eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pedro Sánchez pide respetar la presunción de inocencia de Chaves y Griñán

El líder socialista evita poner la mano en el fuego por los expresidentes andaluces ante la pregunta directa de los periodistas

Susana Díaz confía en la "honestidad y honradez" de sus antecesores, pero les exigirá que dejen el escaño si son imputados

El Supremo ha admitido investigar a los expresidentes andaluces por el caso de los ERE

- PUBLICIDAD -
Sánchez dice que Chaves y Griñán ahora tienen oportunidad de defenderse y garantiza que el PSOE actuará en consecuencia

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha pronunciado este jueves sobre la decisión del Tribunal Supremo de abrir una causa contra Manuel Chaves y José Antonio Griñán y ha pedido respetar la presunción de inocencia. Preguntado por si pone la mano en el fuego por ellos, ha evitado responder de manera directa. Tras epdir respeto al proceso judicial, ha asegurado que es "la oportunidad de que una vez por todas este asunto se esclarezca" y los dos exdirigentes puedan "defender y aportar" sus valoraciones en la investigación de los ERE fraudulentos.

En declaraciones a los periodistas tras asistir a un almuerzo con la junta directiva de Economista frente a la Crisis, Sánchez ha insistido en que hay que respetar la presunción de inocencia de Chaves y Griñán y ha garantizado que, una vez se vaya desarrollando la investigación, el PSOE actuará "en consecuencia" con las decisiones judiciales.

Además, ante la cuestión de si pondría la mano en el fuego por Chaves y Griñán, el secretario general del PSOE ha insistido en que él pone la mano en el fuego "por la presunción de inocencia de todas las personas implicadas en investigaciones judiciales".

"Lógicamente, en función de cuál sea el desarrollo de la investigación judicial, el PSOE tomará sus decisiones, que saben porque nos hemos caracterizado por ello, que son contundentes, pero contundentes dentro del máximo respeto a un principio esencial en democracia, que es la presunción de inocencia", ha subrayado.

El líder de los socialistas ha subrayado que el PSOE siempre estará del lado de "la buena gestión de los fondos públicos" y siempre va a ser "implacable contra cualquier caso de corrupción" y ha recordado que el PSOE ha firmado recientemente un "compromiso ético". En él, los socialistas se comprometen a suspender de militancia y exigir la renuncia de cargos públicos a sus compañeros que tengan que enfrentarse a juicio oral.

En el caso de los imputados, el código ético establece que tendrán que rendir cuentas ante la dirección y que ñesta dará traslado de la información a la Comisión de Ética y Garantías, que recomendará o adptará las "medidas estatutarias" que correspondan según los hechos y la gravedad.

Trato diferenciado

Sánchez ha pedido que se deje actuar a la Justicia y esperar a que Chaves y Griñán comparezcan en los tribunales. Esta reacción contrasta con la que el PSOE tomó en el caso de los exconsejeros de Caja Madrid que habían utilizado las tarjetas black. A pesar de que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu rechazó imputar a los usuarios de las tarjetas opacas, el PSOE no dudó en abrir un expediente informativo y un proceso de expulsión para los que fueran militantes socialistas.

Ferraz dio por hecho que se expulsaría a los exconsejeros que hubieran utilizado el plástico negro antes de que comenzara la instrucción encargada a la Comisión de Garantías. "Si alguien del PSOE utilizó la tarjeta B de Caja Madrid, será expulsado. Sea quien sea y haya sido quien haya sido", aseguró el número dos de Sánchez, César Luena, poco después de conocerse la investigación de la Fiscalía Anticorrupción. Entre los exconsejeros a los que se refería Luena estaban el exministro Virgilio Zapatero y el histórico dirigente madrileño José Acosta.

De los 16 exconsejeros del PSOE, nueve se dieron de baja voluntaria y los demás fueron expulsados de manera definitiva tras presentar sus recursos a la decisión del Comité de Garantías. El estudio de esas alegaciones se hizo en tan solo cinco días. La dirección socialista basó su decisión final en que no estaba "acreditado" que hubieran cumplido con sus obligaciones tributarias y en que no había una relación contractual que "avale la entrega de la tarjeta a los militantes afectados ni sus condiciones de uso".

"Nada que temer"

La presidenta andaluza, Susana Díaz, aseguró que todos los imputados de sus filas tendrán que renunciar al escaño. Preguntado por esta postura, que va más allá de lo que fija el código ético, Sánchez ha asegurado que Díaz tiene todo su "apoyo", pero ha evitado referirse a esta situación en concreto. "La señora Díaz lo que está haciendo es actuar con contundencia y también respetando el principio de presunción de inocencia", ha respondido.

Tras la notificación del Supremo, Díaz ha asegurado que confía en la "honestidad y honradez" de sus antecesores y ha añadido que "no tienen nada que ocultar y nada que temer".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha