eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

El primer ministro francés cree que la crisis de refugiados pone en riesgo la idea de Europa

Manuel Valls considera que, si no se toman medidas para controlar las fronteras del continente, "se desestabilizarán totalmente nuestras sociedades" y "la propia idea de Europa será cuestionada"

Austria ha limitado unilateralmente su capacidad de acogida mientras Alemania defiende "invertir miles de millones" en los países de los que provienen los refugiados

- PUBLICIDAD -
El Ministro francés de Interior espera que las autoridades locales prohíban actuar a Dieudonné

El ministro francés de Interior, Manuel Valls, en una imagen de archivo. EFE

El primer ministro francés, Manuel Valls, ha manifestado que Europa no puede acoger a todos los refugiados que huyen de la guerra en Irak y Siria sin poner en grave peligro el propio concepto de Europa. En declaraciones a la BBC en el Foro Económico de Davos, ha dicho que Europa necesita tomar medidas urgentes para controlar sus fronteras exteriores. "Si no, se desestabilizarán totalmente nuestras sociedades", ha advertido.

Cuando le han preguntado por los controles fronterizos dentro de Europa, que muchos temen que pongan en riesgo la zona de libre circulación de Schengen, Valls ha afirmado que es el concepto de Europa el que está en peligro. "Si Europa no es capaz de proteger sus propias fronteras, es la propia idea de Europa la que será cuestionada", ha vaticinado. En su opinión, enviar a los refugiados el mensaje "Venid, seréis bienvenidos" provoca grandes desplazamientos de población. "Hoy en día, cuando hablamos en Europa, unos segundos más tarde está en los smartphones de los campos de refugiados", ha afirmado.

"Hoy en día, cuando hablamos en Europa, unos segundos más tarde está en los smartphones de los campos de refugiados"

Más de 40 personas han muerto ahogadas en la madrugada de este viernes en dos naufragios en el mar Egeo, entre Grecia y Turquía. Grecia es, precisamente, la principal puerta de entrada para cientos de miles de personas que buscan seguridad o una vida mejor en Europa.

La guardia costera griega ha informado de que 34 personas se han ahogado cuando se ha hundido un velero de madera que llevaba a migrantes cerca de la costa del pequeño islote de Kalolimnos. Varias embarcaciones de los guardacostas, un helicóptero y barcos privados estaban todavía buscando en la zona. Algunas horas antes, seis niños y una mujer se han ahogado tras un naufragio en las cercanías de la isla de Farmakonissi.

Los refugiados evitan Francia

En los últimos días, Valls ha estado difundiendo en Francia su mensaje de que Europa no puede recibir a todos los refugiados. Al contrario que Alemania, Francia no ha abierto sus puertas a grandes cantidades de personas. El presidente francés, François Hollande, tras cerrarse en banda al principio y oponerse a las cuotas, anunció que Francia acogerá a 24.000 refugiados antes del próximo año. La opinión pública francesa está dividida, aunque al menos la mitad se opone a la llegada de más refugiados.

Los propios solicitantes de asilo a menudo evitan Francia en favor de otros países del norte. Cuando varios representantes galos viajaron a Alemania el año pasado con el fin de convencer a un pequeño grupo de refugiados para que solicitaran asilo, les costó persuadirlos, y los autobuses oficiales que salieron hacia Francia no se llenaron. Esta reticencia se debe a varios motivos: el país tiene un desempleo de más del 10% –el doble que Alemania–, pero también tiene un historial previo de lentitud en los procesos de solicitud de asilo.

"La UE está unida en la necesidad de reducir la presión migratoria. Si se destruye el sistema Schengen, Europa estará dramáticamente en peligro, tanto en lo político como en lo económico"

Las historias de mano dura policial en lugares como Calais también desalientan a algunos refugiados. El debate político actual sobre identidad nacional e islam, a menudo inspirado por las ideas de la ultraderecha, ha creado un ambiente en el que aceptar a los recién llegados se ve como algo problemático.

El miércoles, Austria anunció que planea limitar el número de personas que pueden solicitar asilo al 1,5% de su población en los próximos cuatro años. Para 2016, el Gobierno indicó que el número se limitará a 37.500.

Este viernes, el ministro alemán de Economía, Wolfgang Schäuble, ha asegurado que Europa se está quedando sin tiempo para encontrar soluciones a la crisis. En declaraciones al Spiegel Online, ha manifestado que, aunque los miembros de la UE están de acuerdo en que las cifras de refugiados tienen que reducirse, la UE sigue muy dividida en cómo lograr esa reducción.

También ha asegurado que el anuncio de Austria le pilló por sorpresa. "Tuve que respirar hondo cuando oí que tomaron esa decisión sin hablar con nosotros", ha dicho. "Sabemos que las capacidades de los países de la UE no son inagotables. No merece la pena que nos critiquemos unos a otros", ha agregado. Schäuble ha negado que Alemania esté cada vez más aislada en este asunto. Ha defendido que hay un sentimiento compartido de creciente urgencia por resolver los problemas de las regiones de las que proceden los refugiados.

"La UE está unida en la necesidad de reducir la presión migratoria. Si se destruye el sistema Schengen, Europa estará dramáticamente en peligro, tanto en lo político como en lo económico. Por eso nosotros, los europeos, tenemos que invertir miles de millones en Turquía, Libia, Jordania y otros países de la región lo más rápido posible, tanto como pueda cada uno", ha pedido. Su sugerencia de un impuesto europeo a la gasolina para contribuir a financiar esa ayuda ha tenido pocos apoyos.

Traducción de:  Jaime Sevilla

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha