eldiario.es

9
Menú

La plataforma pro Mezquita pública acude a la Unesco contra la "gestión lesiva” del Obispado

La plataforma Mezquita-Catedral Patrimonio de Todos envía un informe a la Unesco detallando lo que considera "incumplimientos" de sus propias normas en la gestión del monumento por parte del Obispado de Córdoba.

El informe pide la intervención de la Unesco "de manera preventiva" sobre la Mezquita-Catedral para que no se "ponga en riesgo su declaración como Patrimonio Mundial".

El documento elevado a la Unesco va acompañado por las 368.000 firmas ciudadanas y de personas relevantes del mundo académico, de la cultura y el pensamiento que apoyan la titularidad pública del monumento.

- PUBLICIDAD -
Andalucía no descarta la vía jurídica en cuanto a la titularidad de la Mezquita de Córdoba

EFE

La plataforma Mezquita-Catedral Patrimonio de Todos, que viene denunciando en los últimos meses la apropiación y gestión del Obispado de Córdoba sobre este monumento, ha dado un paso más en su itinerario para reclamar su titularidad pública y que se preserve su declaración como Patrimonio de la Humanidad. Así, ha enviado un informe a la Unesco –organismo internacional que vela por la protección del patrimonio mundial- en el que detalla la actuación del Obispado sobre el reconocido monumento cordobés y le solicita que "actúe de manera preventiva para evitar que esta gestión lesiva de la Mezquita-Catedral por el Obispado de Córdoba ponga en riesgo su declaración como Patrimonio Mundial".

La solicitud de la plataforma a la Unesco alerta de que la gestión del Obispado puede ocasionar "un daño irreparable en la identidad material e inmaterial del monumento, como símbolo universal de diversidad, pluralismo, creatividad, respeto a los derechos humanos, paz, diálogo y concordia entre personas, pueblos, religiones y culturas". 

Asimismo, la argumentación de la plataforma se detalla en el informe con los pasos seguidos en los últimos años por la Iglesia en la gestión de la Mezquita-Catedral desde que en 2006 se apropió de ella inscribiéndola a su nombre en el Registro de la Propiedad, por unos 30 euros y con el único requisito de presentar un certificado expedido por el propio obispo. Sobre ello, y según consta en el informe enviado a la Unesco, la Plataforma Mezquita-Catedral se dirige al organismo internacional "para trasladarles con urgencia el malestar y la preocupación de cientos de miles de ciudadanos y ciudadanas de todo el mundo ante el proceso de apropiación simbólica que el Obispado de Córdoba lleva realizando en los últimos años sobre el monumento, hasta el extremo de negar el nombre de Mezquita con el que fue reconocido como Patrimonio Mundial en 1984". 

Dicho documento, repasa la gestión del Obispado sobre el monumento y lo que a juicio de la plataforma es "el grave incumplimiento de hasta cinco disposiciones del organismo internacional encargado de la custodia y protección de los bienes Patrimonio Mundial". Se realiza así, "un análisis exhaustivo de los principios y preceptos que han sido infringidos por el Obispado de Córdoba", incidiendo en la supresión del término Mezquita y la destrucción de los valores islámico-andalusíes como principal seña de identidad del monumento.

Análisis y detalle de las "normas de la Unesco incumplidas"

Según se explica en el informe de la plataforma, "la gestión desleal" llevada a cabo por el Obispado de Córdoba en los últimos años "contraviene las Directrices Prácticas para la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial (de la Unesco) que obliga a los estados a vigilar la protección y correcta interpretación de sus valores, así como la divulgación, señalización y adecuada explicación de los mismos". Es más, en la propia normativa de la Unesco se prohíbe que "se modifique el nombre sin previa solicitud del Estado", algo que la plataforma lleva denunciando desde hace meses al detectar que el Obispado ha borrado el término Mezquita y sólo llama Catedral al monumento.

Asimismo, en el informe se señala que la actual gestión de la Mezquita-Catedral "también quebranta la declaración de la Unesco relativa a la Destrucción Intencional del Patrimonio Cultural", que se explica como "cualquier acto que persiga la destrucción total o parcial del patrimonio cultural y ponga así en peligro su integridad".

Por otra parte, el incumplimiento de las propias normas de la Unesco que denuncia la plataforma sigue con "la negación de la diversidad cultural y los valores que se contienen en la Mezquita-Catedral, símbolo universal de concordia, que supone una clara vulneración de la Declaración sobre Responsabilidades de la Generaciones Actuales" del organismo internacional que detalla: "Las generaciones actuales deberán velar por preservar la diversidad cultural de la humanidad respetando debidamente los derechos humanos y libertades fundamentales. Las generaciones actuales", agrega el texto, "tienen la responsabilidad de identificar, proteger y conservar el patrimonio cultural material e inmaterial (...)".

Por último, en el listado de normas de la Unesco que a juicio de la plataforma incumple la gestión del Obispado sobre el monumento, aparece "la visión sesgada, unilateral, confesional y discriminatoria de la Mezquita-Catedral por parte del Obispado" que en su opinión "se opone frontalmente al respeto de la diversidad de las culturas, la tolerancia, el diálogo y la cooperación, en un clima de confianza y de entendimiento mutuos" que la Declaración Universal de la Unesco sobre la Diversidad Cultural reconoce en su preámbulo.

Cabe señalar que el documento enviado a la Unesco, que se acompaña de la entrega de las 368.507 firmas ciudadanas y adhesiones de personas relevantes del mundo académico, de la cultura y del pensamiento a nivel nacional e internacional, incide especialmente en denunciar "la apropiación simbólica y la adulteración de la esencia islámico-andalusí de la Mezquita-Catedral" que, según entiende la plataforma "vulnera la Recomendación relativa a la Salvaguardia de los Conjuntos Históricos o Tradicionales (de la Unesco)". Esta disposición establece la protección del Patrimonio de laHumanidad "contra toda clase de deterioros, en especial los resultantes de un uso inapropiado, aditamentos parásitos y transformaciones abusivas (…) que dañan su autenticidad (…)".

Por otra parte, y como otro paso en el itinerario marcado por la plataforma Mezquita-Catedral Patrimonio de Todos en defensa del monumento, el colectivo va a solicitar un encuentro con la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y su vicepresidente, Diego Valderas, "a quienes llevará su preocupación" por el monumento, como ya lo han hecho anteriormente con la entrega de documentación y reuniones con el Defensor del Pueblo Andaluz, el Parlamento autonómico y sus tres grupos políticos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha