La portada de mañana
Acceder
El PP estira el 'efecto Feijóo' y ensancha su ventaja sobre el PSOE en más de tres puntos
Podemos intenta ganar peso en el proyecto de Yolanda Díaz
OPINIÓN | Isabel y Alberto, por Antón Losada
Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

Editores y reciarios, una de romanos

'Pollice Verso' del pintor academicista francés Jean Leon Gerome.

28

Me deslumbra Roma aunque no me veo, ni en la bética Itálica, en un espectáculo de gladiadores pero habría hecho gustoso la mili en los Armaos de la Macarena, hasta en la gandinga; las luchas circenses eran la afición de los romanos que iban a ver cómo los gladiadores se daban una tunda o se mataban. Con la debida distancia, era como ver una tertulia de la televisión.

Trasteando en mis papeles he reinado que esto de los gladiadores es muy actual. Si les hablo de editores van a pensar en una serie de la Fox TV, de sus imitadores de por estos andurriales, en la radio, la tele o la prensa papelera. Resulta que los gladiadores tenían su editor, que era el patrocinador y financiero de los combates, el promotor del espectáculo. Parecido a nuestros días. Igual de importante era el lanista - un trader o dealer de ahora- (Pulpón para los que conocen Sevilla), el que alquilaba los gladiadores al editor, si éste no los tenía ya a sueldo. Poca diferencia dos mil años después. 

Entre todos los gladiadores había un tipo que me llama mucho la atención: el retiarius, que en español se dice reciario. Era -recuerden ustedes las pelis de los cines de verano- el que iba en calzoncillos con tridente y una red. Si te vencía después de enredarte, te remataba de una puñalá. Es algo muy de hoy utilizar la red. De Roma viene casi todo, no solo el derecho y la lengua, también el editor que paga y organiza, y el reciario con la red que, por encargo, combate y, si puede, apuñala a sueldo.

Ante un próximo tiempo electoral, sin que la derecha acabe de creerse las encuestas de sastrería a medida, se prepara para gobernar asistida (...) y nos manosea para quitar importancia al necesario concurso de la extrema derecha

Las pelis de romanos convienen porque así nos la cuelan mejor, nos hemos criado con el género. Pero, aprendidos, notamos y mucho a los editores organizando a sus reciarios y otros esforzados gladiadores para que transmitan el argumentario de combate que no del debate; a saber, que el peligro no es la extrema derecha, sino los otros peligros de siempre: ETA, Catalunya… Qué pejiguera. Los reciarios tienen encomendada la tarea de irnos preparando para lo que viene; la derecha no podrá gobernar sin la extrema derecha pero para eso están ellos, el editor mayor y sus reciarios, para decirnos, e incluso convencer a los ingenuos, que no es tan grave que la extrema derecha esté pronta a tener responsabilidades de gobierno. Es decir, la normalización de la extrema derecha.

Y todo con un nuevo mantra, que ya no es la equidistancia sino la neutralidad. Viene a pelo que tras el fallecimiento del obispo Desmond Tutu recordemos sus palabras: “Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lugar del opresor”.

Ante un próximo tiempo electoral, sin que la derecha acabe de creerse las encuestas de sastrería a la medida y relajarse, se prepara para gobernar asistida, por si acaso son verdad los sondeos y se sostienen cuando le toque votar al personal, y nos manosea para quitar importancia al necesario concurso de la extrema derecha. La verdad preocupa y se oculta, pero en Castilla y León, en Andalucía, luego en Madrid (primeros encierros para Pablo Casado -electorales se entiende), no caben otras alternativas.

La amenaza neofascista se dispone a vestir de Prada. No vendrá con camisa azul, gris o negra pero existir, existe, aunque los reciarios pretendan distraer al personal y lo licúen a golpe de red, tridente y puñal

Moreno Bonilla se presentará a la presidencia de la Junta de Andalucía y Macarena Olona a la vicepresidencia; así, a las claras. Es de esperar que Juan Espadas le eche energía y se presente de candidato a la presidencia y no a Defensor del Pueblo, como se comenta entre bastidores en los mentideros políticos, en una comparación nerviosa entre los candidatos socialistas Espadas y Gabilondo.

La amenaza está ahí. Mientras tanto, Inés Arrimadas le quita hierro pensando que aún puede ser relevante para el PP, incluso reconociendo que les regalaron cuatro gobiernos en un ataque de lombrices. Manuela Carmena ya ha concedido que se equivocó en Madrid, en los madriles, dividiendo y destrozando la izquierda e íñigo Errejón sigue sin reconocer nada, a pesar de sus espectáculos también circenses y de que su escisión madrileña -conflicto de nietos- esté apuntalando la alcaldía derechista de la capital y corte.

La amenaza neofascista se dispone a vestir de Prada. No vendrá con camisa azul, gris o negra pero existir, existe, aunque los reciarios pretendan distraer al personal y lo licúen a golpe de red, tridente y puñal.

Las películas de romanos se denominan en la jerga peliculera peplum; con cierta guasa los críticos de cine dicen que son del género de espada y sandalias. En su versión actual, la mediática de romanos, de editores y reciarios, podría decirse de pluma y babuchas. No es que hagan buen periodismo pero hacen bien su trabajo al gusto del emperador y para enredar a la plebe.

Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats