eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Manifiesto | "No en nuestro nombre"

39 Comentarios

Llamamiento 'No en nuestro nombre'

Los brutales atentados perpetrados en París el pasado 13 de noviembre buscaban instaurar un clima y un régimen de terror entre la población, levantando muros de sospecha y odio entre vecinos, quebrando la vida en comunidad e instaurando la política del miedo en nuestro día a día. Si la respuesta a la barbarie pasa por suspender derechos, recortar libertades y encerrarnos en casa, la victoria del terrorismo será total. Si al dolor por las víctimas inocentes se responde provocando más dolor a otras también inocentes, la espiral será imparable. Si buscamos culpables entre nuestros vecinos y vecinas por el simple hecho de vestir o pensar diferente, si criminalizamos a quienes huyen precisamente de ese mismo horror, estaremos contribuyendo a apuntalar los mismos muros que el fanatismo quiere crear. No podemos permitirlo.

El fanatismo terrorista del Daesh (ISIS) es funcional y retroalimenta al fanatismo racista europeo, mientras nuestros Gobiernos practican recortes de derechos sociales y libertades fundamentales, xenofobia institucional y bombardeos indiscriminados, que se han demostrado ineficaces. Nos negamos a participar en el falso mercadeo entre derechos y seguridad. Aquí, en París, en Iraq o en Siria, son los pueblos los que ponen las muertes mientras unos y otros trafican con influencias, armas e intereses geoestratégicos. El odio fanático de unos no puede esgrimirse como justificación para nuevos odios. Nos negamos a ser rehenes del odio, el terror y la intolerancia, eso sería claudicar ante el terrorismo.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

París, Atocha y la ventana de Overton

Después de los terribles atentados de París, las fuerzas políticas en España se encuentran buscando su posición en un terreno muy complejo.

La reacción de François Hollande y su Gobierno ha sido -sin que esto tenga que entenderse como un juicio de valor, sino como una mera constatación de un hecho- muy similar a la que definió la doctrina Bush-Blair-Aznar tras el 11 de septiembre: Francia está en guerra contra el terrorismo. Francia será implacable. Francia devolverá “golpe por golpe” al Estado Islámico, en palabras del propio Hollande.

Inmersos en este clima y con las portadas llenas de saludos marciales, de barbudos sujetando el Corán y de cazas Rafale y Mirage despegando de portaviones con su carga de muerte, es natural que algunos de nuestros líderes políticos en España se sientan tentados de adoptar el mismo marco que ha elegido el presidente francés.

Seguir leyendo »

Mercado de trabajo y emigración: el mito del pleno empleo

Foto de un aeropuerto.

"Dos veces en los últimos veinte años hemos llegado a tener un paro del 25%". Esta frase, o parecida, la pronunció un dirigente político 'emergente' en un programa de televisión en octubre de 2015.

Viene al caso porque es frecuente que se hable del paro elevado en España como si fuera un fenómeno raro. Pero la dificultad de dar empleo a la población en edad de trabajar viene de lejos, y la emigración española es un elocuente testigo histórico: se suceden emigraciones masivas con emigraciones puntuales en busca de trabajos ocasionales, con exilios políticos y con algún momento excepcional en el que desaparece o cambia de signo.

Un repaso rápido confirma lo anterior:

Seguir leyendo »

¿Por qué las organizaciones religiosas se interesan por el cambio climático?

Mientras 900 millones de personas viven en extrema pobreza, el 1% de la población mundial acumula tanta riqueza como todo el resto. Mientras un tercio de los alimentos producidos se desperdicia, casi 800 millones de personas pasan hambre.

Los problemas a los que se enfrenta la Humanidad no se deben a la falta de recursos: nunca antes hemos tenido tanto. El problema hay que buscarlo en cómo utilizamos lo que está a nuestro alcance, en nuestro modelo de convivencia, en nuestros principios y valores. Y esto tiene mucho que ver con el sentimiento religioso.

En la encíclica 'Laudato Si', el papa Francisco se dirige a todos nosotros, creyentes y no creyentes, para invitarnos a un “nuevo diálogo sobre el modo en que estamos construyendo el futuro del planeta”. La comunidad musulmana ha reaccionado también ante el reto de la sostenibilidad medioambiental y en agosto pasado hizo pública una declaración llamando a los 1600 millones de musulmanes de todo el mundo a actuar contra los efectos del cambio climático.

Seguir leyendo »

Diez reformas urgentes de nuestro sistema eléctrico

Torres de conducción eléctrica.

Cada pocos meses y de manera recurrente la subida del precio de la electricidad se convierte en noticia. El incremento acumulado es tal que en 2015 el consumidor doméstico medio paga un 76% más que hace diez años, lo cual representa una enorme carga para el presupuesto de los hogares. Además, una parte importante de la electricidad se genera mediante tecnologías no renovables, contribuyendo, por un lado, a un cambio climático potencialmente catastrófico, y por otro al menoscabo de nuestra soberanía energética. El panorama no tiene visos de cambiar, y no lo hará mientras no llevemos a término las reformas estructurales necesarias para modificar profundamente el funcionamiento del sistema eléctrico vigente en España.

Este artículo busca propiciar un debate que resulta cada vez más ineludible, presentando diez medidas para revertir la situación actual. Aparte de frenar el ascenso del precio de la electricidad, la implementación de estas propuestas nos permitiría caminar hacia un escenario donde el sistema eléctrico respondiese a las necesidades de la sociedad; un escenario que hiciese posible un sistema eléctrico más sostenible, menos contaminante y más equitativo. Estas medidas, en la mayoría de los casos, no implican coste económico sino simplemente el desarrollo de una legislación adecuada, de manera que el único requisito para aplicarlas es voluntad política para superar el statu quo y la resistencia de aquellos que tanto se benefician de él.

Seguir leyendo »

Contra la impunidad franquista

30 Comentarios

" La venganza es inadmisible, la justicia necesaria"

Marcos Ana

¿Os imagináis un país en el que hubiera habido cientos de campos de concentración pero nadie los recordara?

Seguir leyendo »

¿Es posible evitar la escalada?

Escribo estas líneas desde Túnez, país que es una isla en un mar de radicalismo islámico que golpea con saña a un mundo al que considera hostil y causa de todas sus penurias. Sigo atentamente la televisión francesa ocupada, en toda su franja horaria, por debates que, en su mayoría, son un modelo de racionalidad y capacidad de análisis de la situación más allá de la tragedia que han vivido, difícil de  asimilar sin conmoción y sin ira. En todos ellos participa una persona de cultura y convicciones islámicas.

Como es habitual en las técnicas de comunicación que permiten las nuevas tecnologías, se intercalan twiters de los espectadores. Me ha llamado especialmente la atención uno que ha inspirado el título de este artículo. Alertaba frente a la tentación de   activar “la cadena del odio”. Venía a señalar la irracionalidad de la acción-reacción. Se produce la masacre y se bombardea, con evidentes riesgos de daños colaterales. Se genera mas odio y reacciones irracionales y sangrientas, se vuelve a bombardear y así sucesivamente. ¿Hasta cuando?.

A pesar de las experiencias obtenidas de otros acontecimientos sangrientos, se incide en anunciar medidas taumatúrgicas que van a garantizar la absoluta seguridad, a unas sociedades descuidadas e indefensas por su respeto de las libertades. El mensaje es doblemente demoledor. Por un lado los políticos, con semblante serio y expresiones grandilocuentes, reconocen indirectamente que habían estado inactivos e inoperantes frente a un peligro evidente y que viene de tiempos y errores pasados. Al mismo tiempo se insiste en un mantra que ya no tiene credibilidad. Se estereotipa en un eslogan ¡Dadme las libertades y os proporcionaré seguridad¡ Ya lo advirtió hace más de un siglo el presidente de los Estados Unidos Benjamin Franklin: quien entrega las libertades para conseguir seguridad, pierde ambas.

Seguir leyendo »

Más allá de la insumisión sin revolución

No en la república catalana, sino en una ficcional república de las letras políticas, desde Maquiavelo hasta Lenin, por lo menos, estarán comentando atónitos el mal cálculo que han hecho los supuestos estrategas del bloque independentista del Parlamento de Cataluña. Tan es así que no solo se ha planteado una situación de bloqueo entre Cataluña y el Estado español, sino que la parálisis afecta a la mayoría que en el Parlamento catalán apoya la secesión, de forma que, con la doble negativa, a la que contribuye decisivamente la CUP, a que el candidato Artur Mas sea investido presidente, deja de operar como tal mayoría. Es cierto así que, si se veía venir la colisión entre las pretensiones de independencia para Cataluña y las reacciones lógicamente en contra de los partidos no secesionistas e institucionalmente del Gobierno de España y del Tribunal Constitucional, no lo es menos que igualmente era previsible el autobloqueo del independentismo, tal como se ha configurado la mayoría parlamentaria secesionista.

Consecuencia del mencionado bloqueo es que se vea como proyecto que se debilita lo que se venía percibiendo como un proyecto soberanista respecto al cual, aun estando en contra, había que reconocer que ganó considerable apoyo social, como se evidenció en los resultados electorales, por más que el 48% de votos obtenidos no llegara a sobrepasar el convencional listón de la mitad más uno para contemplarlo como mayoría absoluta en términos de apoyo electoral. Dicho debilitamiento es el que se refleja en los deslavazados discursos que desde el independentismo se lanzan, incluso en sede parlamentaria, así como también en las señales que se emiten a través de las imágenes de los medios de comunicación, las cuales revelan un tono que oscila entre el desconcierto de los diputados de Junts pel Sí y el abatimiento de un candidato sin visos de prosperar, todo ello aliñado por las exigencias inverosímiles de unos aliados que no se comportan como tales. En consecuencia, se habla de independencia para Cataluña sin transmitir entusiasmo alguno por la decisión que, sobreactuando, se pretende hacer llegar mediante declaración del Parlamento tanto a los poderes del Estado como a la opinión pública.

Cualquier observador externo , como cualquier sincero participante interno -y no hace falta remitirse a aquel Kant que explicitaba las razones de lo que entendía como universalizable entusiasmo por la Revolución Francesa-, puede concluir que no hay independencia posible con tal atonía. Y al constatarlo no es que se añore, por parte de muchos, entre quienes me incluyo, que una mayoría abrumadora de convencidos ciudadanos apoyen el proceso secesionista , sino que se comprueban las contradicciones de un planteamiento que ha llegado a este punto atrapado entre el mesianismo y la temeridad, a la vez que alentado por demandas insatisfechas del pueblo catalán así como por la cerrazón que desde el nacionalismo españolista se ha dado, y se sigue dando, en cuanto a reconocer a Cataluña como nación.

Seguir leyendo »

Ataques terroristas contra la humanidad con independencia del lugar

Varias personas heridas son trasladadas en ambulancia en los alrededores del Estado de Francia. EFE

El sangriento ataque terrorista de París se produjo sólo un día después de que ocurriera el peor atentado sufrido por la capital libanesa desde que acabara la guerra civil en 1990. Las víctimas mortales y los heridos de ambos atentados son civiles inocentes asesinados con la misma barbarie por el mismo grupo terrorista. Sin embargo nuestra consternación y solidaridad se ha focalizado únicamente en la capital parisina.

Los actos solidarios con Francia se han sucedido a escala global. A ellos se han sumado los líderes mundiales, al igual que reconocidos artistas, políticos e intelectuales. Los edificios emblemáticos de todo el mundo han sido iluminados con la bandera francesa, incluso Facebook nos ha permitido mostrar nuestro apoyo virtual con una aplicación que permitía añadir la bandera tricolor a nuestras fotos de usuarios.

Es normal que la cercanía de un acto tan brutal como es un atentado nos afecte en mayor medida. Sin embargo, deberíamos de reflexionar si éste es el único factor que nos llevado a sentir más empatía con las víctimas francesas.

Seguir leyendo »

¿Queremos erradicar el terror?

París. Viernes por la noche. Un nuevo zarpazo de barbarie. Seis ataques coordinados, disparos indiscriminados, 129 muertos, 300 heridos, 99 en estado crítico. Desolación. Impotencia. Terror.

Lo primero que hay que hacer es llorar las víctimas. 129 personas han visto truncadas sus vidas y sus esperanzas. Y solidarizarse con sus seres queridos: centenares de familiares y amistades estarán sufriendo el sinsentido de una muerte criminal.

No le pongamos peros. Esos ciudadanos de París han muerto salvajemente, injustamente, en manos de gente enloquecida por el fanatismo y la ignorancia. No debería haber sucedido, bajo ninguna circunstancia. Ninguna razón, sea la que sea, puede justificar un acto criminal así.

Seguir leyendo »