eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Venezuela es culpable

En estos momentos, contemplamos con estupefacción y con cierta vergüenza el ridículo que estamos haciendo ante la comunidad elevando al régimen venezolano a la categoría que antaño adjudicamos a la Unión Soviética

51 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Maduro pide a las venezolanas no permitir la "violencia verbal" de los opositores

EFE

Los que tenemos una edad tan prolongada en el tiempo que nos ha permitido vivir en una Dictadura, asistir a la simbiosis del fascismo con la oposición democrática y mantener nuestras convicciones en medio de un sistema democrático en el que impera el relativismo y el conformismo, todavía guardamos en nuestra mente el recuerdo de las consignas que el Régimen por antonomasia, repetía incesantemente para justificar su razón de ser y su pretendida legitimidad.

Recuerdo algunos de sus lemas; Una, Grande y Libre que fue incorporado al Escudo Nacional del régimen fascista; Por el Imperio hacia Dios; Familia, Sindicato y Municipio; siempre utilizando frases cortas a ser posible de tres palabras. Otro argumento recurrente era el de la conspiración judeomasónica, extravagante amalgama política entre los judíos y los masones, a veces acompañada de los marxistas.

Los vencedores de la guerra civil, nunca disimularon su ferviente admiración por las doctrina fascistas y nacionalsocialistas, pero estaban desconcertados por el Pacto de no agresión entre Rusia y Alemania, concertado en 1939. No podía comprender ni explicar cómo su referente y guía, el Fürher, se había aliado con su enemigo irreconciliable. Cuando en junio de 1941, Hitler, rompe el Pacto e invade Rusia, los ideólogos del régimen se sienten liberados de sus trabas dialécticas y se ponen en pie de guerra contra la Unión Soviética.

El camarada Serrano Súñer, en una reunión histórica con un grupo de falangistas, pronunció un encendido alegato contra la Unión Soviética que se resumía en una frase, difundida a los cuatro vientos: ¡ Rusia es culpable¡ Ese acto fue el germen de la constitución de la División azul enviada al frente ruso a luchar contra los nazis.

Tenemos que reconocer que Franco siempre eligió enemigos exteriores de cierto fuste y nivel internacional. Nunca valoró, como enemigos del régimen, a países de segunda línea y sin influencia en la política internacional. Si añadimos los judíos, los masones y los sistemas democráticos, confirmamos que se trataba de peligros serios para mantenerse en el poder.

En estos momentos, contemplamos con estupefacción y con cierta vergüenza propia, el ridículo que estamos haciendo ante la comunidad internacional y nuestros socios comunitarios, al haber elevado al régimen venezolano a la categoría que antaño le adjudicamos a la Unión Soviética y a los sistemas democráticos.

A ver si nos aclaramos. Me atrevo a pedir más análisis e información. Hace más de diez años un grupo de catedráticos y profesores agrupados en el entorno de la Cátedra de Derecho Internacional de la Universidad de Valencia, comenzaron a colaborar en de seminarios, intercambios y asesoramientos que culminaron con la participación en la redacción de las Constituciones de Venezuela, Bolivia y Ecuador, por cierto, estos dos últimos países estan absolutamente olvidados en el argumentario de muchos de nuestros políticos.

Toda la derecha de nuestro país, repicada por las campanas mediáticas afines e incluso el PSOE y otros medios, han recuperado las viejas consignas y lemas del franquismo para inculcar en sus seguidores ,la idea de la inminente invasión del comunismo revolucionario bolivariano, si Podemos llega a gobernar. O están delirando o son unos caraduras que nos están tomando el pelo. Por cierto y para su ilustración, Bolívar no era precisamente un militante de izquierdas.

Es evidente que Venezuela tiene un conflicto político y económico de extrema gravedad que está creando tensiones que afloran en la sociedad y en las calles. Acaba de celebrar unas elecciones que han generado un Parlamento formado mayoritariamente por los opositores al régimen. Es notorio que el Poder Ejecutivo, como sucede en otros países, pretende intervenir en el Poder Judicial para que se refrende sus decisiones.

La Constitución bolivariana, así como las de Ecuador y Bolivia, contempla la posibilidad de un referéndum revocatorio, que interrumpe el mandato del presidente, si así lo decide la voluntad popular. Conviene hacer un uso responsable de esta institución para evitar continuos sobresaltos y alteraciones en el normal funcionamiento del sistema.

En mi opinión, el presidente Maduro, si la decisión es personal, o los cargos de alta responsabilidad que le rodean, se equivocan si no pone en marcha mecanismos de diálogo y conciliación para buscar un cese temporal de la confrontación, que debe desembocar necesariamente en un acuerdo para celebrar el referéndum revocatorio, al que, por cierto, se sometió el presidente Chávez.

Manejar de manera burda, los fantasmas del pasado, reproduciendo casi miméticamente en los actos electorales, consignas del régimen franquista, supone un retroceso y una muestra de la escasa calidad democrática de los que las utilizan. A ver si se aclaran, el acta de defunción del comunismo, en su versión genuina, la firmó Gorbachov hace ya bastantes años.

Ahora los problemas y los conflictos son otros. (Atención a la movilización en Francia contra la reforma laboral del partido socialista). Es una obligación de los políticos, centrar el debate para las próximas elecciones, en las cuestiones que de verdad gravitan sobre la sociedad española.

¿Hemos potenciado o debemos potenciar, el grado de intervención del sector público, en la vida económica? ¿Es posible revertir determinadas privatizaciones? ¿Debemos potenciar la sanidad pública y la educación pública?, Queremos un nuevo marco para las relaciones laborales? Y sobre todo algo vital para la subsistencia de gran parte de la sociedad española: ¿Cómo afrontamos, con nuevos parámetros, la carga económica insoslayable de los fondos de pensiones públicas?

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, las personas mayores de 65 años rondamos los diez millones de habitantes de nuestro país. Cuando se hicieron los cálculos económicos para su sostenimiento, no se contó con el impacto laboral de las nuevas tecnologías y la robótica y con la prolongación del la edad de supervivencia de los ciudadanos gracias a los avances de la medicina. Ya no es posible autoabastecerse de las cuotas de la Seguridad Social. Estamos obligados a disponer de un sistema impositivo proporcional y progresivo que permita sostener políticas sociales y que contribuya al sostenimiento del fondo de pensiones

Si los políticos españoles que manejan las argucias del pasado, todavía conservan un mínimo respeto por sus conciudadanos, deben centrarse en estas cuestiones. En el mundo nacional e internacional, es difícil colocar el mensaje de que la revolución bolivariana es un peligro para la democracia española.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha