eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rohaní promueve reformas económicas en sus primeros cien días de gobierno

- PUBLICIDAD -
Rohaní promueve reformas económicas en sus primeros cien días de gobierno

Rohaní promueve reformas económicas en sus primeros cien días de gobierno

El presidente iraní, Hasán Rohaní, cumple hoy sus primeros cien días en el gobierno sin haber logrado una mejoría económica pero habiendo iniciado las reformas que prometió para dar un impulso a la deteriorada situación del país.

El clérigo moderado afirmó que elaboraría en este periodo un programa para atacar los grandes males económicos que sufre el país, una inflación disparada, un desempleo galopante, recesión y una larga inestabilidad financiera, parte de ello como consecuencia de las sanciones internacionales -a causa del desacuerdo nuclear con Teherán- que han reducido las ventas de petróleo un 58%.

"Nos comprometemos con el pueblo a, en los cien primeros días o incluso menos, tomar las acciones urgentes y necesarias respecto a la economía", prometió Rohaní en campaña.

Entre sus promesas estaban garantizar la independencia del Banco Central de Irán, restaurar la Organización de Planificación y Gestión -disuelta por su predecesor Mahmud Ahmadineyad- reducir el desempleo a un dígito y, sobre todo, apoyar al sector privado, impulsar la creación de empresas, inyectar dinamismo a la industria, la agricultura y el turismo e impulsar la producción.

Otros compromisos: relajar las normativas de banca y aduanas, facilitar el acceso a la vivienda y los servicios sanitarios y mejorar el clima regulador del sector privado.

Transcurrido el plazo, las cifras macroeconómicas, evidentemente, no han variado de forma sustancial.

Recientemente, el ministro de Finanzas y Economía, Ali Tayebnia, reconoció que la inflación continúa en un insoportable 40%, la economía se contrajo el último año un 5,4% y las cifras oficiales de desempleo son de un 12,4, aunque los expertos estiman que es del doble porque oficialmente no se cuenta a las mujeres y otras poblaciones activas.

Según la revista Forbes, el precio del te ha subido en el último año un 101%, el de las judías un 94% y el de las verduras un 80%, mientras el alquiler de vivienda ha subido un 254% en siete años.

Otros males que achacan al país son la baja productividad, fluctuación de políticas económicas, fuga de cerebros (Irán está a la cabeza del mundo) y falta de confianza inversora.

Diversos informes aseguran que el sector privado funciona ahora a un 50% de su capacidad.

Pese a todo ello, los expertos coinciden en señalar que la tarea es ardua y que desde agosto Rohaní ha tomado medidas que pronto tendrán un impacto visible en la economía.

"Rohaní está tratando de aplicar respuestas de bombero para afrontar la grave situación y creo que por ahora ha hecho todo lo que prometió", aseguró a Efe Alí Tehrani, director de la consultora Atieh Bahar Consulting, que ayuda a empresas extranjeras a trabajar con Irán.

"Nadie querría estar hoy en sus zapatos", añade el consultor, que resume varias medidas del nuevo presidente que denotan un serio cambio de rumbo.

Un ejemplo está en las aduanas, que sufren un bloqueo de mercancías porque los importadores no podían sacarlas debido al requisito de depositar el 140% del valor de los bienes a importar para obtener una carta de crédito, cifra que Rohaní ha rebajado a un 30%.

El presidente "se ha rodeado de un equipo abierto y pro-occidental que ha empezado a remover barreras para la importación y la exportación", afirma Tehrani.

Fuentes diplomáticas europeas también aseguraron a Efe que "en los ministerios se respira un clima favorable a la llegada de capital y bienes de fuera".

Rohaní nombró ministro de Economía a Mohamed Reza Mematzadeh "muy pragmático y muy abierto a occidente y a la tecnología", según describe un analista iraní, y eligió como jefe de gabinete al presidente de la Cámara de Comercio de Irán, un hombre "educado en EEUU, claramente a favor de la economía de mercado y que representa al deteriorado sector privado", según este experto.

El presidente y su equipo han promovido en estos meses la implementación de la "Ley para la Mejora Continua del Clima de Mercado en Irán", aprobada en 2011 pero ignorada por el Ejecutivo de Ahmadineyad.

Además, han conseguido "estabilizar de forma no oficial" el cambio del dólar, que se ha mantenido estos meses frente a la enorme volatilidad que sufría, explica Houman Dolatshahi, director operativo de Atieh Bahar.

El anterior presidente prohibió a su ministro de Economía asistir a los encuentros del Consejo para el Diálogo del Sector Público y Privado, mientras que Rohaní envió para dejar clara su postura a su viceprimer ministro.

También ha tratado de cuadrar las cuentas: pidió al Parlamento que adapte el presupuesto a la realidad rebajándolo, -por la disminución de un 30% de los ingresos esperados por la pérdida de ventas de petróleo- y que rebaje el techo de gasto de 200.000 millones de dólares a 150.000.

Otro asunto que pretende atajar son las subvenciones de unos 15 dólares al mes que antes recibían los más necesitados y Ahmadineyad extendió al 95% de la población, un gasto imposible de afrontar que Rohaní ya ha anunciado que retirará para las clases más altas.

Además, ha cambiado al anterior presidente del Banco Central de Irán y se ha comprometido a garantizar su independencia.

Ninguno de los analistas consultados creen que Rohaní pueda hacer milagros y advierten de que "haciéndolo todo bien" la economía iraní solo empezará a mejorar significativamente en tres o cuatro años, pero señalan que "los cambios hasta ahora van en buena dirección". Ana Cárdenes

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha