La portada de mañana
Acceder
España sigue a la cabeza de Europa en infracciones ambientales
¿Cuándo vacunar a niños? Claves sobre el grupo que se queda fuera de la estrategia
Opinión -El aviso, por Antón Losada

Las donaciones de sangre se mantienen en el año del Covid: “Lo único que se puede transmitir son los anticuerpos, el virus nunca está en la sangre”

Donación de sangre en el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón

‘Cuando donas, sumas vida’ es el lema de la campaña que el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón llevó a cabo a lo largo de las fiestas navideñas y que finalizó el pasado viernes 15 de enero. Una iniciativa, ya tradicional, en un contexto completamente nuevo. Este año, por primera vez, las habituales visitas y actividades organizadas en el Banco de Sangre han tenido que ser sustituidas por el contacto a través de las redes sociales, algo que ejemplifica muy bien la tónica general del 2020 y las adaptaciones que la pandemia ha obligado a llevar a cabo en los más diversos ámbitos.

A pesar de estas nuevas circunstancias, desde el Banco de Sangre consideran que la campaña ha ido bien y ha permitido recordar la importante labor de los donantes de sangre. “Durante la última semana hemos hecho un llamamiento por las redes a los niños de entre 8 y 12 años, para ver cómo agradecerían ellos a los donantes el gesto de la donación” explica Carmen Garcés, directora gerente del Banco de Sangre y Tejidos de Aragón. De esta manera se ha querido involucrar en la campaña a los más pequeños, continuando así con la labor de la iniciativa ‘Al Banco en familia’ que no se ha podido celebrar en esta ocasión.

No es la única propuesta dirigida a niños y adolescentes que se ha visto modificada este año, también el programa EducoDono para jóvenes de entre 12 y 18 años ha tenido que adaptarse, explica Garcés: “Es un programa que lleva ya varios años desarrollándose en el Banco de Sangre con los institutos y los centros de formación profesional. Hasta este año, venían a conocer el Banco y se les daban unos conocimientos de lo que es la sangre y en qué consiste la donación. Este año hemos preparado unos vídeos porque ahora hay que hacerlo de manera virtual”. Pero, aunque ha cambiado la forma, el objetivo sigue siendo el mismo: “Promocionar la cultura de la donación entre los chicos jóvenes de cara a que luego puedan ser futuros donantes”.

En este caso, parece que el esfuerzo se está viendo claramente recompensado a través de los resultados. Así lo atestiguan las cifras. Según el último balance realizado por el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón, en 2020 hubo 4.263 donantes con edades comprendidas entre los 18 y 25 años, lo que supone un incremento del 8,13% respecto al año anterior y de un 53,20% respecto al año 2017. “El aumento en esta franja de edad durante este año se suma a la tendencia al alza de los precedentes, lo que nos permite contemplar un panorama en el que el relevo generacional es una realidad” apunta Garcés en dicho informe.

Iván Plo, de 23 años, es uno de estos jóvenes. La primera vez que donó fue en diciembre de 2015, año en el que entró en la universidad, donde se organizaban varias colectas cada curso. Desde entonces ha seguido donando sangre regularmente, también durante la pandemia. “Actualmente, con tanta gente ingresada, creo que es todavía más importante. No cuesta nada y te da la oportunidad de ayudar a otras personas”.

Héctor Marcén, de 22 años, adquirió su carnet de donante más recientemente. Es una de las 4.474 personas que donaron sangre por primera vez en 2020 y ya ha acudido a donar en dos ocasiones. “Siempre es necesario donar, siempre hay gente que lo necesita. La sangre es nuestro bien más preciado y en estos momentos tan duros, en los que hay muchísimos más ingresos, más colapso, cuanta más sangre tengan disponible para lo que se pueda necesitar, mejor”.

Gracias a donantes como ellos, el número de donaciones en el año 2020 se ha mantenido a la altura de los años anteriores. En total en Aragón se han registrado 42.221 donaciones de sangre en este año del Covid, lo que supone una reducción del 0,81% con respecto al 2019, un descenso poco significativo. “Ha influido muy poco, la respuesta aragonesa ha sido estupenda” recalca la directora gerente. Además, las donaciones de tejidos y de leche materna también han permitido cubrir todas las necesidades que ha habido este año en Aragón. Las 65 donaciones de tejido han posibilitado un total de 366 implantes y las 740 donaciones de leche materna dieron lugar a 1.037 litros de leche donada.

Sin embargo, el 2021 ha comenzado con un déficit en las reservas de algunos grupos sanguíneos. Los días festivos y la imposibilidad de organizar las tradicionales maratones navideñas de donación han provocado que durante los primeros días de enero fuese necesario hacer un llamamiento especial a los donantes. “Ha habido que hacer llamamiento para los grupos 0, tanto positivos como negativos, porque estábamos un poco por debajo del mínimo de stock de reservas de estos grupos. Se han hecho llamamientos por vía email y por teléfono y en una semana hemos podido recuperar unas cifras más habituales de reserva en estos dos grupos” señala Garcés. Aunque ya se ha revertido la situación, desde el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón destacan la necesidad de volver a donar tras las fiestas navideñas, fechas en las que las reservas siempre se ven mermadas.

Para realizar una donación de sangre es posible acudir a los puntos fijos, como son los hospitales y el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón, o a las unidades móviles, que van rotando por diferentes puntos de la geografía aragonesa. Durante el año 2020 ha aumentado el porcentaje de donaciones realizadas en el Banco de Sangre para compensar todas aquellas colectas que este año no se han podido llevar a cabo en otros puntos, como centros educativos o empresas, por no poder garantizar las nuevas medidas sanitarias de seguridad. Así lo explica la directora gerente: “En la primera ola de la pandemia hubo que colaborar con los municipios que normalmente hacían sus colectas en los centros de salud, pues había que buscar otro lugar para poder seguir realizándolas. La universidad ha estado cerrada, empresas en las que tradicionalmente se organizaban colectas no reunían las condiciones necesarias para poder realizarlas en las circunstancias de la pandemia… En este sentido la pandemia sí que ha influido, pero como los donantes son siempre tan altruistas han seguido viniendo. Por eso ha habido más donaciones en el Banco de lo que era habitual, para compensar. Para hacer frente a esto dispusimos una sala de donación auxiliar, que ha estado funcionando durante casi toda la pandemia y sigue actualmente”.

A esta nueva sala acudió Iván a donar: “Teníamos que mantener la distancia de seguridad, íbamos entrando por turnos uno a uno y habilitaron la planta superior para poder donar. Abajo estaban las personas que donaban plasma, que tienen que estar unos cuarenta minutos, y las de sangre, que son más rápidas, se realizaban en la planta de arriba. La verdad es que fue muy bien, me sentí bastante seguro”.

Aunque las donaciones realizadas en el Banco de Sangre aumentaron a 14.530 en el año 2020 (2.852 más que en el año anterior), las realizadas en unidades móviles han seguido representando más de la mitad del total, concretamente un 63,78%. En una de estas unidades móviles fue donde Héctor realizó sus donaciones: “Yo doné en mi pueblo y la verdad es que no tuve ningún miedo a la hora de ir a donar. Suponía que siendo un lugar sanitario iban a estar todas las medidas garantizadas y así fue. Gel al entrar, gel al salir, las camillas separadas, no nos quitamos la mascarilla en ningún momento; fue todo muy bien, no hubo ningún problema. Creo que esta situación actual del Covid no tiene que suponer un impedimento para seguir yendo a donar sangre, porque es igual de necesario o más y no corres ningún tipo de riesgo de contagio”.

Por su parte Carmen Garcés considera que, si bien al principio hubo ciertas dudas entre los donantes, enseguida se dejó claro que la donación era segura. Tanto es así que, durante los meses de confinamiento domiciliario, acudir a donar sangre era una de las razones por las que el ciudadano tenía permitido salir de casa. Además, la directora gerente apunta que la donación es segura tanto para el donante, que está protegido por todas las medidas higiénicas y de seguridad necesarias; como para el receptor, pues aun en el caso de que una persona asintomática con Covid acudiese a donar, su sangre no podría transmitir la enfermedad. “Lo único que se puede transmitir son los anticuerpos, el virus nunca está en la sangre” indica Garcés.

Estos anticuerpos son precisamente la base del plasma hiperinmune, que es donado por personas que han superado con éxito el Covid y trasfundido a personas enfermas para ayudar a su organismo a combatir el virus. Este tipo de donación ha sido impulsada por el Banco de Sangre desde el inicio de la pandemia, como nos explica Carmen Garcés: “Desde abril empezamos ya a hacer recogida de plasma hiperinmune de los pacientes que se habían recuperado de la enfermedad y tenían anticuerpos; teníamos un stock. En la segunda ola este stock llegó a cero porque se pusieron muchas transfusiones. Actualmente, aunque ya no hay tanta demanda de transfusión, seguimos recogiendo plasma para tener stock por si la cosa, desgraciadamente, volviera a empeorar. En total ha habido más de 650 donantes, a pesar de que algunos han tenido experiencias bastante duras durante la enfermedad, por lo cual todavía es más de agradecer cuando después vienen a hacer la donación de plasma para ayudar a otros”.

Etiquetas
Publicado el
19 de enero de 2021 - 22:46 h

Descubre nuestras apps

stats