eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

J.M. Costa

José Manuel Costa es comisario y crítico de artes visuales y sonoras. Ha trabajado como crítico de pop y cultura contemporánea en El País, La Luna de Madrid y en ABC, donde co-fundó su legendario Suplemento de Artes. Tras una temporada como corresponsal de ese diario en Berlín y Londres, regresó a Madrid como jefe de Culturas del diario Público. Después pasó a RNE, primero con el programa Vía Límite y actualmente con Retromanía. En sus ratos libres programa exposiciones y eventos como ARTe SONoro, ECO, Thomas Ruff, etc.

La belleza industrial perdida en las montañas: cinco centrales eléctricas que son obras de arte

¿Puede lo industrial ser bello? Más aún, ¿puede serlo para el casi exclusivo beneficio de los trabajadores? ¿Cómo es que en la España franquista pudo realizarse un conjunto de grandes obras estructurales que busca su igual en el mundo? Estas cuestiones y algunas más se plantean en una de esas exposiciones que realmente merecen la pena, por si mismas y por las asociaciones que provocan. El nombre es bueno: La belleza de lo descomunal Permanecerá en el Museo ICO en Madrid hasta el 6 de mayo y trata de las centrales eléctricas realizadas en Asturias por el arquitecto/pintor Joaquín Vaquero Palacios (1900-1998), casi siempre en colaboración con su hijo, el pintor/escultor/arquitecto Joaquín Vaquero Turcios (1933-2010).

Solo un par de imágenes explican que se está ante algo poco habitual. Porque no se trata de una obra solitaria o de un lapso de tiempo corto, sino de un conjunto de ellas siguiendo lo que parece un plan constante desde que se inició el primer salto de Salime en 1945, hasta la última central de Tanes, que se finalizó en 1980.

Seguir leyendo »

Capitalismo tecnológico: hemos perdido la cabeza pero tenemos pulgares que escriben

Pulgares que escriben y deslizan es lo que podría llamarse una exposición de arte contemporáneo. Entendiendo por arte contemporáneo el que se hace hoy y ahora, no el que hicieron hace medio siglo artistas ya fallecidos, por muy influyentes que sean.

Lo que ha hecho La Casa Encendida de Madrid es ceder al colectivo DIS tres salas para que expongan su trabajo. Y DIS lo ha hecho mediante elementos gráficos, selecciones de vídeos y un mobiliario para verlos que puede ir de tubos sobre los que sentarse a balas de paja o pupitres escolares para lo mismo. Es lo que hay y un pequeño folleto informativo en el cual se realiza una corta entrevista con el colectivo.

Seguir leyendo »

El Warhol más artesano y su 'Arte mecánico'

Exposiciones sobre Andy Warhol las ha habido en España a pares. Pistolas, Cuchillos, Cruces (1983) en la galería Fernando Vijande, fue uno de los hitos culturales del Madrid de la época. Y no solo de esa ciudad, le exposición, con presencia de Warhol, afectó a media España y también se expuso en Londres y Estados Unidos. Una dinámica continuada luego con muestras como Warhol sobre Warhol  (2007-2008) en La Casa Encendida que mostraba algunas obras casi desconocidas en España como los Camuflajes o los Huevos, descritas a veces como abstractas pero que en realidad eran muy concretas. O hace bien poco, en el 2016, la integral de las 102 Sombras (1978–79) en el Guggenheim de Bilbao. A nivel internacional las ha habido realmente monumentales y eso todavía en vida del artista.

Esta de Caixaforum, que en realidad fue concebida en el museo Picasso de Málaga y está comisariada por su director, José Lebrero Stals, llega a Madrid en versión reducida ¡y sin catálogo! Es decir, hay un catálogo de la exposición malagueña editado a pachas con La Fábrica, que no se corresponde con las exposiciones de Barcelona y Madrid y que no luce el logo de Caixaforum. 

Seguir leyendo »

La censura política llega a ARCO

La retirada por ARCO de Presos políticos en la España contemporánea, una obra de Santiago Sierra del stand de la galería Helga de Alvear es al menos dos cosas: un atentado a la libertad de expresión y una estupidez catedralicia que no solo no acalla lo planteado por la obra en cuestión, sino que lo amplifica de forma muy notable. La imagen de un par de docenas de fotógrafos de prensa retratando la pared vacía donde estaba la obra casi parece una metáfora del arte español. La advertencia de que quien se mueve no sale en la foto.

Primero los antecedentes. La obra retirada es un políptico con retratos pixelados de presos políticos españoles en el cual se incluía a algunos políticos catalanes actualmente encarcelados. Presos políticos debía exponerse en el stand de la galería Helga de Alvear, una de las más conocidas y potentes del mercado español. Por otra parte, la obra no es indecente, de mal gusto, no hace apología de nada ni cualquiera de los argumentos que suelen utilizarse contra titiriteros, raperos o ciudadanos que tuitean un mash up gráfico con el Cristo de una hermandad. Esto es solo y exclusivamente político y por ello ha sido censurado.

Seguir leyendo »

Semana de ARCO mirando al futuro: ¿qué futuro?

Según el artista conceptual y miembro del dúo Yello, Dieter Meier (1945), "La gran aportación de Andy Warhol fue devolver el arte allí donde le corresponde: el comercio". Meier, claro, pensaba en el arte como objeto durable. Y aquí llegan las ferias matritenses. Son unas cuantas: ARCO, JustMad, Hybrid Urvanity, Drawing Room, Otra Puta Bienal Más Open Studio y Art Madrid. Lo menos que puede decirse es que Meier y Warhol tenían razón. Los más optimistas verán en ello un signo de salud económico-cultural. Lo que si es cierto es que este año hay algunas variaciones importantes y es justo y necesario reconocer que ello genera alguna nueva expectativa.

Comencemos por Arco, la abeja reina del panal. En un paso radical que no llega un día tarde, ya no hay País Invitado. En los primeros Arcos no existía esa figura, pero luego se había ido repitiendo hasta el bostezo porque, francamente, no hay tantos países interesantes en ese nivel comercial de que trata la feria. Como el último invitado, Argentina, lo hizo en medio de un cierto escándalo en su país pues mira, cualquier razón es buena para enterrar tradiciones caducas.

Seguir leyendo »

Pessoa, la vanguardia portuguesa y el crimen intelectual que España debe reparar

Fernando Pessoa (1888-1935), desdoblado en docenas de álter egos y que no publicó más que un libro en vida, aunque sí bastantes artículos, es sin duda la figura intelectual más destacada del Portugal de principios del siglo XX. La exposición abierta hace poco en el Reina Sofía (hasta el 7 de Mayo) recibe el nombre de Todo arte es una forma de literatura, frase que se las trae y responde a una expresión del mismo Pessoa.

La exposición va, en resumidas cuentas, de las peripecias de la vanguardia portuguesa, tanto en lo pictórico como en lo literario. Solo esto ya es valioso, porque el desinterés histórico de los españoles (excepto los gallegos) hacia Portugal y su cultura es casi un crimen intelectual que deberíamos reparar.

Seguir leyendo »

'Generación 2018', entre explorar lo distinto y redisponer lo existente

Generaciones en La Casa Encendida y Circuitos en la Sala de Arte Joven de la comunidad de Madrid son citas importantes. No hay más echar una ojeada a su historia (esta es la decimoctava edición de Generaciones y será la vigesimonovena de Circuitos) para darse cuenta de que por ambas y muchas veces en ambas, han pasado bastantes de los artistas que hoy están en cualquier conversación. Sin embargo, en los últimos años es posible detectar cierto escepticismo en la crítica. Repasando lo escrito sobre ediciones anteriores se desprende un cierto sentimiento de déjà vu , de que esto en realidad no avanza.

Seguir leyendo »

Las ninfas, #MeToo, el escándalo y la información

Este fin de semana el cuadro de John William Waterhouse, Hilas y las ninfas (1896), ha vuelto a su lugar en la Manchester Art Gallery tras una semana de polémica  urbi et orbi. Una polémica algo tramposa, pero también sintomática, que habla de un presunto neopuritanismo feminista y de la indignada réplica de miles de personas que jamás se habían interesado por el prerrafaelismo (de Pre-Raphaelites, un periodo muy peculiar de la Gran Bretaña de finales del XIX). También indica que desde una confusa relación con #MeToo, estaríamos ante el cuestionamiento con efectos retroactivos de obras de arte que antes parecían socialmente aceptables y hoy no lo serían.

Pero según se profundiza más en la historia  y sus dinámicas, lo que surge tan en primer plano que resulta difícil de distinguir, es un modo de circulación de la información en la Red que adopta la forma de burbujas retroalimentadas. Algo conocido y estudiado de sobra en la economía desde  la crisis de los tulipanes en la Holanda (y Europa) del siglo XVII. Pero algo menos en la información y mucho menos si hablamos de la información en el ámbito de lo digital-instantáneo.

Seguir leyendo »

Derain, Balthus y Giacometti, la exposición escandalosa que no lo es

André Derain (1880-1954), Balthus (1908-2001) y Alberto Giacometti (1901-1966) eran amigos. Así lo atestigua una enorme foto colgada al final de la exposición Derain/Balthus/Giacometti, Una amistad entre artistas que acaba de inaugurarse en las salas de la Fundación Mapfre en Madrid y que permanecerá abierta hasta el 6 de Mayo.

Esta exposición, generada en el Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris y comisariada por Jacqueline Munck, resulta bastante extraña. A primera vista no parece que exista mayor relación artística entre ellos, si se exceptúa que los tres son figurativos y trataron mucho la figura femenina. Y, no obstante, la relación, la complicidad y la amistad existían, aunque seguramente no fueron tan exclusivas (desde luego no en el caso de Giacometti) como parece desprenderse de los textos del catálogo.

Seguir leyendo »

Joan Brossa, la poesía aplicada a todas las cosas

En la exposición Poesía Joan Brossa (1919-1998), abierta en el MACBA de Barcelona hasta el 25 de febrero, una de las últimas salas está dedicada a tres compañeros del poeta catalán de orden visual o directamente antipoético: el escocés Ian Hamilton Finlay, el belga Marcel Mariën y el chileno  Nicanor Parra, que falleció hace pocos días a la edad de 103 años.

Comenzar casi por el final haciendo referencia a una aparición colateral en la exposición, no es que parezca raro, seguramente lo es. Pero la muestra, además de recordar al artista difunto, también permite entender a qué género pertenecía Joan Brossa: poetas raros, al margen de las corrientes incluso aunque ocasionalmente navegaran en ellas, artistas casi imposibles de clasificar y que, a pesar de ello, han cosechado tanto el mayor reconocimiento como el más despectivo ninguneo.  Gente que despierta pasiones aunque nunca ofrecieran un blanco fijo: ni para el abrazo ni para el golpe.

Seguir leyendo »