eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La violencia empaña una manifestación de estudiantes chilenos en Santiago de Chile

- PUBLICIDAD -
La violencia empaña una manifestación de estudiantes chilenos en Santiago de Chile

La violencia empaña una manifestación de estudiantes chilenos en Santiago de Chile

Las calles de Santiago fueron hoy el escenario de una nueva marcha de estudiantes, convocada por los alumnos de secundaria con apoyo de los universitarios, que se vio empañada por violentos enfrentamientos entre los manifestantes y la policía.

Un mes después de una multitudinaria manifestación en la capital chilena, los estudiantes pretendían retomar la movilizaciones para exigir al Gobierno la reforma del modelo educativo y que se fortalezca la enseñanza pública.

La Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces) calculó que más de 70.000 personas los participantes en la movilización de hoy.

En el primer balance de Carabineros (policía militarizada), la protesta dejó algunas decenas de detenidos y dos policías lesionados.

Los manifestantes se congregaron frente a la Universidad de Santiago (Usach) y empezaron a caminar por la Alameda, la principal avenida de la ciudad.

El trazado previsto y aprobado por las autoridades contemplaba recorrer un tramo de la Alameda y dirigirse después hacia el sector del Club Hípico, para no acercarse demasiado a la zona donde se encuentra el Palacio presidencial de La Moneda y la mayoría de los Ministerios.

Los incidentes empezaron pocos minutos después del inicio de la manifestación, cuando grupos de jóvenes encapuchados lanzaron piedras a la policía y trataron de mover las vallas que los Carabineros había instalado para impedir que los manifestantes siguieran caminando hacia al palacio presidencial.

La policía repelió los ataques empleando chorros de agua y gases lacrimógenos y la columna de manifestantes se partió en dos.

La mayoría de los asistentes pudo superar el sector donde se producían las escaramuzas y llegó al punto final en el que se realizó un acto cultural.

Muchos jóvenes, sin embargo, quedaron rezagados en la Alameda, rodeados por grupos de encapuchados que se enfrentaban con unidades de Carabineros en calles aledañas.

Desde que empezaron las protestas del movimiento estudiantil, en mayo del año pasado, una de sus principales demandas ha sido que la enseñanza básica y secundaria sean competencias del Gobierno y no de los municipios, como ocurre en la actualidad.

En estas últimas semanas, sin embargo, los dirigentes han centrado sus discursos en el debate sobre los Presupuestos de 2013, que el Gobierno del conservador Sebastián Piñera debe enviar al Congreso antes de que finalice este mes.

Los estudiantes quieren influir en esa discusión para conseguir que se destine más dinero al reforzamiento de la educación pública en el país.

"Se viene una discusión muy importante (...) porque donde el Estado pone el dinero es donde están sus preferencias", indicó a Efe Noam Titelman, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC).

"La pelea está en si el dinero se va a poner con la misma lógica que hasta ahora, subsidiando la demanda y por lo tanto al sector privado, o si va a haber un énfasis en la educación pública, que ha estado prácticamente abandonada", agregó.

Según este dirigente, el porcentaje de alumnos de educación primaria y secundaria matriculados en escuelas públicas en Chile alcanza el 40 %, mientras que el promedio en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es del 90 %.

Los dirigentes de los estudiantes consideran insuficientes las últimas acciones del Gobierno, que esta semana ha promulgado una reforma tributaria que permitiría recaudar mil millones de dólares adicionales para financiar mejoras en el sistema educativo.

También ha promulgado una ley que reduce desde un 6 % a un 2 % los intereses de los créditos que los estudiantes universitarios deben contratar en el sistema bancario para financiar sus carreras, debido a los elevados aranceles que cobran las universidades.

"Son recursos que solo subsidian la demanda y competir en el sector privado", señaló Titelman, quien resaltó que el modelo educativo chileno, cimentado bajo la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), es uno de los más injusto del mundo.

El dirigente de la FEUC valoró positivamente el encuentro que los líderes del movimiento estudiantil mantuvieron recientemente con el ministro de Educación, Harald Beyer, para plantearle sus demandas.

"Lo más probable es que esta semana tengamos su respuesta", dijo Titelman, que anunció que los estudiantes universitarios han convocado otra manifestación para el 11 de octubre.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha