eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Valdoviño, Asunta, Alvia, sucesos que pesan como una losa en la crónica negra

- PUBLICIDAD -
Valdoviño, Asunta, Alvia, sucesos que pesan como una losa en la crónica negra

Valdoviño, Asunta, Alvia, sucesos que pesan como una losa en la crónica negra

Seis de enero de 2014. Festividad de Reyes. Tres miembros de una misma familia desaparecen arrastrados por un golpe de mar en el litoral de Meirás, parroquia con acantilados escarpados del municipio coruñés de Valdoviño.

Localizado uno de los cuerpos, esta mañana se ha retomado la búsqueda. Es el último episodio de la crónica negra gallega más reciente, atestada de sucesos que pesan como una auténtica losa.

La mayor parte de la costa estaba este día 6 en alerta roja -riesgo máximo- por el fuerte temporal en el mar, con grandes olas, entre los 8 y los 12 metros, especialmente a última hora de la tarde. Estas tres personas -un padre, su hija y un cuñado- son vecinas del lugar de O Canto do Muro, en San Vicente.

Según sus allegados, el fallecido, Juan Bedoya, de 50 años, su hija Patricia, de 25 -aún desaparecida- y otros se habían acercado a la costa para honrar a un pariente próximo que había fallecido recientemente en el faro de A Frouxeira.

24 de diciembre de 2013. Nochebuena. Un árbol Navideño recuerda en el barrio compostelano de Angrois, la llamada "zona cero", a las víctimas de la tragedia del Alvia. Se cumplen entonces cinco meses del descarrilamiento del convoy que el 24 de julio truncó decenas de vidas y partió por la mitad otras tantas.

Francisco José Garzón Amo, el maquinista, un hombre que gozaba de un expediente intachable, es ahora mismo el único imputado después de que la Audiencia Provincial de A Coruña exonerase a los miembros del consejo de administración del gestor ferroviario Adif y a los cinco técnicos responsables de la seguridad en la circulación.

El auto con el que el órgano de apelación levantó la imputación de estos cargos supuso que la instrucción judicial retornase al punto en el que se encontraba a los cuatro días del siniestro, con el conductor, -que no redujo la velocidad-, acusado de un homicidio imprudente.

No obstante, no se cierra la puerta a que se siga investigando para comprobar si en ese tramo, con una reducción drástica de 200 a 80 kilómetros por hora, se necesitaban medidas adicionales de seguridad y así se determina por consenso técnico, puesto que en caso contrario tal apreciación es "prematura y carente de base suficiente".

En Monforte de Lemos, un municipio lucense agraciado con el primer premio del sorteo de El Niño, es difícil encontrar a alguien que no se compadezca del piloto, un hombre que nació allí y del que dicen que siempre fue "divertido, alegre, responsable" y con una sonrisa perenne. Quienes lo conocen piden que se analicen bien las causas.

21 del mes pasado. Se cumplen esa jornada dos meses y medio de la muerte violenta de la niña Asunta, y sus padres, Rosario Porto y Alfonso Basterra, siguen encarcelados por la presunta comisión de un delito de asesinato en régimen de prisión provisional comunicada y sin fianza.

Los investigadores creen que no hay más culpables que la abogada y el periodista y piensan que ambos habían estado haciendo acopio de pastillas, presuntamente para drogar a esta niña de altas capacidades que iba un curso adelantada.

El instructor está convencido de que los progenitores de la menor tenían un plan concordado para matarla bajo el cual él se encargaría de drogarla hasta el aturdimiento con el propósito de facilitar la asfixia mecánica que ejecutaría ella.

Esta semana continúan las declaraciones. Mañana es el turno de los familiares del hombre cuyo perfil genético coincide con el de la mancha de semen de la camiseta que llevaba la víctima cuando falleció.

Navidad y Reyes. El temporal se cebó este lunes con el santuario da Virxe da Barca de Muxía (A Coruña), al derribar un muro y dañar la Pedra de Abalar. La construcción religiosa, un símbolo secular de la Galicia marinera, sufrió un incendio el día 25, presumiblemente por la caída de un rayo.

La desgracia sacudió así otra vez a Muxía, la "zona cero" de la catástrofe medioambiental del petrolero 'Prestige'. Aquello fue en noviembre del año 2002. Y a finales de 2013, el fuego devoró la iglesia situada en pleno corazón de A Costa da Morte.

Cada cierto tiempo la desgracia sacude a Galicia, ya sea bajo la forma de tragedia ecológica, adverso meteorológico o de drama humano.

Sandra Sánchez

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha