eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El líder de Def con Dos se sentará en el banquillo por seis comentarios en Twitter y un retuit

La Audiencia Nacional corrige al juez De la Mata y ordena que Strawberry sea juzgado por enaltecimiento del terrorismo y vejación a las víctimas

La Sala de lo Penal descarta la apelación a la libertad de expresión y a la actividad artística del acusado y acepta en parte el recurso del fiscal

Rechaza sin embargo la acusación de la Fiscalía de que Strawberry injurió a la Corona por “cagarse en la puta madre” de Felipe VI

- PUBLICIDAD -
César Strawberry, líder de la banda de rap Def Con Dos \ Foto: Alejandro Navarro Bustamante

César Strawberry, líder de la banda de rap Def Con Dos \ Foto: Alejandro Navarro Bustamante

El líder del grupo de rap-metal Def con Dos, César Strawberry, se sentará finalmente en el banquillo de la Audiencia Nacional acusado de un delito de enaltecimiento del terrorismo y vejación a las víctimas. El juez José de la Mata había  archivado la causa al no encontrar indicios de delito, pero la Fiscalía recurrió y ahora la Sala de lo Penal da la razón, en parte, al Ministerio Público. Strawberry será juzgado por seis tuits concentrados en apenas dos meses y medio y un retuit posterior, pero no deberá responder de un octavo mensaje por el que el fiscal le atribuía también un delito de injurias a la Corona.

César Montaña Lehman, más conocido como César Strawberry, será el primer artista de proyección mediática que se sienta en el banquillo por su actividad en la red social Twitter. El motivo: los mensajes que el servicio antiterrorista de la Guardia Civil seleccionó de su cuenta personal en la tercera fase de la Operación Araña, en realidad una redada contra internautas, sin relación entre sí, que buscaba a autores de ofensas a víctimas del terrorismo de ETA o de los GRAPO, pero nunca de los atentados del 11-M, por ejemplo. Seis de los mensajes se concentraron entre el 11 de noviembre de 2013 y el 29 de enero de 2014 y el retuit se produjo el 17 de julio siguiente. Strawberry fue detenido el 19 de mayo de 2015, un año y medio después del primer mensaje.

La Sala de lo Penal envía al banquillo a Strawberry con el argumento de que la libertad de expresión “está sometida a ciertos límites, como prevé el artículo 20.4 de la Constitución”. “No podemos estar de acuerdo con el instructor (el juez De la Mata) sobre el contexto de defensa de la cultura y de las propias opiniones justificadoras de la publicación de tales tuits”, dicen el auto de la Sección Cuarta, al que ha tenido acceso eldiario.es.

La defensa de Strawberry, y así lo asumió el juez, presentó la actividad en defensa de derechos de colectivos desfavorecidos que siempre ha desarrollado el acusado, tanto en sus canciones, como en intervenciones en medios de comunicación o en la propia red social. En cuanto a su supuesto apoyo de cualquier actividad terrorista, los abogados del artista expusieron un artículo publicado en Diario 16, “en el que expresó su rechazo a ETA y al terrorismo en general, proponiendo soluciones para acabar con esa lacra”, según recoge el citado auto.

La defensa también aludió a la actuación de Def con Dos en el festival Doctor Music sobre un escenario “presidido por un gran lazo azulo como signo de rechazo ante el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco”. Los jueces consideran que se trata de “dos acciones sucedidas hace muchos años (2001 y 1997, respectivamente)” que en ningún caso tienen “efectos excluyentes de posibles responsabilidades penales”.

El artista explicó al juez José de la Mata que sus mensajes no buscaban provocar atentados terroristas sino criticar con forma sarcástica e irónica actitudes de personalidades con las que no comulga políticamente. Uno de los mensajes que llevará a Strawberry al banquillo dice: “El fascismo sin complejos de Esperanza Aguirre, política del Partido Popular, me hace añorar hasta los GRAPO”. Otro señala: “ A Ortega Lara habría que secuestrarle ahora”. Sobre este último, el cantante alegó que no se refería al Ortega Lara víctima de ETA sino al destacado militante que es, en la actualidad, de “un partido de extrema derecha”, en referencia a Vox.

El recurso del fiscal iba firmado por Carlos Bautista, protagonista de un incidente en el que precisamente Twitter tenía un papel ensencial. Bautista fue descubierto vertiendo insultos y menosprecios a la Guardia Civil y a jueces de la Audiencia Nacional desde un perfil anónimo. En su recurso, que ahora admite en parte la Sala de lo Penal, Bautista  expone un argumento que puede marcar futuras operaciones policiales y procesos penales: el retuit como indicio de delito. Uno de los mensajes que presentaba el fiscal era en realidad un RT de Strawberry a un comentario de otro usuario de Twitter.

Para el fiscal, con ese RT, Strawberry hacía “suyo” el comentario. Bautista pasaba así por encima de una de las normas no escritas de Twitter, según la cual un retuit no implica necesariamente apoyo. Pues bien, la Sección Cuarta no se detiene a valorar esta cuestión y se suma a la tesis de que el retuit también implica una supuesta vejación a las víctimas del terrorismo. En este caso, Strawberry retuiteó: “¿Se puede llevar una camiseta un estampado de Miguel Ángel Blanco? Lo pregunto desde el respeto y el verano”.

Entre las víctimas del terrorismo presuntamente atacadas por Strawberry está el penúltimo presidente de la dictadura franquista. "Franco, Serrano Suñer, Arias Navarro, Fraga, Blas Piñar... si no le das lo de Carrero Blanco, la longevidad se pone siempre a su lado", decía otro de los mensajes del cantante.

Entre un año y medio y 3 de cárcel

El artículo 578 del Código Penal reserva condenas de entre uno y tres años y una multa de 12 a 18 meses a quienes hayan realizado actos que "entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares". Si a esos actos se les da publicidad a través, entre otros, de Internet, la condena no será inferior a un año y medio de cárcel.

Distinta suerte ha corrido el cantante de Def con Dos por un mensaje dirigido a miembros de la familia real española. El fiscal Bautista pretendía que fuera juzgado también por injurias a la Corona en relación con los siguientes comentarios: “Yo soy de los que desean ver a Felipe de rey cuanto antes… para cargarme en su puta madre con más argumentos”. Los jueces concluyen que no pueden conferirle, “sin más, un carácter injurioso, distinto del ineducado e inadecuado que refleja, que puede desacreditar más a la persona que emite el tuit que a las personas a las que van dirigidos sus improperios”.

La decisión sobre Strawberry ha sido adoptada por un tribunal de tres jueces, todos ellos de marcado carácter conservador. Su presidenta es Ángela Murillo, una magistrada que se distingue por la cercanía y sensibilidad que muestra a las víctimas de ETA durante los juicios que ha presidido por graves atentados de la banda. También es la jueza que protagonizó un incidente con Arnaldo Otegi al afirmar: “Ya sabía yo que no me iba a contestar a esa pregunta”, después de que inquiriera al acusado por si condenaba a ETA. El comentario de la jueza provocó que el Tribunal Supremo ordenara repetir el juicio. El ponente del auto que aboca a Strawberry a juicio ha sido Juan Francisco Martel. Completa el tribunal la magistrada Teresa Palacios.

Los supuestos delitos cometidos en Twitter suponen, en estos momentos, motivo de confrontación jurídica entre los magistrados de la Audiencia Nacional. En la disputa también interviene la Fiscalía, que en los últimos tiempos dedica parte de sus esfuerzos a perseguir esta supuesta tipología delictiva. Junto al criterio de De la Mata en el caso de Strawberry se encuenttra el del juez Santiago Pedraz, quien archivó el caso del concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata.

Sin embargo, y debido a los recursos de la Fiscalía que dirige Javier Zaragoza, la última palabra la tienen las distintas secciones de la Sala de lo Penal, de mayoría conservadora. El recurso contra el archivo de la causa a Zapata se encuentra en estos momentos en fase de deliberación por la Sección Segunda. El tribunal está formado por Enrique López, quien será el ponente, Concepción Espejel y José Ricardo de Prada. Los dos primeros han sido apartados del tribunal que juzgará el caso Gürtel por su proximidad al PP.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha