eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los obispos, preocupados por la "grave situación" creada por los independentistas

- PUBLICIDAD -

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez, se ha mostrado hoy "grandemente" preocupado ante la "grave situación" creada por quienes "al margen y en contra de la ley, pretenden romper la unidad de España" y ha advertido del peligro de "caos" y "división de la sociedad".

En el discurso inaugural de la Asamblea Plenaria de la CEE, Blázquez se ha referido así a la situación en Cataluña, y ha avisado de que poner en cuestión "de manera unilateral" la transición al régimen democrático introduce "inseguridad, inquietud, incertidumbre, riesgo de caos y división de la sociedad".

Blázquez ha inaugurado esta mañana la CVI Asamblea Plenaria de la CEE, que ha comenzado con un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la "enorme masacre terrorista" del pasado viernes en París, que ha producido "una profunda conmoción".

El presidente de la CEE ha calificado de "profanación y blasfemia" el uso por parte de los terroristas del "nombre santo de Dios" para justificar los atentados.

"Protestamos porque se utilice el nombre santo de Dios para justificarlos, es una profanación o, como dijo el papa ayer, una blasfemia", ha subrayado Blázquez.

Tras condenar "enérgicamente estos atentados en serie", Blázquez ha pedido por las víctimas, heridos y familias y ha expresado su deseo de que el Dios de la paz "nos haga pacificadores".

Ya en su discurso, el presidente de la CEE se ha referido a la situación en Cataluña.

"Desde el espíritu de lealtad constitucional y de cristiana colaboración al bien común en un Estado de Derecho, como es el nuestro, nos preocupa grandemente la grave situación creada por quienes, al margen y en contra de la ley, pretenden romper la unidad de España", ha afirmado Blázquez.

El presidente de la CEE ha aludido a la transición democrática que se produjo "con satisfacción de los ciudadanos" e incluso "con la admiración de muchos no españoles" y a la Constitución "refrendada por todos", que "regula nuestra vida en común, abiertos a un perfeccionamiento constante".

"Con clarividencia y magnanimidad, ganó en nuestra sociedad la esperanza al miedo, la serenidad a la inquietud, la reconciliación al distanciamiento", ha afirmado.

Así, Blázquez ha pedido a Dios que "otorgue a los gobernantes la luz, la serenidad y la fortaleza necesarias para acertar en esta complicada situación".

Además, ha reclamado la "regeneración ética y la imprescindible confianza en las instituciones que nos hemos dado para garantizar la justicia, el progreso, el orden y la paz social".

Blázquez ha reiterado el deseo de los obispos de vivir y convivir en esta sociedad, respetando "lealmente" sus instituciones democráticas, reconociendo a las autoridades legítimas, obedeciendo las leyes justas y colaborando específicamente en el bien común.

Además, ha mostrado su sorpresa ante la aparición de "voces excluyentes del hecho religioso, especialmente de la fe católica en la vida pública y social" y se ha referido en concreto a "pretensiones políticas" que, además de separarse del espíritu y letra de nuestro marco constitucional, que es aconfesional, "manifiestan una clara tendencia al laicismo".

El presidente de la CEE ha mostrado también su preocupación por la familia que, a pesar de ser "una de las instituciones más estimada socialmente", no tenga siempre respaldo "de la sociedad y el Estado".

Ha advertido de que muchos jóvenes se resisten a fundar una familia por miedo al futuro y de que son crecientes las parejas que conviven sin haber contraído matrimonio ni canónico ni civil.

Por su parte, el nuncio apostólico, Renzo Fratini, se ha referido en su discurso a la situación de los refugiados que, "ante una guerra tan larga", llegan desde Siria y otros países de Medio Oriente.

Ha subrayado que la Iglesia no puede "quedar expectante y mirar de brazos cruzados" y ha destacado la conveniencia de sensibilizar a todos los fieles para que estas personas que temen por su vida y han tenido que abandonar todo, puedan vivir con dignidad en nuestros países.

Además, ha pedido que se estudien y revisen las políticas de cooperación y ha instado a las grandes potencias a que tengan "voluntad de acción" para resolver estos conflictos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha