eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las fuerzas afganas no suspenderán sus operaciones durante el invierno

- PUBLICIDAD -
Al menos diez muertos, siete de ellos niños, en dos explosiones en Kabul

Al menos diez muertos, siete de ellos niños, en dos explosiones en Kabul

Las fuerzas de seguridad afganas continuarán sus operaciones antiterroristas durante el invierno, en una decisión excepcional tras enfrentarse este año a una temporada militar "dura y llena de desafíos", la primera sin la OTAN y en la que los talibanes tomaron su primera capital provincial en 14 años.

"No pararemos nuestras operaciones militares ni por un momento y nunca daremos a los terroristas la oportunidad de fortalecer sus filas", declaró hoy el ministro afgano de Interior, Noorulhaq Ulomi, en una rueda de prensa en Kabul.

Las tropas afganas, al igual que los insurgentes, suelen rebajar la intensidad de sus ofensivas durante los meses de invierno debido a la dureza de las temperaturas y las dificultades que crea la nieve en el acceso a muchos lugares remotos del país.

Ulomi explicó que este invierno las operaciones continuarán a su ritmo actual para impedir que los talibanes reorganicen sus frentes de cara a la próxima primavera, cuando los insurgentes inician anualmente su principal campaña de ataques.

El jefe de la agencia de inteligencia afgana, Rahmatullah Nabil, destacó que en esta "dura" temporada las tropas lucharon contra "terroristas afganos, regionales y globales" sin el apoyo directo de las fuerzas extranjeras.

"Los talibanes quisieron capturar amplias áreas, pero las fuerzas afganas lo impidieron", aseguró por su parte el jefe del Ejército, Qadam Shah Shahim, al agregar que el "vencedor" de la batalla en 2015 ha sido la "nación".

Desde el lanzamiento de su ofensiva de primavera el pasado abril, los talibanes se hicieron con el control de varios distritos afganos y eno septiembre lograron capturar por una semana la ciudad nororiental de Kunduz, el mayor logro militar desde la caída de su régimen tras la invasión de Estados Unidos en 2001.

Afganistán está viviendo uno de los años más sangrientos desde la invasión estadounidense, con una guerra abierta que ha causado sólo en el primer semestre 1.592 muertos y 3.329 heridos civiles y ha llevado, de acuerdo con el Gobierno, a 124.000 afganos a buscar refugio en Europa.

La OTAN finalizó a finales de 2014 su misión de combate en Afganistán y desde enero la substituyó por tareas de asistencia y capacitación a cargo de alrededor de 4.000 efectivos.

Estados Unidos, por su parte, tiene a 9.800 soldados en el país asiático, de los que cerca de la mitad permanecerán más allá del final del mandato del presidente, Barack Obama, en enero de 2017.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha