eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El teniente Sánchez, un psicólogo uniformado en el sur del Líbano

- PUBLICIDAD -
El teniente Sánchez, un psicólogo uniformado en el sur del Líbano

El teniente Sánchez, un psicólogo uniformado en el sur del Líbano

El teniente Antonio Esteban Sánchez, desplegado en el sur del Líbano en el marco de la Fuerza de la ONU para este país (FINUL), compagina su labor como psicólogo del contingente español con clases en un centro libanés para niños discapacitados.

El teniente Sánchez explicó a Efe que la idea de dar clases en el sur del país, durante sus seis meses de misión, surgió del Programa de Cooperación Cívico-Militar (CIMIC), y comenzó a aplicarse en diciembre, tras visitar el centro y elaborar un proyecto.

"Trabajamos con intérpretes por la barrera del idioma, casi siempre viene la misma porque se ha logrado establecer una relación con los chicos, que es fundamental. Además me ayuda mucho a trabajar con ellos y traduce las láminas al árabe", aseguró.

Además de intentar mejorar las habilidades de sus alumnos, de entre 4 y 20 años de edad, el teniente español espera que los pocos meses que estará en el Líbano servirán también para que su método arraigue en la escuela "Farah", en la localidad meridional de Adeisse.

"Mi granito de arena es que la psicóloga continúe aplicando el método que uso", para intentar contribuir a que cada niño alcance el máximo de sus capacidades, indica el militar español, que desarrolla su labor en el centro un día cada dos semanas.

Aunque no entra a valorar ni a explicar el método que aplica el colegio, Sánchez destaca que, en general, el trabajo actual y la calidad humana de los educadores "es muy buena" aunque precisa que "faltan medios e inversiones" que "poco a poco se están consiguiendo".

"Lo que estamos haciendo es mejorar el aprendizaje, porque todas las discapacidades no son las mismas y en cada una de ellas hay cierto techo. Con el programa que estamos aplicando queremos desarrollar las habilidades cognitivas básicas para que cada uno, dentro de sus posibilidades, de su incapacidad, pueda conseguir su techo", explica.

Los alumnos están divididos por edades, en dos grupos, entre los cuatro y los nueve y entre los once y los veinte, y para su aprendizaje se está aplicando un programa "basado en el entrenamiento de actividades cognitivas básicas".

"Temas como memoria o funciones ejecutivas que sirven para establecer planificación, planes para estructurar una situación y resolver algún tipo de problemas", dice.

De ese modo, argumenta, "estas habilidades cognitivas básicas van a servir para que el sujeto, en definitiva, vaya mejorando sus habilidades de aprendizaje, como el tema de lectura, escritura y adquiriendo más conocimiento. Es un proceso educativo para que adquiera las mayores habilidades que pueda".

"Aunque una persona tenga discapacidad, si tiene un enriquecimiento cognitivo y si se trabaja con él puede llegar al techo de sus posibilidades y funcionar como cualquiera persona", concluyó.

Para ello, intenta que las actividades sean "llamativas", lúdicas y significativas, con el objetivo de que cada una sirva para desarrollar algo. "Colorear para la motricidad de la mano, pintar para escribir y la atención o un dibujo para memorizar, entre otras cosas. No quiero que se trabaje al tuntún", apunta.

Asegura que no tiene problemas para compaginar su tiempo enseñando a estos dos grupos de niños discapacitados, con su trabajo en el cuartel Miguel de Cervantes, donde están desplegadas las tropas españolas de la FINUL, y en el que lleva a cabo un trabajo "preventivo".

"En la base hago un trabajo preventivo, sobre todo de apoyo en caso de que haya algún problema con la familia que quedó en el país. Acá no tenemos problemas porque venimos concienciados de casa", comenta.

Para María Srour, la directora del centro donde ejerce temporalmente su labor el teniente Sánchez, la presencia del psicólogo español "es muy positiva".

"Como centro, nos interesa saber todo lo nuevo y los adelantos que hay en la materia. Aprendemos mucho de él", declaró a Efe Srour.

La directora comentó que, en un principio, pensó que el hecho de que el teniente impartiera sus clases con el uniforme militar, podría crear barreras.

"Sin embargo", agregó, "los niños se han compenetrado con él, y él, por su parte, ha demostrado tanto interés y amor que los niños están felices", concluyó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha