eldiario.es

9

Pasaporte Andalucía Pasaporte Andalucía

Si vas a Los Pedroches, abre boca

Prepare el paladar y el estómago porque muchas son las tentaciones gastronómicas de la comarca cordobesa. Para empezar... el pata negra

Jamón de bellota de Los Pedroches

Jamón de bellota de Los Pedroches

Un viaje al Valle de Los Pedroches requiere necesariamente que el estómago y el paladar se dejen llevar. Las tentaciones gastronómicas son muchas en esta comarca y todas en torno al pata negra que su dehesa cría con bellotas. Y, a partir de ahí, una larga lista de platos y productos típicos donde tradición e innovación se dan la mano. Pasen y saliven.

En la época de Al-Andalus, las miles de encinas que pueblan la dehesa del Valle de Los Pedroches determinaron que esta comarca cordobesa se llamara entonces Fas al-Ballut: la tierra de las bellotas. Precisamente este fruto es el germen de la cadena de producción que hace que esta tierra atesore la Denominación de Origen Los Pedroches para su afamado jamón ibérico, manjar que marca la identidad gastronómica de la comarca fuera de sus fronteras.

Pero, de puertas para adentro, los diecisiete municipios que conforman Los Pedroches guardan una larga lista de platos y productos que muestran su gastronomía como la suma del pata negra...y mucho más.

De entrada, el visitante puede realizar la denominada Ruta del Ibérico: el jamón ibérico de bellota de Los Pedroches es una de las razones principales por las que el turista se acerca hasta estas tierras en cualquier fecha del año. Por eso, de manos del Centro de Iniciativas Empresariales y Turísticas (CIET) de la comarca, se invita al visitante a recorrer los parajes naturales de la dehesa, modelo medioambiental y de producción del cerdo ibérico. En ese recorrido, puede conocer el entorno donde se crían estos animales, la actividad de los pueblos en torno su producción y entrar en los secaderos donde se curan los jamones. Todo ello, sin duda, para abrir el apetito y pasar a la degustación del mejor pata negra,  el manjar por excelencia de Los Pedroches.

Cerdos pata negra en La Montanera

Cerdos pata negra en La Montanera

Si además del jamón curado, su curiosidad gastronómica le pide paladear la mejor carne del cerdo ibérico, anote en su comanda probar el lechón frito de la zona: un plato donde el protagonista es el cerdo ibérico de menor edad, hecho en aceite de oliva bien caliente para lograr que quede crujiente y tierno a la vez.

Porque el cerdo criado en la dehesa está en la base de un gran número de platos y recetas de Los Pedroches, que toman como producto básico su carne y que se encuentran desde siempre en la gastronomía de la zona. Por eso, en su visita, no dejen de probar las morcillas, chorizos, lomos y embutidos que se obtienen de él, así como otras piezas que se preparan siguiendo las recetas de aliño de las tradicionales matanzas de cada invierno que se siguen celebrando en muchos municipios.

Si además lo que quiere es innovar y darle una vuelta de tuerca a la textura para probar estos productos, anote entonces probar las cremas y patés ibéricos que innovan en los formatos para paladear otras maneras de comerse lo mejor del pata negra, desarrollado todo ello por empresas autóctonas que conocen cómo sacarle el mejor partido a su producto.

Para los amantes de la carne, Los Pedroches también ofrecen un suculento manjar con otra especie ganadera por antonomasia de la comarca: el cordero de raza merina. De él, no deben dejar de probar recetas como la afamada caldereta, antigua comida de pastores convertida en plato estrella hoy de la comarca gracias a la calidad de los pastos que alimentan a las ovejas.  

Ovejas que son también las protagonistas de la producción de la leche con la que se elaboran los quesos artesanos de la zona y que ofertan al visitante una serie de talleres de elaboración de este producto tal y como se sigue la tradición. Probarlos y hacerlos, todo en uno.

Si además el visitante quiere bucear en los platos distintivos de cada localidad, tiene ante sí una oferta de manjares que bien puede ser utilizada como excusa para hacer una ruta por toda la comarca y no dejar descansar al estómago.

En Alcaracejos, por ejemplo, son tradicionales las migas tostás, en Belalcázar las flores de almendra y repelaos que elaboran las monjas de Santa Clara. La ruta puede seguir en Cardeña, que además de su lechón atesora embutidos de venadoy jabalí, mientras que en municipios como Conquista se puede probar la perdiz en salmorejo, en Hinojosa del Duque la olla de carnaval y el relleno, en Pozoblanco la ternera a la vallesana, el escabeche de Santa Eufemia o el salmorejo jarote de Villanueva de Córdoba, los rabos de cordero de Villanueva del Duque o el cochifrito de El Viso.

Y si se ha quedado con ganas de más y el paladar le pide probar algo dulce, la ruta puede pasar a los postres con otros platos tradicionales y típicos de cada uno de los pueblos de Los Pedroches. Apréndanse los nombres tradicionales de la rosca de piñonate, las gachas, las natillas de suero, la rosca de turrones, la manta de viaje, los pelusos o el hornazo de Pascua. 

Por último, si la curiosidad quiere experimentar con el fruto por excelencia que alimenta a los cerdos ibéricos de la zona, quien se acerque hasta Los Pedroches puede visitar el concurso de 'La bellota más grande gana' que a finales del mes de noviembre reunirá a los ejemplares más impresionantes de este producto de la dehesa.

- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha