eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La UE y Sudáfrica refuerzan cooperación e inician diálogo en derechos humanos

- PUBLICIDAD -

La Unión Europea (UE) y Sudáfrica acordaron hoy reforzar su cooperación en áreas clave para el desarrollo del país africano y sus relaciones comerciales, así como impulsar un diálogo específico sobre derechos humanos.

La quinta cumbre bilateral estuvo encabezada por los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, junto al mandatario sudafricano, Jacob Zuma.

Van Rompuy destacó, en una rueda de prensa al término del encuentro, la "relación especial" con Sudáfrica que la UE sólo comparte con otros diez países del mundo en tanto que socios estratégicos y subrayó que ambas partes coinciden en unos valores comunes asentados en la democracia y el Estado de derecho.

También celebró la consecución este año de acuerdos para colaborar más en el ámbito espacial (a través de la extensión de la cobertura del Servicio de Navegación Geoestacionaria Europea, EGNOS) y el impulso de sendos diálogos sobre derechos humanos y el desarme y la proliferación de armas.

Van Rompuy aseguró que este tipo de diálogo sobre libertades fundamentales lo mantiene la UE "con muchos socios clave" y que, en el caso de Sudáfrica, servirá para "mirar juntos la situación de los derechos humanos en el resto del mundo".

Zuma suscribió las palabras del presidente del Consejo Europeo, al afirmar que los derechos humanos son "un asunto permanente en la agenda de cualquier democracia".

El presidente de Sudáfrica también mostró su agradecimiento a la UE como el principal contribuyente al desarrollo del país (proporciona el 70 % del total de la ayuda al desarrollo que recibe).

Valoró positivamente los acuerdos alcanzados para desarrollar el sector servicios, la cooperación técnica y científica o la educación y la formación.

En ese sentido, también agradeció el programa de 250 millones de euros adjudicado recientemente por el bloque europeo para contribuir a las prioridades nacionales de desarrollo del país.

La UE y Sudáfrica abordaron igualmente la crisis del euro, así como la manera de estimular el crecimiento y el empleo y contribuir a la recuperación global.

En ese contexto, tanto Van Rompuy como Barroso insistieron en que los países miembros del G20 (los más industrializados y los emergentes) deben asumir su papel para devolver a la economía al camino del crecimiento.

Zuma pidió, además, a la UE reforzar sus relaciones comerciales y colaborar más en los ámbitos de la energía y el transporte, de cara a facilitar la integración regional.

Mostró igualmente su "preocupación" por que "aún deban resolverse asuntos clave" en la negociación de un acuerdo de asociación económica (EPA, en sus siglas en inglés) entre la UE y la región, que incluye además de a Sudáfrica a países como Namibia, Angola o Botsuana.

Para superar esa situación, pidió "más entendimiento y flexibilidad".

Barroso no se aventuró a pronosticar una fecha para el fin de esas negociaciones, pero aseguró que ha apreciado un "compromiso sincero" para lograr un acuerdo.

La UE también mostró su buena acogida a los progresos de la investigación iniciada por las autoridades sudafricanas para esclarecer la matanza de 45 personas -34 por disparos de la policía- en la mina de Marikana, a un centenar de kilómetros de Johannesburgo, el pasado 16 de agosto.

Zuma afirmó que se trató de un "incidente desafortunado" que ocurrió "cuando nadie lo esperaba", pero manifestó su esperanza en que los inversores extranjeros aprecien la "estabilidad" de la democracia y el Estado de derecho que imperan en Sudáfrica para confiar sus inversiones a ese país.

La UE y Sudáfrica también acordaron trabajar conjuntamente en la resolución de conflictos internacionales, como la crisis siria, y coordinarse para luchar contra el terrorismo en Somalia y la región del Sahel.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha