eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Jacobo Alba, hombre brillante y universal en una España conflictiva

- PUBLICIDAD -
Jacobo Alba, hombre brillante y universal en una España conflictiva

Jacobo Alba, hombre brillante y universal en una España conflictiva

Hombre brillante y atractivo, Jacobo Fitz-James Stuart, padre de la Duquesa de Alba, es un personaje poco conocido que tuvo gran importancia en nuestra historia, lo que animó a la periodista Emilia Landaluce a escribir una biografía novelada sobre la que ha hablado con Efe.

"Jacobo Alba. La vida de novela del padre de la duquesa de Alba" es el título de este trabajo, publicado por La Esfera de los Libros, y al que Landaluce ha dedicado un año e investigación.

"Escogí a este personaje porque nunca se había escrito nada sobre él. Además me interesa mucho la época en la que vivió por cómo se parece a la actualidad. Jacobo Alba era una persona atractiva y de corte universal dentro de aquella España que estaba a punto de irse al garete", comentó la autora durante una entrevista con Efe.

El relato se inicia con un encuentro entre la reina Victoria Eugenia y el Duque de Alba en Lausana, poco antes de que este falleciera en septiembre de 1953, cuando ambos estaban en el exilio.

A partir de ahí, la autora retoma la vida del Duque con siete años, cuando muere Alfonso XII, detallando sus estudios, su relación con su tía la emperatriz Victoria Eugenia, su íntima amistad y lealtad al rey Alfonso XIII, sus aspiraciones políticas o su vida como embajador de España.

El libro finaliza en el momento en que Franco ordena retirar el pasaporte al Duque, evitando así que pueda viajar a Estoril para reunirse con don Juan de Borbón. Es entonces cuando pronuncia su famosa frase: "Es la primera vez en quinientos años que un Duque de Alba no puede acudir a la llamada de su rey".

La autora utiliza la vida del Duque de Alba para hacer, paralelamente, un relato sobre la historia del España, sus políticos y los diferentes representantes de la monarquía, aportando numerosos datos a esta "biografía novelada", término con el que define su obra.

"He tratado de hacer un libro lo más detallado posible y aunque, en algunos momentos me he tomado licencias para hacerlo más ameno, hay mucho de documentación. Por ejemplo, muchos de los diálogos de su época como embajador están sacados de los cables que mandaba desde la embajada de Londres a Madrid", añade.

Leal por encima de todo a la monarquía y, en especial, al rey Alfonso XIII, Jacobo Alba nadó a contracorriente en una época "en la que la gente deja de creer en los políticos y, por tanto, en la monarquía. Se produce una desafección de las formaciones que normalmente hubieran apoyado al rey. El panorama era el de una crisis institucional muy parecida a la que estamos viviendo ahora".

Los archivos de Exteriores y los diplomáticos de Franco, así como numerosa documentación privada, han servido a la escritora para reconstruir una historia en la que lo más dificultoso ha sido lograr datos sobre el Duque anteriores a 1936, fecha en la que se quemó el archivo del Palacio de Liria. "Durante la Guerra Civil cayó una bomba", por lo que se perdió mucha documentación sobre el personaje, apunta la autora.

El hecho de que fuera un gran patriota, fiel a la monarquía hasta su muerte no fue impedimento para que "hubiera rumores muy fuertes en la época que le vinculaban con la reina Victoria Eugenia y de los que se hizo eco en su correspondencia un personaje tan revelador como la infanta Eulalia. Era una comidilla bastante habitual".

Para Emilia Landaluce ha sido muy importante "el respeto absoluto hacia el personaje y hacia la veracidad". La autora reconoce, sin embargo, que quizá es "un poco dura con la monarquía y con la frivolidad de la aristocracia de la época pero en ningún caso el Duque sale mal parado. Era un hombre brillante llamado a ser una figura destacada, pero precisamente su condición de noble le va relegando para los puestos importantes".

De Jacobo Alba, Landaluce destaca "su patriotismo, su fidelidad a sus ideas, su sacrificio a favor del arte. Para reconstruir Liria tuvo que vender una parte importante de su patrimonio. Académico y Presidente del Museo del Prado hizo una gran labor cultural".

Uno de los peores episodios de su vida, según la escritora, debió de ser el "momento basura de la monarquía. Cuando él llega al anhelado ministerio y se da cuenta que no puede hacer nada. Ni liberales ni conservadores quieren tomar responsabilidad alguna y abandonan al rey. Es un momento de soledad absoluta".

Aunque Landaluce no ha abordado detalladamente la relación del Duque con su hija Cayetana "fue buena. Cuando la Duquesa se quedó huérfana se hizo cargo de su educación, viajó con ella y trató de inculcarle esa obsesión por mantener el legado de la familia, que parece que hasta hoy ha funcionado". Mila Trenas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha