eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Marine Le Pen pide a los franceses unidad para afrontar la globalización

- PUBLICIDAD -
Marine Le Pen pide a los franceses unidad para afrontar la globalización

Marine Le Pen pide a los franceses unidad para afrontar la globalización

La candidata del ultraderechista Frente Nacional a la presidencia francesa, Marine Le Pen, favorita para al menos disputar la segunda vuelta de los comicios presidenciales, pidió hoy "unidad" para combatir la "globalización" que dice encarnar su principal rival, el socioliberal Emmanuel Macron.

En un mitin celebrado en Burdeos (oeste de Francia) ante miles de seguidores, Le Pen pronunció un discurso dirigido a la juventud, a la que incitó a votar los días 23 de abril y 7 de mayo y a no abstenerse, y abordó temas como la educación, el mercado laboral, la tecnología y la seguridad.

Le Pen también aludió a la investigación por un caso de malversación en la atribución de empleos ficticios a dos colaboradores en el Parlamento Europeo (PE) y se dijo víctima de "injurias" y "difamaciones" tanto de sus oponentes como de los grandes medios de comunicación.

La candidata del Frente Nacional, de 48 años, incidió en su intervención en dos de los principales rasgos de su ideario para los comicios: el discurso sobre la identidad y el peligro que representan los inmigrantes para todos los franceses.

"Los jóvenes son las primeras víctimas, pues los salarios bajan" por la competencia desleal de los inmigrantes, que minan las cuentas de "nuestros sistemas sociales", dijo la candidata ultraderechista, que el pasado año propuso privar de educación a los hijos de los inmigrantes ilegales en Francia.

Insistió en que la juventud se ve forzada a la "expatriación" de su ciudad, región y país por culpa de los extranjeros.

"Los franceses medios como nosotros parece que somos los últimos, voy a instaurar la prioridad de los franceses en Francia (...) Queremos que no sea un obligación dejar un país, pero sí una opción", subrayó.

Le Pen volvió a denunciar que la nación francesa se ha entregado a los intereses de las multinacionales, a los poderes financieros y a la inmigración y aseguró que con ella en la presidencia volverá a las manos de los jóvenes franceses.

"Afrontaremos la globalización. La afrontaremos unidos, con conciencia nacional, con el sentimiento de pertenencia de un mismo pueblo", dijo la líder, entre vítores de "On chez nous" ("Estamos en nuestra casa") y abucheos a Macron, con el que, según los sondeos, Le Pen empata con un 25 % en intención de voto en el primer turno de los comicios.

La dirigente del eurófobo Frente Nacional (FN) se opuso a una de las últimas medidas propuestas por Macron: discriminación positiva en los barrios conflictivos.

"Poner en marcha esa discriminación positiva significa la discriminación negativa para todos los demás en su propio país", denunció Le Pen.

Favorita entre las clases obreras y los desempleados, la candidata ultraderechista se centró en seducir a los jóvenes y juzgó que su proyecto es "moderno y altruista", "humanista, ecologista y democrático" que "defiende Francia en todas las circunstancias".

Desgranó varias de las iniciativas que pretende poner en marcha para mejorar las condiciones de vida de los jóvenes y prometió ayudas económicas y de alojamiento para los estudiantes.

Asimismo, a pesar de ser partidaria de abandonar la Unión Europea (UE), sostuvo que quiere mantener uno de sus programas estrella en caso de alcanzar la Presidencia de Francia, el de intercambio de estudiantes denominado "Erasmus".

"El viajar nos permite enriquecernos, os digo: 'salid, ved el mundo'. Les ofreceré el Erasmus para que puedan viajar como parte de su programa de estudios", señaló Le Pen, quien propuso además otro programa de intercambio de estudiantes para los países francófonos.

Marine Le Pen, artífice de haber limado la imagen de radicalidad que el FN tenía bajo el mandato de su padre, Jean-Marie Le Pen, anunció que bajará impuestos a las clases medias y que dará incentivos para las empresas innovadoras.

Además, abogó por "el soberanismo tecnológico" por el que Francia alojará servidores de datos en su territorio para garantizar la privacidad de los mismos.

Le Pen expresó su intención de "impedir que los intereses financieros se aprovechen de la tecnología en su provecho (...)" y de que Francia se convierta, a su juicio, "en una colonia tecnológica" de firmas como Facebook, Google, Amazon o Apple.

Por Antonio Torres del Cerro

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha