eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Vitoria, única capital vasca sin toros en fiestas y sin visos de recuperarlos

- PUBLICIDAD -
Vitoria, única capital vasca sin toros en fiestas y sin visos de recuperarlos

Vitoria, única capital vasca sin toros en fiestas y sin visos de recuperarlos

Vitoria, que ayer inició sus fiestas patronales, es la única capital vasca sin corridas de toros, una ausencia que podría convertirse en definitiva tras el anuncio del Ayuntamiento de que el año que viene no convocará un concurso público para explotar la feria taurina.

Mientras los cosos de Bilbao y San Sebastián cuentan ya con un cartel de primeras espadas, en la capital alavesa la actividad taurina se ha restringido este año a la presencia algunas mañanas de vaquillas en el Iradier Arena, el coso local.

La decisión del último gestor de la plaza, el empresario José Cutiño, de renunciar a la prórroga del contrato para organizar la feria reabrió en septiembre del año pasado el debate sobre la celebración de corridas de toros.

Con apenas 21.766 espectadores en los festejos de ese año y una caída de público progresiva y generalizada desde 2010 las voces que cuestionaban la viabilidad de la feria empezaron a cobrar fuerza.

A las tradicionales reivindicaciones de los grupos antitaurinos se unieron en el Ayuntamiento los grupos de EH Bildu, Podemos e Irabazi, que exigieron al alcalde Gorka Urtaran (PNV) que no sacara a concurso una nueva adjudicación. Pese a ello, el equipo de gobierno PNV-PSE inició la licitación de un nuevo contrato que quedó desierto en diciembre. No se presentó ninguna empresa al concurso.

Desde la plataforma Vitoria Protaurina, que agrupa al Club Taurino Alavés y dos peñas de la ciudad, achacan esta situación a que esta licitación última fue "una trampa". Lo asegura a Efe su portavoz, Txemi Corres, que denuncia que, aunque se rebajó el canon para la empresa, la licitación "incrementaban los gastos en más de 40.000 euros" al tener que asumir el coste de la banda municipal y la arena.

Unas condiciones que Corres atribuye al "interés de contentar a EH Bildu, Podemos e Irabazi" tras su apoyo los presupuestos municipales de 2016. Las sospechas de los taurinos sobre el "nulo interés" del Ayuntamiento por las corridas de toros se acentuó cuando en enero un grupo de empresarios, que incluía a Los Chopera, intentaron reservar el coso vitoriano para los días de La Blanca.

"Entonces el Ayuntamiento alegó que tenía la plaza reservada desde mediados de julio hasta mediados de agosto, y no les concedieron el alquiler", recuerda el portavoz de Vitoria Protaurina.

Aquello supuso el portazo definitivo a los toros este año. Además la concejala de Cultura, Estíbaliz Canto (PSE), ya ha anunciado que no habrá una nueva licitación en 2018, con lo que el año que viene tampoco se celebrará la feria taurina.

"Más intencionalidad no puede haber", lamenta Corres, que apunta a la paradoja de que en Azpeitia (Gipuzkoa) y Pamplona, "donde gobierna Bildu", sí hay corridas de toros, mientras que en Vitoria este partido defiende su supresión.

Corres, que reclama al Ayuntamiento un nuevo pliego "como los que se hacían antes", fija para 2019 -año de elecciones- el regreso de los toros a Vitoria.

Pero la esperanza de los grupos animalistas es que este año marque la pauta para los siguientes y se llegue a una prohibición de las corridas de toros en la ciudad.

"Aún hay mucho camino que recorrer, porque no es por una decisión política, sino (que se ha llegado a esta situación) porque ninguna empresa se ha presentado", explica Mariasun Heras, de la Asociación para un Trato Ético de los Animales (ATEA).

El anuncio de que el año que viene tampoco habrá feria es un espaldarazo "para que Vitoria sea una ciudad donde no se torture a toros por diversión", aunque el hecho de que no se trate de una prohibición firme implica para esta activista el riesgo de que se retomen las corridas, como ya sucedió en San Sebastián.

"Cuando el alcalde era Juan Karlos Izaguirre (EH Bildu) se decidió no subvencionar ni promover las corridas de toros, pero con la llegada de otro partido político al gobierno (PNV) han cambiado las tornas", lamenta Heras, que aboga por una ley nacional que prohíba los toros, aunque reconoce que es "poco probable".

"Cada vez hay menos afición y más rechazo social a estos actos", agrega la representante de ATEA, que ve en la actitud de muchas administraciones de no promover las ferias taurinas "el inicio de una muerte por inanición" que, en el caso de Vitoria, se ha traducido en la caída año tras año del número de espectadores. "No hay relevo generacional, y cada vez hay menos interés", sentencia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha