eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ciudadanos y el futuro de la Constitución Territorial

La victoria arrolladora de Ciudadanos sobre el PP y el PSOE ha cerrado el debate de la renovación de la Constitución Territorial antes de que se haya abierto

31 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Mucho se está hablando y escribiendo, de manera por demás justificada, acerca de Ciudadanos tras su impresionante resultado en las pasadas elecciones catalanas. La posibilidad, subrayo lo de posibilidad, de que la posición extraordinariamente hegemónica del PP en el espacio de la derecha española pueda ser atacada con éxito, es una novedad de tal envergadura, que es lógico que la reflexión sobre la misma haya centrado la discusión en la resaca del 21D.

A la espera de la encuesta del CIS de enero, los resultados de los estudios de opinión que se han publicado en estos últimos días dan más credibilidad todavía a la mencionada posibilidad. Pareciera que el PP puede tener por fin un competidor en el espacio de la derecha española.

Doy por supuesto que el lector está al tanto de lo que se está hablando y escribiendo sobre el tema y, en consecuencia, no es mi propósito volver sobre el mismo. Es desde otra perspectiva desde la que propongo explorar el impacto que los resultados de Ciudadanos el 21D pueden tener. Pienso concretamente en el impacto que pueden tener en el debate sobre la Constitución Territorial, de cuya necesidad de reforma no deja de hablarse desde hace mucho tiempo, pero con más intensidad en estos últimos meses. 

Hasta el momento se sabía de la existencia de Ciudadanos y de su posición en este terreno, pero prácticamente nadie pensaba que se le podía considerar un protagonista destacado de dicho debate. A partir del 21D no creo que haya nadie que siga pensando de esa manera. Ciudadanos no solo existe, sino que hay que contar con su presencia significativa en cualquier debate sobre el futuro de la Constitución Territorial española.

Y en este terreno Ciudadanos puede condicionar la posición tanto del PP como del PSOE. La del PP, por razones obvias. Hay muchos dirigentes, militantes y votantes del PP que se han reconocido en estos últimos meses en la política territorial de Ciudadanos más que en la de su propio partido o Gobierno. Los ciudadanos de Catalunya lo han dejado claro con su voto. Los del resto del Estado posiblemente piensan lo mismo, aunque todavía no lo estén diciendo en voz alta. Pero el murmullo empieza a ser perceptible.

La del PSOE por razones distintas, pero no menos obvias. Ciudadanos no solamente ha penetrado en el electorado del PSOE, sino que puede penetrar en el debate interno del PSOE y hacer muy difícil la definición de una posición común para todas las nacionalidades y regiones que integran España. Para el PSOE esto último es mucho más preocupante. Tras la derrota por goleada que ha sufrido el pasado 21D, ¿tiene alguna posibilidad de abrirse camino la tímida referencia a la 'plurinacionalidad' del discurso de Pedro Sánchez de estos últimos meses?

El PP se ha quedado desnudo. Su discurso territorial es sustancialmente idéntico al de Ciudadanos, pero la gestión que ha hecho de la crisis catalana con base en dicho discurso ha sido tan espantosa, que no hay nadie que pueda reconocerse en él. En Inés Arrimadas el discurso tenía credibilidad. En García Albiol y Mariano Rajoy carecía de ella. Ha sido la conclusión de FAES. Interesada y vengativa, por supuesto. Pero eso no le resta proyección por debajo del Ebro. 

El PSOE se ha quedado tartamudeando. Lleva tartamudeando varios años. Y se le nota mucho. No es un partido odioso en Catalunya, como lo es el PP y por eso, continua siendo el refugio de mucha gente honrada. Mucha gente que intelectual y sentimentalmente no son capaces de verse fuera de las siglas socialistas. Pero tartamudeando no  se puede  llegar nada más que hasta donde se ha llegado. Queda la inercia del pasado, pero no hay perspectiva de futuro.

La victoria arrolladora de Ciudadanos sobre el PP y el PSOE ha cerrado el debate de la renovación de la Constitución Territorial antes de que se haya abierto. Dos partidos que han sufrido una derrota tan humillante nada menos que en Catalunya no pueden ser los protagonistas de un proceso de renovación de la Constitución Territorial.

En los próximos días, cuando por fin inicie sus trabajos la subcomisión que se constituyó en el Congreso de los Diputados para iniciar un debate sobre la reforma de la Constitución, lo vamos a comprobar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha