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El candidato del PSC a la alcaldía de Barcelona propone que sea cocapital de España

Jaume Collboni plantea que las distintas instituciones del Estado tengan sedes en Barcelona y pone como ejemplo que el Senado se traslade allí

El PSOE ve bien que algunas estructuras tengan sedes en otras ciudades, pero deja la cocapitalidad en "simbólica"

28 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Collboni (PSC) propone la cocapitalidad de Barcelona en España y que acoja las sedes de algunas instituciones estatales

El candidato del PSC a la Alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni, ha defendido este lunes que, a través de la reforma de la Constitución en sentido federal que proponen los socialistas, se reconozca la "cocapitalidad" de Barcelona como "representante de la plurinacionalidad de España", de manera que la Ciudad Condal se convierta en sede de algunas de las instituciones del Estado.

En un desayuno informativo de Europa Press, Collboni ha afirmado que Barcelona es "la capital de un país que se considera en gran medida nación", además de haber ejercido como capital del deporte internacional, cultural, universitaria y del diseño y la arquitectura.

"Tiene que haber un reconocimiento formal en la Constitución" para que esta "refleje que se reconoce la plurinacionalidad del Estado" y un "coliderazgo con Madrid", ha declarado el exdiputado autonómico, que ha apuntado que el Senado podría ser una de las instituciones que tuviese su sede en Barcelona en una España federal.

A su juicio, es necesario "romper con el imaginario nacionalista" y "superar las fronteras convencionales". "Es más importante ser una ciudad fuerte y un nodo del sur de Europa que la capital de un Estado independiente", ha subrayado Collboni, para quien Barcelona ha representado siempre el "catalanismo abierto y cosmopolita" frente al nacionalismo.

Según ha indicado, la idea es concebir los territorios como sistemas de ciudades interconectadas y romper el esquema tradicional de "soberanías cerradas, competencias exclusivas y fronteras administrativas" para promover "fórmulas de gobierno abiertas, compartidas y flexibles".

En este contexto, ha abogado por "conectar los nodos que generan riqueza, conocimiento y cultura", como pueden ser Madrid y Barcelona, dos ciudades a las que atribuye un papel fundamental en la tarea de "urdir la trama de afectos" entre los catalanes y el resto de los españoles.

El PSOE deja la cocapitalidad en "simbólica"

El PSOE se muestra favorable a ampliar la representación institucional en todos los territorios, aunque se ha desmarcado de la propuesta de Collboni de que la cocapitalidad de España quede reflejada por ley y lo ha dejado en una cuestión "simbólica". "Aunque sea por una cuestión simbólica, no tanto que se recoja en la Constitución o que se recoja en una ley, sino porque es la segunda ciudad más importante del Estado, porque tiene una proyección internacional que es sin duda positiva para toda España", ha expresado la secretaria de Estudios y Programas de la ejecutiva de Pedro Sánchez, Meritxell Batet.

A los socialistas les "parece bueno" que que algunas estructuras del Estado puedan situarse "en Madrid, en Barcelona así como en otras ciudades".

El PSOE considera que la ampliación de la representatividad de esas instituciones forma parte de la "visión federal" y es partidario de que no se concentre "todo en un punto", sino que haya "un reparto" como manera para que el Estado "esté presente en todos los territorios".

Contra la "subordinación" a la Generalitat

Al explicar el modelo de ciudad que defiende, el candidato del PSC ha afirmado que representa "el proyecto que ha hecho la mayor transformación histórica de Barcelona", el socialista. Su objetivo es que los ciudadanos "se reapropien de la ciudad ante la dictadura sutil de los mercados y la burocracia", ya que considera que con Xavier Trias (CDC) en el Ayuntamiento "el horizonte del bien común ha sido sustituido por intereses económicos y de los lobbies".

Collboni pretende convertir la ciudad en "un espacio de ejercicio pleno de los derechos sociales" en el que la inversión pública se dirija a mejorar la calidad de los servicios. Puesto que las cuentas del Ayuntamiento están saneadas, ahora se trata de "poner la solvencia al servicio de los ciudadanos" y generar empleo de calidad como "el mejor antídoto" contra la desigualdad y la pobreza.

Asimismo, ha afirmado que Barcelona puede ser "el laboratorio de una nueva forma de hacer política" basada en la participación y la proximidad y ha asegurado que combatirá la "subordinación" a la Generalitat de Cataluña a la que, a su entender, ha sometido Trias al Ayuntamiento.

Por otro lado, el candidato socialista ha propuesto diversificar la economía para huir del turismo de masas y de bajo coste que está "dificultando extraordinariamente la convivencia" en algunos barrios y ha apostado por recuperar como espacio público la Monumental, la antigua plaza de toros de Barcelona, y destinarla a un uso social.

Sobre el presupuesto presentado por el Gobierno municipal, ha reiterado que condicionará su apoyo a una rebaja del transporte público, un aumento de las plazas de guarderías y el fomento de políticas que impulsen el empleo.

"Problema de gobernabilidad"

Ante las estimaciones de voto que arrojan las últimas encuestas, Collboni ha reconocido que la única certeza es la fragmentación del mapa político, que generará "un problema de gobernabilidad de primera magnitud en Barcelona y en Cataluña".

No obstante, cree que es pronto hablar para posibles pactos y ha rechazado entrar en "sopas de siglas", afirmando que él prefiere "acuerdos programáticos". Collboni, que ha dejado claro que si no logra ser alcalde mantendrá su compromiso con los electores y ejercerá de concejal, también ve prematuro decir ahora quién va a ser el 'número dos' de su lista, aunque ha dicho que no descarta que proceda de la sociedad civil.

Además, ha apostado por esperar a ver cómo "evolucionan los acuerdos" entre Guanyem y otras formaciones, porque asume que "condicionarán seguramente el futuro de la ciudad". Con todo, ha marcado distancias al decir que estos grupos son "demasiado críticos" con lo que se ha hecho en Barcelona, mientras que el PSC reivindica su gestión en la ciudad en 30 años de gobiernos socialistas, y con ese bagaje saldrá "a ganar con un proyecto de progreso".

A su juicio, el "fenómeno Podemos" tiene "mucho que ver con la rabia y el cabreo" de la sociedad y cree que los socialistas deben afrontarlo "con la cabeza fría pero atendiendo muy bien a las causas del fenómeno". "En gran medida Podemos somos nosotros, es una gran parte de nuestro electorado lanzando un mensaje muy contundente de cambio en profundidad", ha avisado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha