La portada de mañana
Acceder
El PP se juega 35 años de poder en Castilla y León
Los pequeños ganaderos que quieren regenerar la tierra contra la crisis climática
'Las mentiras de Casado sobre la carne, el paro y el turismo', por Ignacio Escolar

Dos yacimientos íberos y una trinchera de la Guerra Civil, amenazados por un megaproyecto de parques eólicos

Pancarta con el lema "Renovables sí, pero no así", en Valjunquera

Isabel Traver


6

En Valjunquera por los Paisajes son conscientes de que el reloj corre en su contra y no hay tiempo que perder. La plataforma municipal se reunió el pasado 13 de enero para preparar las alegaciones que presentarán a los parques eólicos, en este caso de la empresa Forestalia, que están proyectados en su término municipal, pero también en el de las localidades vecinas de Mazaleón, Valdeltormo, Valdealgorfa, La Codoñera, Belmonte de San José y Maella. Al encuentro asistieron también miembros de la plataforma hermanada, Gent del Matarranya y algunos alcaldes y concejales de las localidades afectadas por estos parques. 

“Coordinamos la recogida de alegaciones y la elaboración de aquellas que tienen un peso jurídico importante. Para ello nos ayuda la Plataforma de los Paisajes de Teruel y nos servimos también de los recursos que tiene en su web Aliente, la organización Alianza de Energía y Territorio, porque son temas delicados y complejos”, explica Esperanza Miravete, portavoz de la plataforma Valjunquera por los Paisajes. 

Un proceso que no es nuevo para la plataforma, ya que en septiembre se encargó de recoger y presentar “más 800 alegaciones”, aseguran, contra los parques proyectados por la empresa Capital Energy. “Cada una debe entregarse por separado, y con esto del Covid tuvimos que pedir cita previa para cada alegación. Fueron muchas mañanas las que pasamos en el registro de la DGA de Alcañiz y todo fue posible gracias a voluntarios que, o bien estaban jubilados, o bien tenían algún día libre a la semana y podían acercarse”, explica Miravete.

En Valjunquera están proyectados 24 aerogeneradores, 15 por parte de Forestalia y 9 de la empresa Capital Energy. Algunos de los cuales afectarían, además, a dos yacimientos arqueológicos íberos y a una trinchera de la Guerra Civil. Desde Valjunquera por los Paisajes señalan, además, consecuencias fatales para el turismo, especialmente el de naturaleza que es el que predomina en la zona. Sin embargo, Capital Energy respondió a las alegaciones vecinales señalando que su propuesta es compatible con el desarrollo turístico y respetuosa con el paisaje. 

El Ayuntamiento de la localidad celebró el pasado mes de septiembre una consulta popular no vinculante sobre los parques eólicos, y un 70,4% de los vecinos votaron en contra. Otros municipios cercanos hicieron lo propio, como Valdeltormo que también se posicionó en contra, mientras Mazaleón votó a favor.

Labor informativa

La plataforma Valjunquera por los Paisajes jugó un papel importante en este resultado. En la primavera de 2021 comenzaron a movilizarse, pero sobre todo a informarse de las implicaciones que acarreaba la instalación de estas centrales eólicas. “Leímos mucho acerca de estos proyectos, del impacto ambiental que tienen, de cómo afectaban a los municipios, fuimos a charlas... Todo eso para informarnos y después poder contarlo de manera accesible al resto de vecinos”, explica la portavoz de la plataforma.

Así es como empezaron su propia campaña de divulgación. “Hicimos folletos, posters indicando dónde se piensan colocar los molinos y las fincas que afectarían, pusimos mesas informativas, organizamos charlas con ayuda de la Gent del Matarranya y luego otra cosa que veíamos importante también fue dar valor al patrimonio, porque algunos de los molinos están proyectados en yacimientos íberos, que aunque no están excavados son importantes e incluso están en la Carta Arqueológica de Aragón, y otros estarían colocados sobre vestigios de la Guerra Civil”. 

La plataforma organizó una visita guiada a los yacimientos y también un rally fotográfico con estos enclaves como escenario. “Tuvimos que abrir camino para poder hacer la actividad y aprovechamos para señalizar los caminos, lo que luego sirvió para que mucha gente del pueblo pudiera ir allí y conocerlo, porque no había estado nunca”, apunta Miravete.

Desmontando mitos

La investigación y recopilación de información que han llevado a cabo los miembros de la plataforma les ha servido, además, para desmontar algunos mitos sobre este tipo de instalaciones, especialmente en cuanto a empleo se refiere. “Tenemos el ejemplo de los vecinos de la Tierra Alta, en Tarragona, donde solo hay un técnico de mantenimiento que se encarga de todos los parques de la zona, es decir, un solo puesto de trabajo a costa de masificación eólica”, señala la Miravete. 

Algo que llegaron a advertirles desde las empresas es que si los propietarios de los terrenos se negaban a venderlos, podrían ser expropiados. “Esto es mentira, la expropiación es competencia de las Administraciones públicas, no de las empresas”. Y existen casos en los que incluso se han rechazado solicitudes de este tipo, la última en Extremadura, allí un tribunal ha desestimado un proyecto de estas características porque no lo considera de utilidad pública, sino de interés privado”, apunta Javier Oquendo, portavoz de la Plataforma por los paisajes de Teruel.

Desde esta plataforma advierten, además, que los contratos deben “estudiarse con detenimiento”, ya que en ocasiones las empresas se reservan algunos privilegios que no siempre aparecen especificados de forma clara. “Por ejemplo, las empresas no te alquilan el terreno, sino que son contratos de superficie, con lo cual si fallara el proyecto, ¿quién es el responsable de retirar los aerogeneradores los aerogeneradores? Muchas veces esa responsabilidad recae en los propietarios de la parcela. O casos en los que se ofrecen contratos a 30 años que luego resultan prorrogables incluso a 99 años si la empresa quiere. Todo esto hay que mirarlo muy bien”, asevera Oquendo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats