eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno de Bangladesh flirtea con el islamismo radical

- PUBLICIDAD -
El Gobierno de Bangladesh flirtea con el islamismo radical

El Gobierno de Bangladesh flirtea con el islamismo radical

El Gobierno de Bangladesh de la Liga Awami ha dado un giro en su tradicional política secular e incluso de ataque a los partidos religiosos y ha comenzado a flirtear con sectores del islamismo radical en lo que muchos ven una estrategia para las elecciones de 2019.

Cuatro años después de que comenzaran los ataques extremistas a blogueros, intelectuales y minorías religiosas que han causado más de 70 muertos y tras meses de operaciones contra el grupo radical islámico JMB, la primer ministra, Seikh Hasina, decidió el pasado 11 de abril reunirse con 300 representantes de la organización islamista Hefazat-e-Islam y otros grupos religiosos.

Durante la reunión se mostró de acuerdo en retirar la estatua de la diosa griega Temis, que encarna la imagen universal de la justicia, del predio del Tribunal Supremo, tal y como ha venido reclamando con pintorescas protestas Hefazat, una formación que se autodefine como agrupación apolítica de movimientos religiosos.

Esa misma demanda figuraba en una lista de trece puntos (junto a la prohibición de las escuelas mixtas, el procesamiento de ateos y la pena de muerte por blasfemia, ente otros) que llevó a Hefazat a protestar en las calles en 2013, y que entonces fue respondida con una acción policial que se saldó con cerca de 60 muertos en dos días.

Muy lejos del tono de aquel enfrentamiento, en el mismo encuentro, la primera ministra anunció que a partir de ahora el máximo certificado que dan las escuelas coránicas, que funcionan al margen del sistema educativo formal en un país mayoritariamente musulmán pero constitucionalmente aconfesional, será homologado como un máster.

No ha sido el único gesto. Hace tres semanas, el Gobierno permitió la celebración del 42 aniversario de la fundación Islámica de Bangladesh con una insólita marcha para la que cerró las calles de Dacca y en la que participaron miles de imanes y dos clérigos saudíes.

Esta misma semana, el Consejo Económico Nacional, órgano gubernamental que debe dar el visto bueno a todos los proyectos de envergadura, aprobó un gasto de más de 1.000 millones de dólares para construir 560 mezquitas en todo el país, un plan que será financiado por las arcas saudíes.

"En los últimos años, algunas acciones del Gobierno han indignado a los grupos islámicos, es importante para el partido del Gobierno conquistarlos antes de las próximas elecciones", indicó a Efe el presidente de la Asociación de Politólogos de Bangladesh, Ataur Rahman.

Tras vencer por mayoría arrolladora en 2008, la Liga Awami volvió a ganar las controvertidas elecciones de 2014, boicoteadas por casi todos los partidos incluido el principal de la oposición, el Nacionalista de Bangladesh (BNP).

Con el BNP debilitado y enredado en decenas de juicios contra sus líderes, solo las formaciones islamistas parecen ser una amenaza para el partido en el Gobierno en las próximas elecciones, indicó a Efe el profesor de Ciencia Política Mubashar Hasan, de la Universidad Norte Sur de Dacca.

"Para mí Hefazat es una sociedad religiosa civil, como las liberales, que habla de asuntos como la libertad de prensa o la lucha contra la corrupción", dijo.

En ese sentido, recordó que "históricamente la sociedad civil religiosa ha sido poderosa" y con el BNP y el principal partido islamista, el Jamaat-e-Islami, en proceso de ilegalización, Hefazat es ahora "la única plataforma organizada" que podría actuar como un "factor desestabilizador" para el Gobierno.

"Como cualquier otro actor racional lo que la Liga Awami está haciendo es neutralizar a Hefazat antes de que se convierta en una amenaza", dijo.

Sin embargo, desde la Liga Awami aseguran que no se ha hecho "ninguna alianza ni pacto" con partido islamista alguno.

"El objetivo básico de cualquier partido político es ayudar al país a desarrollarse y esto es lo que se esta haciendo", dijo a Efe el secretario adjunto de Awami, Mahbubul Alam Hanif.

En Hefazat, también niegan acuerdo alguno. "No tenemos ningún ánimo político, tenemos ciertas exigencias que hemos hecho llegar al Gobierno y continuaremos haciéndolo con cualquier partido que esté en el poder", indicó a Efe Azizul Islam, un portavoz de la formación.

Pero las victorias de Hefazat empiezan a despertar serias preocupaciones en otros grupos minoritarios del país.

"Cualquier compromiso con este tipo de grupos no puede traer ningún cambio positivo. Tal vez los paguemos con creces a largo plazo", dijo a Efe el presidente de la Asociación Cristiana de Bangladesh, Nirmal Rozario.

Azad Majumder

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha