eldiario.es

9

Invictus, el final feliz de un viaje en los bajos de un camión

La historia de Mohamed Achgaf es la de muchos compatriotas que se colaron en un camión del Puerto de Tánger en busca de un porvenir; pero esta con final feliz.

Este martes recoge el Premio Andalucía Migraciones, que reconoce aquellas actividades destinadas a sensibilizar a la sociedad hacia la realidad migratoria.

Con 20 años, compagina su carrera musical con la Ingeniería Química. "Siempre estoy soñando con conseguir cosas", afirma.

Imagen de la portada de la maqueta que han editado Mohamed y su compañero de aventuras musicales, Fono.

Imagen de la portada de la maqueta que han editado Mohamed y su compañero de aventuras musicales, Fono.

No importa cuán estrecho sea el camino, cuán cargada de castigo la sentencia; soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma. Son los últimos versos del poema 'Invictus', del inglés William Ernest Henley, escrito en 1875 y en el que se refugió Nelson Mandela durante sus más de 30 años de encierro. En 2009 fue Morgan Freeman quien, en la película del mismo nombre, encarnaba al líder surafricano que cambió la mentalidad de todo un país. Y ahora, en 2013, también son las palabras en las que se apoya Mohamed Achgaf para reivindicar su historia a través de un trabajo musical.

Su camino no es tan estrecho. Ni para Mohamed ni para miles de jóvenes que, como él, se lanzan a la aventura en busca de un futuro mejor en Europa. Él lo tiene, a buen seguro, diferente, quién sabe si en el mundo del rap como Murasel, su nombre artístico en el dúo Tercer Hombre, o como ingeniero químico. Mohamed cruzó con 14 años el Estrecho de Gibraltar en los bajos de un camión desde el Puerto de Tánger rumbo a Algeciras y ha conseguido ser el capitán de su alma, ayudado por sus orientadores y su fuerza de voluntad, hasta alcanzar el Premio Andalucía Migraciones.

Ahora cuenta sólo 20 años. Pocos, según el calendario, pero muchos según su trayectoria vital y su forma de expresarse. "Yo siempre estoy soñando con conseguir cosas", sentencia. Lo tiene tan claro como el motivo que le llevó, "como habían hecho otros amigos", a embarcarse hacia el viejo continente: "Era una forma de conseguir un futuro y un porvenir". Se siente afortunado, pero no se da especial mérito. "He estado rodeado de buenas personas que me han dado buenos consejos. Eso y las influencias de mi familia", a la que va a ver a Tánger "cada vez que puedo".

Tras ser descubierto en el Puerto de Algeciras, llegó a Sevilla como 'menor extranjero no acompañado', tutelado por la Administración andaluza. Posteriormente, ingresó en un centro gestionado por Paz y Bien, asociación que también le dio la oportunidad de formar parte, al cumplir la mayoría de edad, del grupo de jóvenes acogidos al programa de 'Mayoría +18'. Desde este año reside en la residencia universitaria Pino Montano y cursa tercero de Ingeniería Química en la Universidad de Sevilla tras superar con éxito Secundaria y aprobar Selectividad.

¿Estudios o música? "Pongo empeño en todas las cosas, pero los estudios me parecen algo más seguro, así que si tengo que sacrificar un concierto...". No sólo eso. Sus buenas notas le han permitido viajar dos veranos a Francia con una beca del Ministerio de Educación, y también ha podido conocer Brasil, seleccionado junto con otros dos jóvenes por la Fundación Atarazanas para participar en la Ruta Magallanes del año 2009 tras presentar un vídeo en el que se resumía a ritmo de rap la historia de la música brasileira.

 Mohamed Achgaf junto a la presidenta de Paz y Bien, Josefa Romero; el coordinador de Menores de la asociación, Benito Romero; y la orientadora Francisca Osuna.

Mohamed Achgaf junto a la presidenta de Paz y Bien, Josefa Romero; el coordinador de Menores de la asociación, Benito Romero; y la orientadora Francisca Osuna.

El joven alcalareño Rafael Fonollá Benítez recogerá este martes en Málaga junto a Mohamed el Premio Andalucía Migraciones, en la modalidad de producción artística por su trabajo musical 'Invictus'. El certamen, organizado por la Consejería de Justicia e Interior, reconoce aquellas actividades destinadas a sensibilizar a la sociedad hacia la realidad migratoria. Y ahí Mohamed tiene un máster. Presentaron al concurso un vídeo y cuatro canciones de rap en las que, entre otros temas, denuncian las diferencias sociales entre ricos y pobres y abogan por seguir luchando por una sociedad más justa. Fono Scout, de Alcalá de Guadaíra, y Murasel, de Chaouen, son autores de letra, música y producción audiovisual.

"Hay gente que se rinde", señala al ser preguntado por la clave de su éxito. Avanza pero no olvida, y en sus letras se aprecia un marcado "mensaje social" contra las injusticias, también las de la inmigración. "Cuento una realidad en primera persona", apunta sin dudar, y aconseja pese a su juventud pero desde la experiencia del emigrante. "Mi consejo es que luchen; yo siempre estoy soñando con conseguir cosas". Es su marca personal, es la historia, en este caso con final feliz, de un viaje en los bajos de un camión.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha