La portada de mañana
Acceder
El PP agota su campaña contra los indultos a los presos del procés
Las claves de las notas de Bruselas al plan español para los fondos europeos
Opinión - Techo, luz y votos, por Neus Tomàs

Los franceses cruzan la frontera de Huesca sin necesidad de PCR como cuando no había pandemia

Túnel de Somport

Las fronteras nacionales siguen abiertas y los franceses pueden cruzar a Aragón a pesar del confinamiento perimetral de la comunidad. Desde que se levantaron las restricciones en el país vecino en pasado martes, los comerciantes de los pueblos fronterizos han notado que ha aumentado la afluencia de clientes franceses, pero “nada fuera de la normalidad, en ningún momento masiva”, explica Lorenzo Sancho, que regenta un establecimiento de venta en Portalet.

Desde la Subdelegación de Gobierno en Huesca explican que, mientras esté vigente el decreto del Gobierno de Aragón que establece el confinamiento autonómico, no se puede salir de la comunidad, salvo por causas justificadas. “Eso incluye la frontera norte, un ciudadano francés puede cruzar a nuestro territorio porque su gobierno se lo permite y no hay cierre de fronteras, pero una vez dentro de España tiene que cumplir las normas sanitarias como cualquier otro”.

El cierre de fronteras nacionales es una decisión que no depende de un único país, no se pueden limitar los desplazamientos por las fronteras interiores del Espacio Schengen. Desde Subdelegación exponen también que “las mercancías y los trabajadores tienen que seguir viajando entre países y más en una zona como el Pirineo donde los intercambios son habituales y no son extraordinarios”.

“No hay aglomeraciones”

Tanto Sancho como el alcalde de Sallent de Gállego, Jesús Gericó, comentan que los franceses han estado con un confinamiento estricto hasta el 15 de noviembre. “Estoy un poco sorprendido el que se vea como una amenaza las fronteras, no considero que sea un problema que no sea gestionable a nivel sanitario”, apunta Sancho.

De la misma opinión es el alcalde de Canfranc, que asegura que “no hay aglomeraciones” y que los ciudadanos franceses que están cruzando a la localidad fronteriza son vecinos “que viven aquí al lado, a 8 km, son personas que forman parte de la vida diaria de Canfranc, gente que vive en pueblos muy pequeños. En definitiva, son los vecinos de siempre, de momento no viene turismo y están siendo muy responsables”.

Marian Bandrés, presidenta de ACOMSEJA Asociación de empresarios de comercio y servicios de La Jacetania, explica que el aforo de franceses en Jaca y en la comarca de la Jacetania “no es significativo, sí en los centros comerciales grandes, parece que es bastante exagerado, pero a nivel de comercio pequeño local muy poca cosa. Sí que es cierto que se ha notado que han abierto las fronteras y algunos han venido a comprar, pero no es una cosa masiva”.

Estos datos se corroboran con los datos de tráfico del túnel del Somport, puesto que el miércoles 2 de diciembre pasaron 924 vehículos, una semana después 996 y, el miércoles 16, un día después del fin del confinamiento en Francia, 792.

Apertura de las estaciones de esquí

Con la apertura de las estaciones de esquí el próximo 23 de diciembre es posible que cambie el panorama, así lo dijo ayer Javier Lambán, que explicó que en Aragón se da "un factor añadido", como es que hay un confinamiento perimetral autonómico, pero la frontera con Francia sigue abierta por ser nacional y "no la podemos controlar", llamando la atención sobre la posible llegada de turistas desde Francia para esquiar en las estaciones altoaragonesas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats