eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bisexual y visible

Manifestación en favor de la diversidad sexual.

Resulta innegable que la situación del colectivo de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales (LGTB) en España es mucho mejor que hace apenas unas décadas. Es más, España se encuentra a la cabeza de Europa y del Mundo en cuanto a la aceptación de las personas LGTB. De hecho, podemos presumir de haber sido uno de los países pioneros en la aprobación de -casi- plenos derechos para las personas LGTB.

A pesar de todo lo positivo, aún nos queda un arduo camino que recorrer para conseguir la igualdad real. El pasado mes de enero, solo en Madrid se llegaron a registrar siete agresiones homofóbicas y transfóbicas. Una realidad que, si ya de por sí resulta estremecedora, debemos contemplar a la luz de un contexto marcado además por la invisibilidad de las agresiones. Según los datos extraídos por la Federación Estatal de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales ( FELGTB), de todas las personas LGTB agredidas, tan solo un 10% llegan a denunciar la agresión, lo que nos indica que quizás solo hemos alcanzado a ver la punta del iceberg de este problema. Sin duda nos encontramos ante un nuevo escenario en el que actúan viejos conocidos: la invisibilidad y la LGTBfobia, y con ellos un nuevo reto que enfrentar, acabar con los delitos de odio hacia personas LGTB.

Para alcanzar este nuevo horizonte, el movimiento LGTB afronta la tarea de abrazar (más si cabe) la diversidad que hay dentro de él y trazar una nueva hoja de ruta. El colectivo trans sigue altamente desprotegido y es el más vulnerable e invisible en relación tanto a los delitos de odio o experiencias de discriminación como al reconocimiento de su realidad. A esto debemos sumar la necesidad de incluir a los menores trans en nuestras reivindicaciones para que nunca más se llegue a producir un asesinato social como el de Alan, el adolescente transexual que se quitó la vida ante la intensidad del acoso al que estaba sometido en el interior del sistema educativo.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

La gran evasión

Ciento dos metros tenía el túnel con el que logró escapar el preso Paul Royle de un campo de concentración nazi que todos conocimos gracias a la recreación de 'La Gran Evasión'. Todavía sentimos inquietud al volver a ver a ese grupo de presos sacar puñado a puñado de tierra de su túnel excavado con las manos y distraerlo entre la tierra de un huerto en el patio, a la vista de los nazis. Más fácil lo tuvo Baltasar Santos que durante diez años y a la vista de todos sacó tres kilómetros del subsuelo de Navalcarnero con unas galerías más propias de tiempos de los romanos.

La Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid dice tiene por objeto la protección, conservación, investigación, difusión y enriquecimiento del patrimonio histórico ubicado en el territorio de la Comunidad de Madrid.

Sin embargo, el Gobierno del PP da la impresión de ejercer de cómplice necesario para la destrucción de patrimonio con el dinero de todos. Cuando algunos responsables políticos del PP amenazan con la huida de la inversión hay que preguntarles qué ha pasado con muchas de esas inversiones que han dejado una deuda inasumible para los municipios a cambio de despilfarros inconcebibles en obras innecesarias cuyo uso público está por ver.

Seguir leyendo »

Coreografía política y zonas de penumbra

Estaba yo dando vueltas a la posibilidad de que emitieran por streaming las mesas de negociación en las que se va a propiciar una mayoría para la investidura de un presidente del Gobierno, cuando leí la sentencia de Miguel Ángel Aguilar. Era algo así como "En el amor, como en las negociaciones, se necesitan zonas de penumbra". Y entendí de sopetón que la transparencia es perfecta cuando existen zonas de penumbra que contradigan la máxima iluminación.

Las negociaciones son coreografía política, con pasos muy preparados en la que todos deben bailar al unísono. Negociar es bailar en grupo, por lo que se necesita una gran preparación previa y un alto nivel de conocimiento del género, de la época de la música. El público no importa hasta la representación final. El espectáculo es el final de una serie de ensayos, horas de trabajo y preparación. Negociar es empezar, preparar, debatir, escribir, proponer y convencer; leer, empezar, preparar, debatir, ceder y convencer.

Solo los defensores de la luz pueden proponer zonas de penumbra, la luz lo es porque existe oscuridad. Y vean que no digo opacidad sino oscuridad. La oscuridad inspira, permite imaginar, arropa, provoca sinceridades, anima a la verdad, y lo que esconde no es relevante para ese momento. Ocurre así también en el amor. Esa parte íntima, no invadible de los amantes que se hablan a espaldas del público, que se tocan al final del patio de butacas, que se arrullan al apagarse la luz, señal inequívoca de que algo va a empezar.

Seguir leyendo »

Asimetría entre la protección del derecho a hacer huelga y no hacerla

Este próximo jueves 11 de febrero en Madrid multitud de organizaciones sindicales están convocando una manifestación para reivindicar algo que parecía tan obvio y superado como que la huelga no es delito.

En estos momentos hay en nuestro Estado más de 300 sindicalistas que podrían afrontar penas de cárcel por ejercer este derecho básico y que se encuentra reconocido en la Constitución Española (artículo 28.2), así como en el Real Decreto-Ley 17/1977, de 4 de marzo de Relaciones de Trabajo. Igualmente, la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea lo incluye expresamente, así como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas. Como vemos, hay un amplio sustento legal que protege el derecho a la huelga.

Sin embargo, también hay en nuestro Código Penal un resquicio legal para criminalizarla. Se trata del punto 3 del artículo 315, que contempla la protección de aquellos que, habiendo huelga, quieren ejercer su derecho a trabajar igualmente. Es decir, mediante este apartado se criminaliza de manera feroz la actividad de los piquetes informativos. De esta manera, a los más de 300 afectados se les está acusando fundamentalmente de impedir el acceso al lugar de trabajo de los que no quieren hacer huelga, y con estas acusaciones, mayormente sostenidas sin ningún tipo de prueba, se les hacen cargos penales.

Seguir leyendo »

Nadie es profeta en su tierra

El pasado jueves participé como ponentes en París, en la Asamblea Parlamentaria de la OCDE, en la que se presentó el informe 'Financing Democracy' sobre la financiación de partidos políticos y los riesgos de condicionamiento de sus políticas. Este informe arroja datos especialmente preocupantes para España: 9 de cada 10 personas desconfían del Gobierno y el 95% de la población desconfía de los partidos políticos. Son datos que no nos pueden pillar por sorpresa, pues esa desconfianza es la que nos llevó a juntarnos primero para protestar en las plazas y después a construir una herramienta política como Podemos.

En la intervención en la OCDE contamos nuestra experiencia como ejemplo de otra forma de gestionar la financiación y la transparencia. Para conseguir que la ciudadanía recupere su confianza en las instituciones hay que predicar con el ejemplo y hacer las cosas de forma diferente. En Podemos lo entendimos desde el primer momento, por eso nuestros sistemas de financiación se basan en los principios de  independencia, participación y transparencia. El desarrollo de estos mecanismos en herramientas concretas constituye la mejor vacuna contra la corrupción y el fraude.

Este es el cuarto encuentro internacional sobre financiación de partidos y transparencia en el que participamos. En los últimos meses hemos viajado a Suecia, México, o India de la mano de la ONG IDEA Internacional, para compartir la experiencia de Podemos en esta materia ante partidos y organismos de todo el mundo. Nuestro sistema de financiación  y transparencia es considerado como un ejemplo internacional por las innovaciones que hemos introducido en materia de rendición de cuentas y financiación participativa.

Seguir leyendo »

Más sobre títeres y miedo

Atónita asisto al último esperpento madrileño centrado en la obra de títeres que ha terminado con el encarcelamiento de los titiriteros.

En la polémica y debate abiertos se discute si la obra enaltecía el terrorismo y si era adecuada para público infantil. Con respecto al primer tema, antes de opinar, es interesante leer el resumen del guion de la obra publicada en eldiario.es para saber por qué aparecía esa pancarta en la obra. Podrá gustar más o menos el hilo argumental, pero es obvio que no se enaltecía la violencia terrorista, sino que los muñecos que mostraban la pancarta representaban a policías que trataban de incriminar a otro de los muñecos como terrorista.

Si tuviesen que ser detenidos los actores y directores de cine y teatro que han representado alguna escena en la que un personaje defiende la violencia, el robo o el terror, nos encontraríamos con las prisiones llenas de gente del mundo de la escena.

Seguir leyendo »

La culpa de todo es suya

35 Comentarios

Por fin los titiriteros están encerrados. Por fin se ha hecho justicia.

Antes que nada, tenemos que celebrar  la victoria de la colaboración entre la ciudadanía y las fuerzas de seguridad que, en perfecta armonía, lograron lo que años de  investigación criminal con enormes costes y sufrimiento no han conseguido.

En su heroica acción, la policía consiguió salvar a unos niños de unos malvados terroristas vestidos de titiriteros que les amenazaban desde el escenario. Los agentes, arriesgando su propia vida, redujeron a los dos individuos, les bajaron del escenario y les metieron en la cárcel directamente, a buen recaudo.

Seguir leyendo »

TTIP: ¿mitos o realidades?

37 Comentarios

Durante los últimos meses son muchas y muy diversas las afirmaciones que se han publicado en contra del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Europa, más conocido como TTIP (por sus siglas en inglés: Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión). ¿Hasta qué punto se basan en mitos o en realidades?

El TTIP es un acuerdo que se está negociando entre la Unión Europea y EEUU: para avanzar hacia un mercado único entre ambas regiones, más integrado y más grande y por lo tanto, más favorable para el crecimiento económico, la inversión y el empleo en ambos lados del Atlántico. El TTIP se lleva negociando desde hace más de dos años y a lo largo de 2016 deberían finalizar las negociaciones. Es ahora más importante si cabe que nunca conocer las implicaciones que este acuerdo tendrá para la sociedad europea y española en particular.

Las implicaciones del TTIP para el poder de las empresas, la posible pérdida de empleos en determinados sectores, la defensa del medio ambiente, el riesgo para los estándares alimentarios o los derechos laborales preocupan a gran parte de la sociedad europea. Para despejar algunas de las dudas existentes, me gustaría dar respuesta a algunos de los mitos más recurrentes que existen sobre estos puntos en relación al TTIP:

Seguir leyendo »

El único plan B para cambiar Europa es reconstruir el poder

Entre la espada y la pared. Así es como se sienten muchos hoy, asfixiados entre una Europa fallida y antidemocrática y unos Estados miembros igualmente fallidos y antidemocráticos. Mientras Yanis Varoufakis prepara el lanzamiento de un nuevo movimiento para democratizar la Unión Europea, al tiempo que Madrid organiza la acogida de la conferencia sobre el plan B para Europa, la pregunta que surge es: ¿cómo se sale de este callejón sin salida?

No hay porqué creer, como George Soros, que la UE esté al borde del colapso para darse cuenta que, en realidad, está es al borde de la irrelevancia.

No hay plan A para Europa. Los leves ajustes del status quo – como el Plan Juncker, el fondo de garantía juvenil o una unión bancaria ya superada - son incapaces de abordar seriamente los desafíos históricos que golpean nuestra puerta.

Seguir leyendo »

6F: En memoria de los nadie

Para los que alguna vez en nuestra vida (o varias) hemos tenido que cruzar un charco (aunque en mi caso fuera en condiciones privilegiadas) sabemos que la acogida depende de la clase social a la que perteneces. Claro que existen ciudadanos de primera y de segunda clase. En mi caso llegue a Madrid después de 15 años estudiando en una escuela pública española en Tánger, y mi objetivo no era la búsqueda de un futuro mejor (que también) sino ampliar mis conocimientos académicos y contribuir con ellos a la mejora de este país, que también considero (más allá de los lazos familiares) que es el mío. Soy eso que llaman "fuga de cerebros". Y sí, me fugué porque mi otro país no me permitiría soñar el futuro que yo quería ni crecer en unas condiciones que considero justas y dignas, porque básicamente, su régimen político es injusto y autoritario; niega derechos y libertades tan fundamentales como la libertad de expresión, o el derecho a decidir de las personas sobre su cuerpo (del derecho a decidir de los pueblos ni hablemos). Pero mi caso es excepcional, es verdad. Lo común son personas que intentan cruzar el charco huyendo de guerras y miseria. Jugándoselo todo en esa huida. El coraje de esas personas invisibles hace sentirme orgullosa de haber nacido en un continente cuya riqueza está tan desigualmente repartida, cuya democracia es tan frágil y cuyos gobernantes nos recuerdan lo que en ciencia política se estudia como forma de gobierno: la tiranía. Así es África, y de esas personas valientes quiero hablar hoy. Concretamente de aquellos que un 6 de febrero decidieron emprender un camino sin vuelta atrás, dejando su vida en él. Dejando en el mar, su futuro y su esperanza. Por ellos, y echando la vista a la actual situación política, debemos dejarnos la piel por conseguir un gobierno del cambio. Un gobierno que respete a las personas independientemente de su origen. Un gobierno que acabe con la ley mordaza, con los CIEs, un gobierno que fomente la participación y la integración de los inmigrantes, un gobierno capaz de articular vías legales y seguras de entrada en España. En definitiva un gobierno que respete los derechos humanos de todos y todas.

Este 6 de febrero se cumplen dos años de la tragedia del Tarajal en la que 15 personas migrantes fallecieron (ahogadas y aplastadas) al intentar cruzar a nado el Estrecho de Gibraltar, mientras al otro lado de la costa (española) la Guardia Civil disparaba bolas de goma y botes de humo. No hay dudas. La imagen vergonzosa muestra cómo los agentes dispararon hacia la zona donde se encontraban nadando estas personas y no auxiliaron a nadie cuando los migrantes se encontraban "unos sobre otros".

Seguir leyendo »