eldiario.es

China quiere vetar a los diputados activistas de Hong Kong que se rebelaron en la jura del cargo

Parlamentarios de Hong Kong afines a Pekín se van del pleno para bloquear la repetición de la toma de posesión de activistas pro democracia

Su primer juramento fue suspendido tras mostrar banderas que rezaban "Hong Kong no es China" y jurar lealtad a la "Reputa Popular" de China

El gobierno había intentado el martes impedir a los diputados repetir el juramento y un juez de la corte suprema ha abierto un caso contra ellos

- PUBLICIDAD -
Manifestantes chinos se defienden con paraguas de la represión policial con gas pimienta durante las protestas en Hong Kong Foto: Vincent Yu, File/AP

Manifestantes se defienden con paraguas de la represión policial con gas pimienta durante las protestas en Hong Kong Foto: Vincent Yu, File/AP

Docenas de diputados afines a China abandonaron este miércoles la asamblea de Hong Kong para frenar la toma de posesión de dos políticos en favor de la independencia.

Sixtus 'Baggio' Leung y Yau Wai-Ching, del partido activista radical Youngspiration, estaban entre los cinco parlamentarios que tenían que repetir su toma de posesión para poder asumir el cargo. Son parte de una nueva ola de candidatos activistas elegidos el mes pasado en un contexto de creciente enemistad contra China en la región semiautónoma de Hong Kong.

Yau y Leung desataron la ira del establishment pro Pekín cuando sus primeros juramentos fueron rechazados la semana pasada por las autoridades legislativas. En aquella ocasión, juraron lealtad a la “nación de Hong Kong” y desplegaron un cartel que rezaba “Hong Kong no es China”, usando un lenguaje que algunos parlamentarios describieron como jerga japonesa despectiva.

En la ceremonia de apertura de la asamblea legislativa la semana pasada, los dos activistas y otros diputados en favor de la democracia alteraron el tradicional juramento, el cual pide a los legisladores jurar lealtad a “la región administrativa especial de Hong Kong de la República Popular de China”.

Leung y Yau pronunciaron mal el nombre de China, diciendo Shina, un término japonés antiguo para referirse al país y considerado como despectivo. Leung cruzó los dedos al jurar el cargo con la bandera “Hong Kong no es China”, mientras que Yau juró lealtad a “la región administrativa especial de la Reputa Popular de Shina” [People's Refucking of Shina en el texto original].

Otros activistas elegidos recientemente también utilizaron su toma de posesión como acto de protesta. El activista Nathan Law, por ejemplo, citó a Mahatma Gandhi para protestar contra el gobierno chino. “Me podéis encadenar, me podéis torturar, incluso podéis destrozar mi cuerpo. Pero nunca encarcelaréis mi mente”, señaló el diputado de 23 años.

Eddie Chu, otro miembro de la nueva generación de políticos leyó todo su juramento pero añadió: “Democracia y autodeterminación. La autocracia morirá”. Un quinto activista leyó su juramento como si fuera en cámara lenta.

El miércoles, después de que otros dos diputados recitasen apropiadamente sus juramentos, los parlamentarios afines a China salieron del hemiciclo, privando a la cámara del quorum necesario para continuar con la sesión. Además, criticaron muy duro a Leung y Yau por ser “irrespetuosos” e insultar a China y exigieron sus disculpas.

El presidente de la cámara pospuso la sesión tras 15 minutos porque no había suficientes miembros presentes para poder continuar. No está claro cuándo tendrá lugar la toma de posesión.

La experimentada diputada afín a Pekín Regina Ip señaló que, por lo general, rechazaba el abandono de la sala, pero que no tuvieron opción después de que la pareja se negase a pedir perdón por “insultar a la madre patria”.

“Este es un caso excepcional que afecta a un principio fundamental, que es la lealtad a tu país y la fidelidad a nuestro juramento de defensa de... la ley”, señaló.

Yau ha explicado que es el ala afín a China la que debe pedir perdón, ya que “es la que realmente ha traicionado al pueblo de Hong Kong”.

El nuevo presidente de la cámara legislativa, Andrew Leung, una figura del establishment, se mantuvo en su posición de resistencia a los esfuerzos del gobierno para vetar a Yau y Leung. “Han sido debidamente electos... y tengo un deber constitucional de salvaguardar sus derechos para que cumplan sus deberes como miembros del consejo legislativo”, ha explicado.

El gobierno había intentado el martes impedir a la pareja volver a tomar posesión, pero su intento legal, sin precedentes, de intentar frenar el juramento, fracasó. Sin embargo, el juez de la corte suprema Thomas Au ha aprobado la solicitud del gobierno para una revisión judicial del caso, que tendrá lugar a principios del mes que viene y en el cual las autoridades impugnarán la decisión de permitir a Leung, de 30 años, y a Yau, 25, repetir sus juramentos.

La pareja es parte de una nueva generación de activistas de Hong Kong resueltos a imponer los asuntos de la independencia y la autodeterminación en la agenda política principal.

El miércoles, fuera de la asamblea, cientos de manifestantes afines a Pekín se amontonaron en las calles, algunos con pancartas de la pareja vestida en uniformes del ejército japonés que los acusaban de “traidores” y “perros”. Otros coreaban que los dos diputados deberían ser depuestos para proteger la “dignidad” de China.

Traducido por Javier Biosca Azcoiti

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha