eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El fiscal del Supremo pide confirmar 54 años de cárcel al etarra Kepa Preciado

- PUBLICIDAD -
El fiscal del Supremo pide confirmar 54 años de cárcel al etarra Kepa Preciado

El fiscal del Supremo pide confirmar 54 años de cárcel al etarra Kepa Preciado

El fiscal del Supremo José María Casado ha pedido hoy al tribunal que confirme la condena de 54 años de cárcel que le impuso la Audiencia Nacional al etarra Jon Kepa Preciado por colocar un artefacto explosivo, en julio de 2003, frente a la sede de la compañía Iberdrola en Bilbao.

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha celebrado hoy la vista sobre el recurso que el etarra presentó y en ella la defensa ha argumentado que las pruebas tomadas en cuenta para condenar se sustentan en declaraciones de co-imputados ante la Policía, algo que no se compadece con la jurisprudencia del Tribunal Constitucional.

La pena se le impuso por dos delitos de tentativa de asesinato terrorista (18 años) y otro de estragos (12 años), además de otros de robo con fuerza y falsedad de placas de matrícula.

La defensa ha recordado que junto a las declaraciones de los coimputados se ha tomado en cuenta una prueba pericial que no fue comparada con una muestra de escritura del reo.

En todo caso, aun aceptándola, ha señalado el abogado, ello valdría para atribuir al reo relación con la bomba, puesto que apareció su letra en un texto pegado a la misma, pero no para condenarle también por otros delitos como falsificación de matrícula o robo, cometidos para llevar a cabo el atentado.

El fiscal ha señalado la existencia de indicios, como la declaración de una exnovia del condenado en relación a una carta de este que le fue incautada a ella, que refuerzan la pericial caligráfica, la cual, además, no ha podido ser comparada con la letra de Preciado porque éste se negó a entregar una muestra de su escritura, de modo que es una prueba válida por completo.

Junto a ello, el fiscal ha señalado que las declaraciones en sede policial que implican en los hechos a Preciado han sido reproducidas y sometidas a contradicción en el juicio contra él, de modo que también son aceptables como prueba.

Aunque el artefacto no llegó a estallar, la sentencia de la Audiencia señalaba que la intención del autor de los hechos era que lo hiciera, lo que podría haber ocasionado la muerte de los artificieros que debían manipularlo para evitar daños a otros ciudadanos.

El autor de los hechos dotó al artefacto de un sistema-trampa que debía activarse cuando los agentes contra explosivos trataran de manipular el mecanismo, todo ello acompañado de un cartel con el texto: "comeos esta, cabrones", texto que ha sido usado para las comparaciones caligráficas.

Sin embargo, después de que ETA diera aviso a Gara de la bomba, los ertzainas encargados de la amenaza pudieron desactivarla sin que causara ningún daño, lo que no evita que Preciado sea condenado por asesinato en grado de tentativa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha