Andalucía Blogs y opinión

La portada de mañana
Acceder
Los rebrotes y confinamientos añaden incertidumbre a las vacaciones
El brote de Lleida, fuera de control tras multiplicar por siete los casos en dos semanas
OPINIÓN | El arte de incomodar, por Esther Palomera

Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

Carta abierta al Alto Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE: Sr. Borrell, "¡no se olvide de las señoras!"

Borrell lamenta la "afición a construir muros" 30 años después de la reunificación alemana

En marzo de 1776, anticipando la declaración de independencia y por ende la necesidad de un "Código de Leyes" para América, Abigail Adams conminaba por carta a su esposo John Adams (redactor de la Constitución de Massachusetts y futuro presidente de los EEUU) de la siguiente forma: "Acuérdate de las señoras, y sé más generoso y favorable a ellas de lo que lo han sido tus antepasados… no pongas poder ilimitado en manos exclusivas de los maridos. Recuerda que todos los hombres serían tiranos si pudieran".

No fue tan explícito el ruego que recibió Josep Borrell, candidato electo a Alto Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea y Ministro de Exteriores en funciones de España, el pasado 7 de octubre, durante la audiencia ante la comisión de Exteriores del Parlamento Europeo que, para nuestro orgullo colectivo, se saldaría con un abrumador apoyo a su nombramiento. Pero la pregunta fue inevitable. Desde el hemiciclo, una diputada le interpelaba para saber cómo pensaba incorporar el futuro jefe de la diplomacia europea la perspectiva de género a su mandato.

En su contestación, el Sr. Borrell recordó que la igualdad de género es un valor fundacional de la Unión Europea al que pretende honrar. Destacó de forma especial la importancia de incluir a las mujeres en todas las misiones diplomáticas y en el ejército. No quiso, sin embargo, prometer lo que sabía que sería difícil de cumplir: la perfecta paridad en el servicio que pasa a presidir donde las mujeres ocupan, a fecha de hoy, únicamente el 13% de los cargos directivos de más alto rango. El 40% de representación mínima en todos los niveles le parecía objetivo suficientemente ambicioso teniendo en cuenta la situación de partida y los propios desequilibrios que existen actualmente en los servicios exteriores de los Estados Miembros.

Hay buenos motivos para creer que el Sr. Borrell lleva razón en su diagnóstico de la situación actual en los Estados Miembros y también para esperar que lo suyo no sean palabras que caigan en saco roto. Por lo que respecta a lo primero, basta con hacer una rápida radiografía a la situación española. De acuerdo con un estudio publicado en Política Exterior por las diplomáticas Alejandra del Río y Sofía Ruiz del Árbol, ambas pertenecientes a la junta directiva de la Asociación de Mujeres Diplomáticas Españolas, hoy las mujeres constituyan el 25% del conjunto de la carrera diplomática y la situación empeora si nos referimos a los puestos directivos. En la actualidad, sólo el 15% de las jefaturas de misión están ocupadas por mujeres, porcentaje que coincide con el que se obtiene de un estudio de 2014 realizado en los 50 países de mayor tamaño según el PIB, siendo los Estados que llegan al 40% de embajadoras (incluyendo a Finlandia, Noruega, Suecia o Canadá) la clara excepción. Los números, nos recuerdan las diplomáticas, no reflejan además un cierto reparto de tareas que no es infrecuente en las cancillerías europeas donde a menudo las mujeres están a cargo de la gestión administrativa o el protocolo, pero también de la cooperación para el desarrollo, los derechos humanos o la igualdad de género, siendo más frecuente encontrar a hombres dedicados a la política exterior y de seguridad. Son también ellos los que de forma repetida encuentran destino en las embajadas más importantes: en la actualidad en España no hay ninguna sola mujer embajadora ante los países del G20.  

Un camino largo

En su paso por el Ministro de Exteriores, el Sr. Borrell no ha permanecido impasible ante esta realidad y ha emprendido una serie de iniciativas destinadas al empoderamiento de las mujeres como el nombramiento de una Embajadora en Misión Especial para Igualdad y Conciliación; reuniones periódicas con embajadoras en Madrid para abordar el tema de mujer y liderazgo; cursos de formación ejecutiva con la Escuela de Gobernanza Transnacional de Florencia y la implantación de la modalidad de teletrabajo. Todos en la casa conocen bien el compromiso con la causa de otros actores clave como la actual Subsecretaria de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación o el actual director de la Escuela Diplomática. Pero el camino que queda aún por recorrer en España y en el resto de la Unión Europea es largo. Muchas y muchos esperamos que la sucesora (¿for a change?) de Borrell en el cargo se tome igualmente en serio estas cuestiones porque el camino que queda por recorrer es mucho.

En todo caso, conviene recordar que el nuevo jefe de la diplomacia europea no empieza desde cero. Por lo que respecta al servicio de exteriores europeo, éste cuenta en la actualidad con la Estrategia de Género e Igualdad de Oportunidades (2018-2023) que además de incrementar el acceso de las mujeres y colectivos desfavorecidos a cargos de dirección, sugiere una batería de medidas para lograr un ambiente de trabajo abierto e inclusivo, capaz de garantizar además la conciliación familiar y el equilibrio entre trabajo y vida personal. Por lo que respecta al trabajo y las acciones del servicio, cabe destacar la Estrategia de la UE en materia de Mujeres, Paz y Seguridad y el Plan de Acción de Género (2016-2020). Ambos ofrecen el marco de referencia para la inclusión de mujeres y niñas en la promoción de la paz, la seguridad y el desarrollo sostenible dentro del espíritu de la Agenda 2030. Un enfoque transversal de género que informe toda la acción exterior de la Unión Europea es tan necesario de forma general como lo es, de forma particular, aumentar la participación de las mujeres en los procesos de mediación y de paz, así como la promoción de políticas para eliminar todas las formas de violencia de género, incluyendo la violencia doméstica y la sexual en escenarios de conflicto.

No se trata pues de diagnosticar, ni siquiera de inventar. Lo que toca ahora, Sr.Borrell, es tomarnos en serio nuestros propios compromisos, invertir capital político y aplicar las medidas que sabemos desde hace tiempo que son necesarias. Y es que el momento en que inicia Vd. su andadura al mando de la diplomacia europea no es cualquier momento, sino uno en que la agenda de la igualdad de género está siendo cuestionada por cada vez más gobernantes dentro y fuera de Europa, y uno que a la vez se prepara para la celebración, en 2020, del 40 aniversario de la adopción de la Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, del 25 aniversario de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing y del 20 aniversario de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre Mujeres, Paz y Seguridad. En este año tan destacado y en todos los de su mandato, que le deseamos fructífero y exitoso, ¡Sr. Borrell, no se olvide de las señoras!

Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

Etiquetas
Publicado el
14 de noviembre de 2019 - 20:41 h

Descubre nuestras apps

stats