eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La primera piloto de la Patrulla Águila: "Nunca he tenido techos de cristal"

- PUBLICIDAD -
La primera piloto de la Patrulla Águila: "Nunca he tenido techos de cristal"

La primera piloto de la Patrulla Águila: "Nunca he tenido techos de cristal"

Ser mujer y piloto de las Fuerzas Armadas es una realidad cotidiana desde hace décadas, aunque no lo es tanto formar parte de una de sus patrullas acrobáticas, la punta de lanza de la imagen pública del Ejército del Aire en exhibiciones por todo el mundo.

Pionera en la aviación militar ha sido de nuevo la capitán Rosa María García-Malea, la primera piloto de caza española en 2007 y que se ha incorporado recientemente a la Patrulla Águila, unidad acrobática con base en la Academia General del Aire (AGA) de San Javier.

"Como mujer militar nunca he tenido techos de cristal, muchos techos en la vida nos los ponemos las propias personas", asegura a EFE García-Malea, para quien la Patrulla Águila fue siempre "un sueño" después de años pilotando aviones de combate.

Un "sueño", un "orgullo" y un "privilegio total" para una aviadora experimentada que, reconoce, pensó en sus tres hijos antes de embarcarse en esta aventura porque se corre un riesgo "muy alto" allá arriba.

"Es un tren que me pasó ahora y que, o lo cogía, o no volvía a parar", afirma.

Antes de su actual destino de instructora en la Academia General del Aire, la almeriense García-Malea estuvo destinada en la Base Aérea de Zaragoza, donde alcanzó renombre por ser la primera piloto española de combate.

"Mi carrera militar no empieza hoy aunque esto es un reto muy importante para mi. Soy piloto y sabía lo difícil que era pero en vuelo es aún más", destaca.

No ve diferencia alguna con sus compañeros varones porque a ellos les ha costado lo mismo que a ella, aunque también se alegra de que su ejemplo pueda servir para que otras mujeres no se pongan "ellas mismas barreras".

Otra pionera es la capitán Eva Gutiérrez, reciente incorporación desde el pasado mes de enero de la Patrulla Aspa, la unidad acrobática de helicópteros, la única en el mundo que emplea cinco aeronaves en sus exhibiciones.

"Siempre me he sentido como uno más. No hay ninguna diferencia por ser mujer", asegura Gutiérrez, que antes de ser profesora de vuelo en la academia de helicópteros de Armilla (Granada) participó en misiones en el exterior en países como Afganistán.

Lo primero que ha sentido al ser elegida para una unidad de alta cualificación profesional es "orgullo" y una satisfacción añadida después de años de trabajo en unidades de primera línea.

No tiene dudas de que el vuelo acrobático en helicóptero es especialmente complejo porque se trata de un aparato que no está diseñado para este tipo de maniobras.

"Es más complicado hacer acrobacia que volar en Afganistán", medio bromea la capitán Gutiérrez, que reconoce que el vuelo en una zona hostil puede resultar más "tenso" para el piloto pero a la postre es para lo que ha sido entrenado cada día durante años.

La flamante piloto de la "pequeña familia" de la Patrulla Aspa también ha sido acogida con completa normalidad por el resto de pilotos.

Su compañero Rafael Guilabert tiene claro que lo esencial de su trabajo es confiar en todo el equipo, desde el resto de pilotos a los mecánicos que ponen a punto los aparatos.

"Estamos orgullosos de representar al Ejército del Aire pero detrás de nosotros hay mucho trabajo. Gente muy profesional", destaca.

Y, "por encima de todo, la seguridad". No puede haber margen para el error y, por eso, todos los pilotos acrobáticos son además instructores de vuelo en sus respectivas academias.

Es de la misma opinión el comandante Estevan, de la Patrulla Águila, que deja claro que la "vistosidad" de las exhibiciones nunca debe estar reñida con la seguridad para el público, los pilotos y las aeronaves.

El comandante ve con completa normalidad la incorporación de Rosa María García-Malea a lo "máximo" en la acrobacia militar española.

"Es una compañera más, una excelente profesional y es exactamente igual que el resto del equipo", ha insistido.

España cuenta con cuatro patrullas acrobáticas, la Patrulla Águila, con aviones C-101; la Patrulla Aspa, pionera en la acrobacia de helicóptero; la Patrulla Acrobática de Paracaidismo (PAPEA) con base en Alcantarilla (Murcia), y la Patrulla de Aeromodelismo.

Todas ellas han presentado hoy en la Academia General del Aire de San Javier su temporada de exhibiciones aéreas para el año 2017, que comienzan el mes de mayo y finalizan en octubre.

El calendario prevé más de una veintena de festivales en España y una docena en el extranjero.

Destacan la exhibición de la Patrulla Águila en el Gran Premio de Jerez o la todavía por confirmar inauguración del nuevo estadio Wanda Metropolitano del Atlético de Madrid, a cargo de los patrulla paracaidista.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha