eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Tribunal supremo papú rechaza devolver los servicios al centro de inmigrantes clausurado

- PUBLICIDAD -
El Tribunal supremo papú rechaza devolver los servicios al centro de inmigrantes clausurado

El Tribunal supremo papú rechaza devolver los servicios al centro de inmigrantes clausurado

El Tribunal Supremo de Papúa Nueva Guinea rechazó hoy una petición para restaurar los servicios del desmantelado centro para inmigrantes gestionado por Australia en la isla Manus, lo que agudiza más la situación de unos 600 refugiados.

El fallo supone una mayor presión en unos 600 hombres que se niegan a ser trasladados a los nuevos centros de tránsito por considerarlos inseguros.

El recurso fue presentado por los abogados del refugiado y periodista iraní Behrouz Boochani para que se abastezca de electricidad, agua, alimentos y servicios médicos a este desmantelado centro alegando la protección de los derechos humanos, según la agencia local AAP.

"Ahora el Tribunal de PNG rechazó nuestra solicitud. Esto supone que el gobierno nos puede matar privándonos del acceso a la comida. Estamos fuera de cualquier ley", dijo en un tuit Boochani.

Este centro, que fue cerrado la semana pasada en cumplimiento de un fallo del Supremo papú que lo declaró ilegal, ha sido desmantelado completamente y las autoridades preven que las Fuerzas Armadas tomen control de sus terrenos.

"Todos los equipos y estructuras necesarias para brindar servicios han sido removidos y no es posible restaurar más ningún servicio", confirmó el ministro de Inmigración y Seguridad de Fronteras papú, Petrus Thomas, en declaraciones citadas por el Post Courier de su país.

El centro de refugiados de Manus y otro en Nauru, en el Pacífico, abrieron después de que Australia reactivara en 2012 su controvertida política de tramitar solicitudes de asilo en terceros países.

La ONU y grupos de defensa de los derechos humanos han criticado con anterioridad estos centros de detención al calificar de inhumanas las precarias condiciones en las que viven los internos y los abusos que padecen.

Muchos de los internos en Manus y Nauru han huido de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria; otros han escapado de la discriminación como las minorías rohinyá, en Birmania (Myanmar), o bidún, en la región del Golfo.

Australia firmó un acuerdo el año pasado con la administración del entonces presidente estadounidense Barak Obama para acoger unos 1.250 inmigrantes de Manus y Nauru, que Donald Trump calificó de estúpido, y desde entonces Washington solo ha recibido a medio centenar de refugiados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha