eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

EE.UU. cierra un acuerdo sobre su papel en Afganistán tras la retirada en 2014

- PUBLICIDAD -
EE.UU. cierra un acuerdo sobre su papel en Afganistán tras la retirada en 2014

EE.UU. cierra un acuerdo sobre su papel en Afganistán tras la retirada en 2014

El secretario de Estado de EE.UU, John Kerry, anunció que ha alcanzado un acuerdo hoy con el presidente afgano, Hamid Karzai, sobre los términos que gobernarán las relaciones bilaterales de seguridad tras el fin de la misión de la OTAN en diciembre de 2014.

Kerry aseguró que esta mañana mantuvo conversaciones con Karzai para rematar los últimos flecos del acuerdo y que han alcanzado un consenso "sobre los términos y el lenguaje final", aunque los detalles no se harán públicos hasta que sean revisados por el consejo tribal de la "Loya Jirga" (Gran Asamblea), que comienza a reunirse mañana en Kabul.

"No habrá rol de combate para los Estados Unidos. El acuerdo bilateral de seguridad es un medio para clarificar, tanto para las fuerzas armadas afganas como para las estadounidenses, qué reglas gobernarán exactamente nuestras relaciones", indicó Kerry.

Este acuerdo es esencial para consensuar el marco de las relaciones militares y de seguridad entre Kabul y Washington tras el fin de la misión de la ISAF a finales de 2014, que marcará el final de una guerra que comenzó poco después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y se ha convertido en el conflicto armado más largo de la historia estadounidense.

En una rueda de prensa conjunta con su homóloga australiana, Kerry, que estuvo acompañado por el secretario de Defensa, Chuck Hagel, dijo que Estados Unidos mantendrá un "rol muy limitado" en el país centroasiático, centrado en "entrenar, equipar y asistir" a las fuerzas de seguridad afganas.

"Hemos acordado el lenguaje que será remitido a la Loya Jirga, pero ahora ellos lo deben aprobar y creo que no es apropiado comentar los detalles aún", aseguró Kerry.

No obstante, como han reiterado en varias ocasiones altos mandos del Pentágono, Estados Unidos contará con un contingente militar de varios miles de efectivos (posiblemente entre 8.000 y 12.000 soldados) para garantizar la estabilidad del país, que estuvo controlado por los talibán entre mediados de los años 1990 hasta 2001 y dio refugio a Osama bin Laden, líder de Al Qaeda e ideólogo del 11S.

La presencia militar estadounidense será, no obstante, menor de los alrededor de 48.000 soldados desplegados en la actualidad, más de la mitad de los cerca de 87.000 efectivos de la ISAF.

Los socios de la Alianza Atlántica (OTAN) seguirán aportando tropas a este contingente en el futuro, mientras dure el acuerdo bilateral de seguridad que se renovará automática e indefinidamente.

El jefe de la diplomacia estadounidense negó hoy que el "lenguaje" acordado con Karzai incluya una disculpa formal del presidente Barack Obama por los errores de la guerra, como aseguraron ayer funcionarios del gobierno de Kabul.

"En ningún momento se ha discutido o se ha mencionado la palabra disculpa en ningún modo", aseguró Kerry, aunque no aclaró si Estados Unidos ofrecerá algún compromiso de no repetir acciones que en el pasado provocaron las quejas del gobierno de Kabul.

Según funcionarios estadounidense y afganos consultados por los diarios The Washington Post y The New York Times, las fuerzas estadounidenses que permanezcan en Afganistán utilizarán bases militares y podrán en casos muy excepcionales registrar viviendas en busca de sospechosos de terrorismo.

Otro de los puntos que están por determinar es ante qué justicia responderán los militares estadounidenses en caso de abusos o víctimas civiles, aunque todo apunta a que en principio en tales casos se someterán a las leyes militares de Estados Unidos.

Una portavoz del Departamento de Defensa declinó hoy hacer comentarios a Efe sobre el acuerdo, a la espera de que se haga público en su totalidad.

El pasado junio, el comando de la ISAF y el gobierno de Kabul escenificaron la transferencia del liderazgo en combate a tropas afganas, aunque la falta de entrenamiento y fondos para equipamiento militar siguen siendo prioritarios para que Kabul pueda contrarrestar a los grupos insurgentes talibán.

Desde el comienzo de la guerra de Afganistán alrededor de 3.400 soldados de la coalición han perdido la vida y estudios independientes estiman que han fallecido más de 20.000 civiles.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha