eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rajoy sufre su mayor varapalo desde que llegó a la Moncloa

El PP se deja dos millones y medio de votos desde 2011 y pierde Extremadura, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana, así como todas sus mayorías absolutas

Esperanza Aguirre y Rita Barberá son derrotadas por la suma de partidos de izquierdas aunque Cristina Cifuentes podrá gobernar si le ayuda Ciudadanos

La mayor víctima simbólica de la debacle es Cospedal; la secretaria general no obtiene la mayoría, a pesar de que cambió la ley electoral con ese fin

56 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Floriano dice que el PP es la "opción mayoritaria de los españoles" y debe liderar "gobiernos estables"

Carlos Floriano, vicesecretario de Organización del PP y director de la campaña.

Mariano Rajoy se ha llevado el mayor varapalo electoral desde que llegó a la Moncloa. El presidente del Gobierno puede decir que su partido ha ganado en número de votos, pero en el camino se ha dejado más de dos millones y medio, el control de los grandes centros de poder que pasan a manos de la izquierda y todas sus mayorías absolutas. Los votos perdidos han pasado de casi ocho millones y medio a poco más de seis.

Los conservadores retienen la Comunidad de Madrid pero no su capital ni la valenciana. Esperanza Aguirre y Rita Barberá no podrán gobernar sus ciudades ni aun con la ayuda de Ciudadanos. La batalla de Madrid entre la presidenta regional del PP y la exjueza Manuela Carmena se ha saldado con 21 concejales para Aguirre y 20 para la cabeza de lista de Ahora Madrid.

Por comunidades, los conservadores mantienen la Comunidad de Madrid, Castilla y León, La Rioja, Murcia y Cantabria, pero José Antonio Monago ha perdido en Extremadura y Luisa Fernanda Rudi no logra superar la suma de PSOE, Podemos, CHA e IU en Aragón. El poderío de la mayoría absoluta en ocho de las once comunidades que gobernaban hasta ahora pasa a ser un recuerdo. Como símbolo, la comunidad que gobierna la secretaria general del PP. María Dolores de Cospedal ha sido la más votada, aunque sus 16 escaños son insuficientes frente a la suma de los 14 del PSOE y los tres de Podemos a pesar de haber reformado la ley electoral para salir beneficiada.

Alberto Fabra, con 31 escaños, tampoco podrá conservar el poder aunque Ciudadanos le prestara sus 13. Una conjunción de PSOE (23), Compromís (19) y Podemos (13), supera el resultado del actual president de la Generalitat al frente de un partido azotado por la corrupción desde la época en que Francisco Camps estaba al frente.

El PP ha visto este domingo cómo tocan a su fin los 24 años en los que ha gobernado la capital de España. Los 21 concejales de Aguirre se quedarían por debajo de la mayoría necesaria incluso aunque contara con los 7 de Ciudadanos logrados por Begoña Villacís, por lo que la suma de Ahora Madrid y PSOE alcanzaría los 29 para gobernar. Una situación similar se produce en Valencia, donde Rita Barberá ha perdido la mitad de los concejales y se ha quedado en 10. El peor temor de la incombustible alcaldesa, el tripartito de izquierdas, puede convertirse en realidad, ya que un acuerdo entre Compromís (9), socialistas (5) y VALC (3) superaría a una posible alianza con Ciudadanos (6).

Aguirre, resignada

Esperanza Aguirre ha comparecido en la sala de prensa de Génova al filo de las doce de la noche para anunciar que había sido la más votada y que gobernará la alcaldía "siempre que no haya un acuerdo entre otros". Aguirre se ha quejado de "lo durísima" que ha sido esta campaña para ella y empieza a digerir que un acuerdo le impedirá llegar a ser alcaldesa: "Si hay un pacto que me envía a la oposición, seguiré representando a los madrileños".

Entre los factores que han pasado factura al PP como para bajar del 48% de los votos al 34,4%, Aguirre ha citado la crisis y, "sin duda, la corrupción, que nos pasa factura". Como tercer factor, ha citado "el desapego generalizado hacia los políticos".

El director de la campaña, Carlos Floriano, ha subrayado el consuelo del PP en estas elecciones: la victoria en número de votos. Pero el vicesecretario de Organización ha mostrado modestia, consciente de que el futuro en varias plazas fuertes del PP dependen de lo que hagan Ciudadanos y Podemos o las listas participadas por el partido de Pablo Iglesias.

"Creemos interpretar bien los resultados, nuestra mayoría la vamos a ejercer desde la humildad y siendo muy conscientes de que la legislatura será la del diálogo y la de los acuerdos", ha dicho Floriano, quien también ha asegurado que el PP "tiene acreditada la capacidad para ambas cosas" a partir de su programa electoral.

El PP tiene previsto celebrar este lunes por la tarde un comité ejecutivo en el que analizar con detalle los votos perdidos frente al PSOE. Un 27% frente al 25% de los socialistas es el consuelo de los conservadores, aunque la pérdida de poder territorial ha sacudido la sede de Génova 13 desde que se han hecho públicos los primeros sondeos. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha