eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Digan lo que digan

- PUBLICIDAD -
Rajoy pide una mayoría fuerte para que no haya un Parlamento que impida gobernar

Rajoy pide una mayoría fuerte para que no haya un Parlamento que impida gobernar

A Mariano Rajoy se le dan bien los pueblos, sobre todo si son pueblos "amables", en los que el PP ha ganado de calle. Así que la imagen de hoy en Huércal-Overa se va a repetir en muchas ocasiones a lo largo de la precampaña y la campaña electoral del presidente del Gobierno.

En el PP lo tienen claro. "Esto es España", dicen los colaboradores de Rajoy, mientras el jefe del Ejecutivo se pasea por las calles de este municipio almeriense entre besos, abrazos, fotos y aplausos, como ha venido haciendo en las últimas semanas en otras localidades como Mora (Toledo) y Cabra (Córdoba).

Por eso el partido está diseñando eso, una campaña de pueblos. ¿Se acabaron los grandes mítines? Probablemente, no, alguno habrá, pero los populares insisten en que es en escenarios como éstos donde se hacen fuertes.

Así que a recorrer los pueblos. Ya lo avisó Rajoy ante los suyos en la reunión de la Junta Directiva Nacional del partido esta semana. Es lo que toca.

Esta mañana se veía a un Rajoy muy risueño por las calles de Huércal-Overa y en su visita al mercado de abastos de la localidad; más relajado ahora que el PP ha "parido" sus cabezas de lista, una relación de ministros, dirigentes de la confianza del presidente, diputados que repiten, algunas caras nuevas e históricos dirigentes o exalcaldes que tendrán su hueco en el Congreso.

Y como ya se ha quitado ese peso de encima, Rajoy, que esta semana admitía lo complicado que es siempre elaborar las listas, bromeaba con los periodistas en una charla informal asegurando que había estado "chupado" lo de elegir a sus candidatos.

Rajoy, ironizando como siempre, pero en su entorno aseguraban hoy que esta semana lo ha pasado mal con el quebradero de cabeza de las listas.

Ahora queda conocer las candidaturas al completo, y el presidente, que ha colocado a ocho ministros como números uno, ha admitido hoy que también Cristóbal Montoro e Isabel García Tejerina estarán previsiblemente en las listas. ¿Dónde? Ya se verá el martes.

En el mercado de abastos de Huércal-Overa, Rajoy ha conocido a unos niños que aprenden a cocinar en el aula gastronómica del ayuntamiento, se ha paseado por los puestos, se ha parado en una charcutería y en una tetería y ha saludado a todo el que se le ponía por delante.

Después ha paseado por las calles de la localidad, saludando a los vecinos, parándose sobre todo con los mayores y los niños y fotografiándose, entre otros, con los participantes de una carrera popular que ha organizado la Asociación de alzhéimer, ataviados todos con una camiseta verde.

También ha visitado la iglesia. Allí, una de las muchas mujeres mayores que se ha acercado a saludarlo le piropeaba y le decía que siga trabajando como hasta ahora, "¡Digan lo que digan!". Los demás, como diría Raphael.

Eso sí, esta vecina de Huércal-Overa, Isabel, le afeaba que no haya hecho una reforma más profunda de la Ley del aborto. "Hay que decirle también lo malo. Y ahí nos ha fallado un poquico, porque, si lo hubiera hecho, tendría a toda la iglesia a su favor. ¡Y somos muchos!", comentaba después.

El de Isabel, de todos modos, apenas ha sonado a reproche. En este pueblo de 18.000 habitantes en el que el PP gobierna con mayoría absoluta, todo eran parabienes para Rajoy.

Por eso, en Moncloa y en el PP lo tienen claro. Mariano Rajoy va a seguir de pueblo en pueblo toda la campaña. Es la imagen que más les gusta, la que quieren vender y con la que el presidente del Gobierno se encuentra más cómodo. Patricia de Arce.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha