eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

COP23, pantalla de la resistencia interna de EE.UU. al adiós a París de Trump

- PUBLICIDAD -
COP23, pantalla de la resistencia interna de EE.UU. al adiós a París de Trump

COP23, pantalla de la resistencia interna de EE.UU. al adiós a París de Trump

La Cumbre del Clima de Bonn, la COP23, fue hoy plataforma de la resistencia interna estadounidense a la decisión del presidente Donald Trump de abandonar el Acuerdo de París, plasmada en las múltiples voces políticas de la gran potencia que apuestan por mantener los compromisos climáticos.

"Ni siquiera el hombre más poderoso de Estados Unidos puede detener el desarrollo de las energías limpias", apuntó el senador por Hawai Brian Schatz, quien recordó desde la antigua capital federal alemana que de esas inversiones dependen millones de puestos de trabajo.

La decisión de abandonar el Acuerdo de París no solo aisla a Trump frente al resto del mundo, sino también en su país, sostuvo su colega por Massachussetts, Ed Markey, quien recordó que el presidente ocupa un mandato "temporal", mientras que la lucha climática es una apuesta "de futuro".

Estados Unidos será el único país fuera de los compromisos de París, ya que tanto Nicaragua como Siria -los últimos que seguían fuera del Acuerdo- han anunciado su disposición a suscribirlo, recordó Markey, demócrata, como Schatz.

Ambos senadores acudieron a Bonn junto a sus correligionarios Ben Cardin, de Maryland, y Sheldon Whitehouse, de Rhode Island, en una jornada marcada por la presencia en Bonn del exvicepresidente Al Gore, Premio Nobel de la Paz 2007 y paladín de la lucha climática.

Asimismo asistió a Bonn el exalcalde de Nueva York y poderoso magnate Michael Bloomberg, impulsor junto al gobernador de California Jerry Brown de la iniciativa "America's Pledge", que aglutina a representantes de poderes locales, universidades y mundo empresarial comprometidos con la defensa del Acuerdo de París.

"Cada vez son más los gobernadores, alcaldes, empresarios y otros actores de Estados Unidos que dan un paso adelante para liderar la batalla contra el cambio climático", apuntó, en un comunicado la sección estadounidense World Wildlife Fund (WWF).

Para esta organización medioambiental, "los líderes subnacionales son clave en el sistema federal del país y su economía de mercado", por lo que su voluntad de mantenerse dentro de los compromisos con París implican que Estados Unidos sigue, de facto, dentro.

La COP23 arrancó el pasado día 6 y entrará la próxima semana en su ronda decisiva con la intervención de líderes como la canciller Angela Merkel, quien en su habitual mensaje semanal a sus compatriotas apremió a las potencias industriales a asumir su responsabilidad frente al calentamiento de la Tierra.

"La urgencia es grande, como muestran las catástrofes naturales. Cuando hablamos de migraciones sabemos que estas a menudo están indirectamente condicionadas por el cambio climático", apuntó Merkel, quien el próximo miércoles intervendrá ante el plenario.

La delegación oficial estadounidense en la cumbre es de formato reducido y sin representantes de alto rango, reflejo de la decisión de Trump de abandonar el Acuerdo de París lo antes posible, lo que se haría efectivo a finales de 2020.

Por contra, día a día se han multiplicado las presentaciones de informes, iniciativas o plataformas como la denominada "We are still in" -"Seguimos dentro", suscritas por senadores, gobernadores y alcaldes, incluidos del bando republicanos.

En todas ellas, Trump es una figura hostil, del mismo modo que, fuera de las sesiones de la COP23, el presidente estadounidense representa al enemigo climático común.

Las alusiones al líder de la Casa Blanca dominaron la marcha de protesta que discurrió hoy por las calles de Bonn, en que miles de manifestantes reclamaron acciones contundentes contra el calentamiento de la tierra.

La manifestación comenzó a las 11.11 hora local (10.11 GMT), momento en que tradicionalmente se inicia la temporada de carnaval en el populoso "Land" de Renania del Norte-Westfalia.

Fue una marcha carnavalesca, salpicada por cientos de disfraces, máscaras y pancartas desfilando bajo la lluvia y con Trump como protagonista dominante, seguido de Merkel, a la que se recriminó haberse "dormido" en la defensa del medio ambiente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha