eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PP diseña una comparecencia a la carta para que De Guindos explique el 'caso Soria'

El partido de Rajoy y Ciudadanos apañan en una reunión informal que el ministro rinda cuentas en la Comisión de Economía, como quería el Gobierno

La comparecencia se producirá a última hora de la tarde, después de abordarse la senda de déficit y un día antes de que De Guindos presente su libro junto a Rajoy

22 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Rajoy arropará a De Guindos tras el caso Soria en la presentación de su libro sobre la recuperación de España

Luis de Guindos junto a Mariano Rajoy en una imagen de archivo.

Después de dos semanas de pugna, Luis De Guindos dará este martes explicaciones sobre el intento de nombrar a José Manuel Soria director ejecutivo del Banco Mundial. El titular de Economía en funciones lo hará en las condiciones que quería el Gobierno y el grupo parlamentario del PP. Como prueba, la noticia de que el ministro comparecería este martes a las seis de la tarde se ha difundido antes de que la propia comisión lo votara y decidiera.

Llevar a De Guindos ante la comisión no ha sido sencillo. Pese a que el ministro pidió hacerlo a petición propia, después de que PSOE y Unidos Podemos la registraran y después se sumaran el resto de partidos -entre ellos Ciudadanos-, la negociación ha sido ardua. 

La comisión se ha constituido a primera hora de la tarde. El primer trámite ha sido elegir a su presidente, el conservador Arturo García Tizón. Los otros cinco puestos han correspondido uno al PP, dos al PSOE y uno más a Ciudadanos. Ese era el único punto del orden del día. 

El PP retuerce las normas

Pero el presidente ha pedido a los portavoces y a los miembros de la Mesa de la Comisión -el órgano encargado de pilotar su actividad- que se quedaran a continuación. El PSOE ha protestado sin éxito. La maniobra del PP era clara: lograr una convocatoria exprés de la Comisión para este martes.

Lo normal hubiera sido que, una vez constituida la comisión, se convocara a los miembros de la Mesa y a los portavoces para otro momento con el objetivo de cumplir el siguiente trámite: que la Comisión al completo otorgue a los representantes de la Mesa la potestad de fijar comparecencias. Pero no ha sido así. 

En una "reunión informal" de la Mesa, como ha reconocido el propio presidente, el PP -con la aquiescencia de Ciudadanos y la oposición del PSOE- ha decidido convocar formalmente una reunión de la Comisión de Economía 24 horas después. El primer punto será fijar una comparecencia que ya ha sido anunciada: la del titular de Economía para hablar del déficit y del nombramiento fallido de Soria. Después, los miembros de la Comisión harán el trámite que normalmente se hace antes: dar a los 'jefes' del órgano la capacidad de fijar el orden del día para futuras actividades parlamentarias. 

Una semana de excusas

Esta comparecencia no hace que decaiga la petición de un pleno extraordinario sobre el mismo asunto. De hecho, la presidenta del Congreso lleva una semana evitando fijarlo pese a la posición común de todos los grupos parlamentarios, que se impuso al PP en la Junta de Portavoces del martes pasado. Incluso Ciudadanos se posicionó a favor del paso del titular de Economía por el hemiciclo, aunque siempre matizó que optaría por la alternativa que surgiera antes: pleno o Comisión.

A partir de ahí, Pastor se dedicó a ganar tiempo. Solo el jueves por la noche y ante la avalancha de críticas por su indecisión, Alicia Sánchez-Camacho, en su calidad de secretaria primera de la Cámara, anunciaba que habría pleno esta semana, pero sin atreverse a fijar el día a la espera de que el ministro comunicara cuándo le vendría bien. 

No obstante, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, recordó que el criterio del Gobierno es no someterse a control por encontrarse en funciones y advirtió de que en este caso no habría una excepción. Pese a la claridad de su respuesta, el Congreso no se dio por aludido. Es misión del secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, responder de forma oficial.

El panorama llega a rozar el absurdo ya que Pastor se escuda en que el Gobierno debe contestar antes con la disponibilidad del ministro y en Moncloa se justifican con que no responderá si antes no recibe la convocatoria formal. De esta forma, ambos han ganado tiempo y han forzado que la Comisión se celebrara antes de un pleno que sigue sin fecha.

De Guindos vende su libro

La rapidez con la que el PP ha tramitado el paso del ministro por el Congreso le permitirá presentar su libro acompañado de Mariano Rajoy sin necesidad de responder a preguntas sobre el polémico 'caso Soria' ya que siempre podrá aducir que ya se ha explicado ante la Cámara.

La prioridad del PP es evitar la imagen de un Pleno con 350 diputados sentados para escuchar las explicaciones de un ministro que no acudirá. No sería la primera vez que sucede, pero la diferencia es que en otras ocasiones el orden del día era más amplio y esta vez solo incluye la cita al titular de Economía en funciones. Ante el bloqueo político y dos campañas electorales en marcha en Galicia y Euskadi, el objetivo es evitar que desde la tribuna se sucedan los discursos contrarios al PP.

El comportamiento de Pastor le ha valido duras críticas de todos los representantes de los grupos menos el PP y una amenaza de reprobación por parte del PSOE y Podemos si el Pleno monográfico nunca llega a convocarse.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha